Logo Protocolo y Etiqueta

Reglas para trinchar. Artes cisorias

El método mas cómodo, grato y libre de inconvenientes para repartir los manjares, es prevenir que se saquen a la mesa ya trinchados

 

Manual del cocinero, repostero y pastelero

Peter Simple ... Illustrated by J. A. Symington
Trinchar. Peter Simple ... Illustrated by J. A. Symington

Cortesanía y honores en la mesa y reglas para trinchar

Aquella urbanidad

Variedad de artes cisorias tenemos en todas lenguas; pero en realidad el método mas cómodo, grato y libre de inconvenientes para repartir los manjares, es prevenir que se saquen a la mesa ya trinchados, pues es cosa que causa lástima ver a un gastrónomo bien educado estar trabajando a destajo toda la comida, haciendo disecciones de carnes, piernas, costillas, aves y pescados, formando líneas sobre hojaldres, budines, pasteles, etc. y apenas probarlos, como otro Tántalo en medio de la abundancia de comida; bostezando de desmayo, empalagado y ahito de tufo, si es que por fortuna no se le ha echado a perder el mejor chaleco o pantalón con algo de grasa, o no se hace algún corte que le quite todo el gusto de haber complacido a los otros con su servicio, o no reciba un bochorno de algún imprudente que le diga: amigo, esta ensalada podia estar aderezada según arte, pero se conoce que a usted le sobra la sal pues la derrama sin medida, y otras imprudencias de algún insulso decidor.

Reglas para trinchar y servir

1. Cuidará el gastrónomo que ha de repartir, de situarse a una distancia proporcionada a todos los convidados.

2. Prevenga, si está en su mano, que el trinchante y cuchillos estén bien acondicionados para sujetar y dividir los manjares sin machacarlos, destrozando las presas y salpicando con las salsas.

3. Debe comenzar a servir los platos por las personas principales o por las que se hace el convite, prefiriendo en igualdad de caso la señora al caballero, quien la servirá estando a su lado.

4. Repartirá de tal suerte de todo, que siempre sobre y nunca falte, ni con escasez ni con demasía. No servirá plato ya servido, ni con cucharon o cuchara que haya tocado guiso diferente, para lo cual se dejan los platos con el cubierto cruzado si hubiere abundancia y proporción.

5. Se anuncian las sopas que haya para que cada uno pida, y se servirán con el cucharon, así como los garbanzos, verdura, menestras, caldos o salsas, atendiendo en lo mejor a los principales y señoras.

6. El cocido regularmente se presenta en fuentes aparte; repartirá garbanzos y verdura, trinchando después la vaca en ruedas no gruesas al través; el carnero al hilo de las costillas; los chorizos en rayas, y el jamón como la vaca, en uno o dos platos que hará vayan pasando para tomar cada uno lo que guste.

Te puede interesar: Buenos modales en la mesa

7. La vaca o ternera cocida o asada se cortará al través por la ternilla; junto al hueso es más sabrosa; y también se cortarán en rajas no gruesas todo género de lenguas, de las cuales agrada generalmente más lo gordo.

8. El lomo de becerro, lechón, carnero, se trincha al hilo y al través en pequeñas lonjas; el delicado riñon y el solomillo en pequeños pedazos.

9. Partírase la espalda de arriba abajo a lonjas, la espaldilla al hilo y por costillas; la pechuga quitado el pellejo, que es muy sabroso, divídase por costillas.

10. En toda cabeza de cuadrúpedos algo grandes los ojos y orejas se regalan; los sesos en pedazos para quien guste, y en ruedas chicas lengua, carrillos, etc.

11. El jamón caliente o frio siempre se parte al través y en rajas delgadas; la espalda, lomo y espaldilla como el carnero.

12. La pierna de camero, ternera o cabrito se parte a lonjas.

13. En el jabalí, corzo, lechoncillo, y en todo cuadrúpedo pequeño, se corta la cabeza y las orejas; divídese por la mitad, córtase el muslo y la espalda izquierda, después el muslo y espalda derecha; levántese el pellejo de lo restante y pártase para quien guste; divídase en dos partes el espinazo, y se sirve en pedacitos, siendo muy sabrosos los del pescuezo, costillas y piernas.

14. El pavo, gallina, paloma, pichones, pollos y aves, se tienen firmes con el trinchante, y apoyándolas con el cuchillo, cojérase con aquel lo grueso del muslo izquierdo cortando el nervio que le une, y tirando con el tenedor por la izquierda, después el alón por la coyuntura, hágase lo mismo por la derecha; el estómago, esqueleto y rabadilla en dos partes, y si fuere pavo la ubre se servirá en pedazos aparte, y la pechuga a lo largo, y luego en pedazos al través, dejando el esqueleto solo.

15. Cuando estas aves, son muy tiernas, divídanse en dos partes a lo largo, y se sirven; el pedazo de la rabadilla es regalo de cariño; también las perdices se trinchan así, pero mayor obsequio gastronómico es dar a cada uno un pájaro o dos si son pequeños,

16. La cerceta, ánade, y toda ave de agua se dividirá en lonjas; los lados del estómago en primer lugar, y después los muslos y alones.

17. Los conejos y liebres se partirán a lo largo desde el cuello, dividiendo en dos el espinazo; se sacan los lomitos, y se cortan al través en pedazos pequeños.

18. Se trinchan los pescados con la cuchara a no necesitarse el cuchillo para la cabeza, del cual se usa para hacer rebanadas la anguila; advirtiendo que la perca, dorada y bacalao se cortan al hilo del espinazo, que es lo más carnoso y delicado, y luego en trozos; la lamprea, barbota y pescados menores se harán con la cuchara dos o tres pedazos al través, prefiriendo lo que está más cerca de las aletas.

19. Para las ensaladas hay varios aderezos: anchoas, aceitunas, huevos duros, ajo, yerbabuena, cebolla, ensalada real, ensalada favorita, ensalada capuchina, etc.; pero en todas se dice que se necesitan que concurran cuatro personas: un pródigo para el aceite, un avaro para el vinagre, un prudente para la sal, y un tonto para menearla; y la circunstancia que añade el italiano corresponde en nuestra lengua a un burro para comerla.

20. En las pastas grandes y calientes, como las tortas, empanadas y rellenos, si la tapa no está sobrepuesta, se da un corte alrededor, se pasa a otro plato, y se sirve de dentro, y después la pasta al que guste.

21. Los pasteles de crema, almendras, frutas o dulces se ofrecen sin partir si son pequeños, y en pedazos desde el medio a la circunferencia si son grandes.

22. En los postres se repartirán los melones en rebanadas a lo largo, y las sandías en círculo. Las peras, manzanas, melocotones y naranjas se cojerán con un tenedor pequeño o punzón, y mondadas de alto abajo de modo que quede colgando la cáscara, se partirán a pedazos a lo largo, y se sirven con la punta del cuchillo.

23. El café se sirve en tazas o grandes jícaras con sus platillos y cucharitas, echando de la cafetera tanto café cuanto baste para estar casi llena la taza, si se ha de mezclar leche hasta derramarse bien en el plato; y tomando la cuchara general se echará el azúcar que guste, o se servirá a las señoras y caballeros de carácter, o segundará si quisieren; llenando después de licores las copas, se irán alargando a cada uno de los que pidan.

24. Usará de los palillos, mondadientes y enjuague de la boca según la costumbre de la mesa, manteniendo siempre la compostura, decencia y oportunidad en todo; con cuyas cualidades y la exacta observancia de todos los preceptos anteriores de la gastronomía, disfrutarán los que sigan este sistema salutiferon de los placeres de la mesa, y los disfrutarán celebrándolos con los encantos de la poesía festiva, y siendo al mismo tiempo las delicias de la sociedad.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 19579

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Un día en el campo. La mayor parte de los habitantes de una capital gustan del campo, y se entregan con placer a él después de las ocupaciones respectivas de cada clase. No hablaremos aquí de la vida propiamente aldeana o del que vive continuamente en

  • Ramos de flores variadas

    Qué representa cada flor. Sueño con el poema épico del lenguaje de las flores Cualidades e importancia de las flores Alfredo no pudo dormir en toda la noche: la idea de cobijar bajo su techo al Pensamiento le producía una especie de fiebre. Su corazón

  • Cómo hacer una carta de forma apropiada. Estilo epistolar

    Cómo hacer un carta de forma apropiada Aquella urbanidad Una carta no es más que una conversación entre personas ausentes . Por lo mismo, la elocuencia correspondiente a ésta, debe ser la que caracterice a aquella. Esto es, el mismo estilo que se usa

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y política para con los hombres. El caso de la vida civil nos precisa a todos con una obligación estrecha a granjearnos la estimación de nuestros semejantes , para sostener con ellos las leyes de un amistoso comercio y de una amable sociedad.

  • Imagen Protocolo

    La buena educación en la calle, en el paseo y en los viajes. ¿Cómo deben ir las niñas por la calle? Con juicio, procurando no alejarse de sus papás cuando vayan con ellos, y no dar saltos ni carreras que las expongan a caer y molestar a los transeúntes.

  • Juego de mesa en familia.

    Urbanidad para los niños en el juego Aquella urbanidad ¿Qué entiendes tú por juego según la apreciación general de la palabra? Que dista mucho de ser una virtud recreativa cual toda buena sociedad exige. ¿Por qué encuentras esa distancia entre la recreación

  • Encerado de una escuela.

    Nociones de urbanidad para los niños Aquella urbanidad Dime, niño, ¿qué entiendes por urbanidad o cortesanía? El modo de conciliar agradablemente lo que uno debe a los demás con lo que se debe a sí mismo. Muy bien: y ese modo de conciliar deberes respectivos,

  • Imagen Protocolo

    Alabanzas y agradecimientos en sociedad. Cuando a una niña la alaben en su presencia , guárdese de responder groseramente, como algunas, con las palabras: "Vd. se burla, o trata de divertirse a costa mía"; sino modestamente con estas u otras análogas: