Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad de la obligación que la cortesía impone de hacer visitas.

En las visitas que se realizan hay que procurar no hacerlas demasiado largas; eso, de ordinario, resulta molesto o incómodo para los demás.

 

Reglas de cortesía y urbanidad cristiana para uso de las escuela cristianas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad de la obligación que la cortesía impone de hacer visitas, y de las disposiciones que hay que tener en ellas.

Si se vive en el mundo, no puede uno dispensarse de hacer visitas de vez en cuando, o de recibirlas. Es obligación que la cortesía impone a todos los seglares.

La misma Virgen santa, aunque retirada, hizo una a su prima santa Isabel, y se diría que si el Evangelio la relata con tanta amplitud no fue sino para que pudiera ser modelo a las nuestras. También Jesucristo las hizo varias veces, por simple impulso de caridad, ya que, por otra parte, no tenía ninguna obligación de hacerlas.

Para saber claramente y discernir en qué ocasiones se deben hacer visitas, hay que convencerse de que la cortesía cristiana no debe regularse en esto sino por la justicia y la caridad; y que no puede exigir que se hagan visitas si no es por necesidad, o para dar alguna muestra de respeto, o para mantener la unión y la caridad.

Las ocasiones en que la cortesía, apoyada en la justicia, requiere que se hagan visitas son, por ejemplo, cuando un padre tiene un hijo enfermo, o un hijo a su padre. Uno y otro están obligados a visitar al que está enfermo, para cumplir los deberes que la piedad y la justicia cristiana, lo mismo que la cortesía, exigen de ellos.

Cuando alguien siente odio y aversión hacia otra persona, ambos están obligados, de acuerdo con las normas del Evangelio, a visitarse para reconciliarse y vivir totalmente en paz.

La cortesía cristiana se regula en las visitas por la caridad, cuando se hacen bien sea para contribuir a la salvación del prójimo, de cualquier modo que sea, ya para prestarle algún servicio temporal, ya para expresarle sus respetos cuando se es inferior a él, o para conservar con él unión plenamente cristiana.

Jesucristo Nuestro Señor, en todas las visitas que hizo, se condujo siempre por alguna de estas miras o por alguno de estos motivos. Pues las hizo, o para convertir las almas a Dios, como en la visita que hizo a Zaqueo; o para resucitar muertos, como cuando fue a casa de santa Marta después de la muerte de Lázaro, o a casa del jefe de la sinagoga; o para sanar enfermos, como cuando fue a casa de san Pedro o a casa del centurión, aunque no hiciera todos esos milagros sino para ganar los corazones para Dios; o como muestra de amistad y de benevolencia, como en la última visita que hizo a las santas Marta y María Magdalena.

Así, pues, no está permitido a un hombre de conducta sensata y ordenada hacer continuamente visitas a unos y a otros; pues es vida desdichada, dice el Sabio, andar así de casa en casa y realizar numerosas visitas inútiles, como hacen algunos. Es perder un tiempo precioso, que Dios no nos da sino para emplearlo para conseguir el Cielo.

En las visitas que se realizan hay que procurar no hacerlas demasiado largas; eso, de ordinario, resulta molesto o incómodo para los demás.

En cuanto a las personas a quienes se visita, hay que cuidar que no vivan ni en el desenfreno ni en el libertinaje, y que en su hablar no trasluzcan nada que indique impiedad o falta de religión. La urbanidad no puede tolerar que se mantenga comunicación con ese tipo de personas.

Cuando se vaya a visitar a una persona con quien se debe tener especial consideración y a la que se debe respeto, hay que tener cuidado de ponerse ropa blanca y vestidos limpios, pues es señal de respeto. También hay que prever con anticipación lo que se le va a decir.

Si alguien tiene encargo de realizar alguna comisión ante la persona a quien se va a ver, se debe prestar atención especial a lo que diga; y si no se la oye bien, o no se la entiende, hay que decírselo con respeto y pidiendo excusas, para que lo repita, o para que lo explique mejor. Sin embargo, por cortesía hay que procurar que una persona nunca tenga que repetir lo que nos ha dicho.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 13573

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    CORTESANíA GENERAL. Actos inurbanos o molestos a los presentes. Tal vez se da entre las espinas un fruto silvestre, que es al paladar insípido o amargo; pero el injerto y el cultivo lo despojan de las espinas, y lo convierten en dulce y sabroso: he aquí

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Esta tarde voy a hablaros de las Virtudes personales. Emilio. - ¿Qué se entiende por virtudes personales? El Padre. - Los esfuerzos que hace un corazón generoso para reprimir los deseos perniciosos que nacen en él. Parece a primera vista que

  • Cómo escribir con una pluma

    Cómo escribir con una pluma estilográfica Aquella urbanidad Este es un asunto entre los que muchos autores no se ponen de acuerdo . Unos pretender que se tome la pluma con tres dedos del modo que ellos prescriben, sin cuya circunstancia, dicen, es imposible

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las cosas que se deben hacer antes de comer: lavarse las manos, la bendición de la mesa y el modo de sentarse a la mesa. La cortesía exige que, poco antes de comer y tomar las comidas, se laven las manos, se bendigan los alimentos y sentarse

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Aprueba Vd. la conducta de los alumnos soplones? Al salir de la escuela, ¿qué deben hacer los niños bien criados? ¿Estamos obligados a respetar a nuestros Soberanos y a las demás autoridades que nos gobiernan? ¿Qué le parece

  • Imagen Protocolo

    La conversación. Los escándalos particulares no deben escucharse, y mucho menos examinar sus circunstancias; pues aunque en el acto pueda la difamación del ausente divertir a la malignidad, o al orgullo de los presentes, pero después con serena reflexión

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los pescados pequeños que se presentan fritos o asados se sirven enteros. Los pescados mayores se trinchan con cuchara, tirando un corte recto desde la cabeza hasta cer­ca de la cola por en medio del costado; luego se dan

  • Imagen Protocolo

    La hipocresía y la urbanidad. Hubi en otro tiempo un zorro muy cargado de años y de achaques, falto de dientes y de rabo, y con una pierna menos; tristes resultas de sus juveniles travesuras. Como no podía marchar lejos de su guarida a buscar su mantenimiento,