Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De las cenas.

Desembarazados ya de todos los negocios, como de todos los placeres, la cena se hacía sin cuidados ni inquietudes.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De las cenas.

En otros tiempos se cenaba; pero como ahora se empieza a comer a las seis, y la mesa lleva a lo menos dos horas, ha pasado ya esta costumbre que no dejaba de tener sus encantos. Desembarazados ya de todos los negocios, como de todos los placeres, la cena se hacía sin cuidados ni inquietudes; "los quehaceres, para mañana" se decía, y entonces era cuando se verificaba el proverbio de que "en la mesa nadie envejece".

Nombradas fueron en Francia las cenas de Ninon en donde se encontraban un Villa Ceaux, Serigné La Chátre y Saint-Evremont. Es sabido que en las cenas de Madama Scarron, y después Madama de Maintenon se la suplicaba contase una historia cuando faltaba el asado. Posteriormente en las cenas que daba la señorita L'Espinasse, el plato de enmedio era una escribanía, y las sales, los dichos agudos y las anécdotas del día hacían los honores de la mesa.

Esta alegre comida tiene aun lugar entre los artistas, que obligados por su profesión a comer temprano cenan a la noche. También se cena en los bailes, dando a aquella refacción el nombre de ambigú. Es muy útil a los bailarines cansados, y las jóvenes a quienes el vals y la contradanza han excitado el apetito; aunque se debe notar que la pasión del juego ha hecho abandonar el vals por el tapete, y los ambigús a las tres de la mañana se van haciendo más raros.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7114

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Reglas de cortesía y comportamiento en el teatro. Sala de teatro

    Reglas de cortesía en el teatro Aquella urbanidad Los teatros absorben una gran parte de la población de las capitales. Los italianos, ingleses y franceses están siempre, respecto a esto, en invierno. Un buen melodrama, una pieza nueva, hacen que se coma

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en la corrupción de las costumbres en los pasados siglos. Desde el año 1003 al 1099, más de veinte concilios recuerdan la desarreglada conducta de los eclesiásticos , tanto seglares como regulares, su cohabitación con muchas mujeres, y sus

  • Imagen Protocolo

    El exceso de la infelicidad social durante los pasados siglos. Los expatriados van errantes por Italia mendigando ayuda y fuerzas para entrar en su país; se vende la patria a los príncipes extranjeros con pretexto de hacerla libre ; las magistraturas

  • Imagen Protocolo

    Del modo de estar en pie, sentarse y andar. Sea que estemos en pie, sentados o andando, debemos tener siempre el cuerpo recto , y sobre todo la cabeza derecha, sin inclinarse hacia delante ni hacia los lados. Cuando estamos en pie, principalmente delante

  • Imagen Protocolo

    De los espectáculos públicos. Seria un error creer que no existen reglas de decoro y urbanidad que observar en los sitios públicos , pues aunque compremos nuestro derecho de asistir a ellos por medio del dinero, no por eso estamos dispensados de guardar

  • Principios de urbanidad para relacionarnos con los demás

    Reglas que tenemos que observar para relacionarnos con los demás Aquella urbanidad. Conducirnos bien en la sociedad La ilustración y adelanto del tiempo en que vivimos, exigen de nosotros, mil actos de miramientos y cortesía hacia nuestros semejantes;

  • Imagen Protocolo

    La distracción. Esta falta es prima-hermana de la anterior, la desatención , y se dan la mano, porque la distracción no es otra cosa más que un descuido , una inadvertencia, una falta de atención a lo que está pasando delante de uno, lo cual le iguala

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Puede prometerse un opulento merecer el aprecio y consideración de sus semejantes por sus meras riquezas materiales? ¿Qué prendas hacen brillar al hombre en la culta sociedad? ¿Cuáles son las cualidades que sirven de base