Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los buenos modales de los niños

La buena educación de los niños es una de las más gratificantes tareas que pueden tener los padres con respecto a sus hijos

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás
Buenos modales niños. Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás

Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás

Aquella urbanidad

El niño debe acostumbrarse a respetarse a sí mismo, a fin de que los demás le respeten también a él; es decir, si no quiere que sus compañeros le llamen con apodos. impropios de una buena educación, debe llamarles por su propio nombre.

Si le disgustan las chanzas pesadas, como es justo, tampoco debe usarla jamás; si no quiere sufrir la bajeza de que de él desconfíe todo el mundo y huyan de su conversación y trato, debe no calumniar a nadie, no ser embustero,

Debe perdonar generosamente las ofensas, ser afable y dócil en todas ocasiones, y jamás creer que puede dispensarle una mala acción, el que otro de su edad o clase la haya cometido.

Cuando se llega a mayor edad se toca el tiempo de los desengaños; el arrepentimiento de no haberse acostumbrado desde la pequeñez a ser buenos, es tardío, y dificilísimas de remediar las malas costumbres adquiridas por indolencia.

Entonces se sufre el grave disgusto de pasar por incivil, haciendo el más ridículo papel en la sociedad.

Por eso es importante fomentar la buena educación desde pequeños.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17521

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La Madre. - Aunque Luisita no ha llegado todavía a aquella edad en que pueda hacer uso de los consejos dados por su padre, bueno será que sus oidos se vayan acostumbrando a oir aquello que deberá practicar algún dia; y sus hermanos aprenderán a respetar

  • Imagen Protocolo

    Necesidad e importancia del deber. No puede el hombre sustraerse a la idea del deber, ni dejar de sentir su importancia . El deber está indisolublemente unido a nuestro ser; así nos lo dice la conciencia cuando apenas comenzamos a tener uso de razón;

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Hijos míos, esta tarde pienso dar fin a mis instrucciones. Jacobito y Emilio. - Y ¿por qué, papá? El Padre. - Porque, aunque pudiera extenderme mucho más en cada uno de los artículos de que os he hablado, de moral, virtud y urbanidad, contemplo

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en el templo. El templo es la casa del Señor, y por lo tanto, es necesario que guardemos en ella circunspección y respeto . Mostremos, pues, un profundo recogimiento, y procuremos no distraer con ningún ruido la atención de las

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Las ventajas sociales, civiles y mercantiles que proporciona la honradez inducen a jactarse de ella y esta jactancia es tal, que si algunos no reparan en confesar su ignorancia,

  • Imagen Protocolo

    La forma de andar. El paso apresurado es mal visto , así como el pesado, el artificioso y femenil da a entender soberbia o livianidad. Menear el cuerpo, o ir inclinado, o demasiado erguido, es ridículo, como también lo es arrastrar o frisar con los pies.

  • Imagen Protocolo

    Juventud rural. La apostura. La Sagrada Escritura, en el Libro Eclesiástico, en los últimos versículos del capítulo XIX, dice: " Por la vista es conocido el hombre y por el aire de la cara es conocido el cuerdo ". El vestido del cuerpo, la risa de los

  • Imagen Protocolo

    Caballeros, poetas, nobleza y tertulias. Cuando pasado el siglo noveno, quedó casi disuelto todo vínculo gubernativo en Europa, cada hombre, según sus fuerzas, procuró robar o destruir, fabricar fortalezas para defenderse, o acopiar armas para asaltar.