Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

¿Es correcto comer en un transporte público?

En el transporte debemos diferenciar el largo recorrido del trayecto corto. También hay que tener en cuenta las normas de cada empresa de transporte

 

Una mujer toma un sorbo de café en el autobús
Comer en un transporte público. Una mujer toma un sorbo de café en el autobús

Comer en el transporte público ¿Es correcto? ¿Se puede hacer?

Todo va a depender de varios factores. Entre ellos podemos destacar:

1. Tipo de transporte. No es lo mismo un autobús de línea urbana que uno de largo trayecto. O que un tren o avión.

2. Reglamento de la compañía de transporte. Puede que sea la propia compañía de transporte la que prohíba o limite lo que se puede comer o no en sus vehículos.

3. Tipo de comida. No es lo mismo comer un bocadillo o un sándwich que sacar una fiambrera y tomar un guiso o algún tipo de comida olorosa, con salsa o algo similar. Por no decir, aquellas personas que 'montan' su propio picnic en el transporte.

Ahora vamos a ver las opciones de comer o no comer

Si está prohibido está claro que no se puede hacer. Si lo hacemos, nos estamos saltando las normas. Con lo cual, puede tener sus repercusiones. Desde una llamada de atención a la expulsión del transporte.

Si no se prohíbe pero es un trayecto urbano, no será tan apremiante comer algo. Se puede tomar un snack, un sándwich o alguna menudencia por el estilo. Aquí entra el buen sentido común de cada persona. No es de recibo darse un festín en un bus o vagón de metro. Incluso los pequeños alimentos, pueden suponer un problema. Imaginemos que alguien sube con un simple helado y hay un frenazo; pobre de la persona que se encuentre delante, seguramente se llevará el impacto del helado en su ropa. De la misma manera, un refresco o cualquier otro alimento o bebida. No es muy aconsejable comer ni de pie ni sentados -sería menos problemático-, al menos en los transportes de corto recorrido.

Si hablamos de grandes transportes de largo recorrido, el tren, el avión o el autobús, donde tiene su propio sitio reservado, puede hacerlo de forma prudente. Puede tomar algo para comer bien en su asiento, o en la cafetería del transporte. En el caso de que el transporte tenga un espacio o sala para estos fines, lo mejor es desplazarnos a este espacio para comer.

Si viajamos en un transporte donde se ofrecen servicio de comidas, podemos comer en nuestro asiento, pero no llevarnos la comida a ningún otro sitio del transporte.

Hay que tener un cierto cuidado con el tipo de comida que llevamos en estos largos viajes. Nada de fiambreras o tupperwares con alimentos con salsas, o que tengan un olor demasiado fuerte... pues además molestar al pasajero de nuestro lado podemos molestar al resto de pasajeros del transporte.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 14 personas le ha parecido
Valoración 3.7
con una puntuación de 3.7 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado