Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad del decoro particular del bello sexo. Lección decimoquinta. Parte II.

La conversación de la mujeres y el decoro a la hora de vestir.

 

Reglas de Urbanidad para niños y niñas. Imprenta José Matas. 1843.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad del decoro particular del bello sexo.

*** Pregunta. ¿Es máxima perniciosa para una señora el hablar mal de las personas que la aventajen en prendas personales?

Respuesta. Lo es en efecto, pues con su imprudente envidia da mayor lustre a las prendas de la rival que tanto la incomoda, al paso que rebaja considerablemente el mérito de las suyas.

*** Pregunta. Y para atraerse los justos homenajes de los hombres, ¿qué ha de tener presente una mujer?

Respuesta. Nunca debe afectar que posee las buenas calidades de que carece, ha de desterrar de sí la vanidad y el desdén, y con la orgullosa idea de que basta presentarse para agradar, no ha de desatender lo que pueda grangearle la estimación de los demás.

*** Pregunta. Y ¿hará formar buen concepto de sí la mujer que quiera pasar plaza de ERUDITA en conversación con los hombres?

Respuesta. La mujer de talento y verdaderamente instruida se abstiene de tomar parte en toda conversación que verse sobre literatura, ciencias o política, a no ser que se vea instada para ello por los caballeros con quienes converse y conozca bien a fondo la materia de la cual se hable.

*** Pregunta. Y la mujer que para demostrar despreocupación hiciese gala de IRRELIGIÓN, ¿hará formar de sí buen concepto?

Respuesta. Nada más ridículo y repugnante en una mujer que da pruebas de irreligiosa, aparentando una falsa instrucción, que solo puede servirle para extraviar su corazón y fascinar su espíritu.

*** Pregunta. ¿Qué dicta el decoro a la mujer en punto al vestir?

Respuesta. Que la modestia de acuerdo con el juicio y el buen gusto deben dirigir sus adornos; que ha de pensar menos en el atavío que en la limpieza y la elegancia; y que la vana ambición de vestirse como otras a quienes en nada se parezca, puede muy bien sofocar los dones que recibió de la naturaleza.

*** Pregunta. Y ¿obra cuerdamente la señora que pasa muchas horas en el tocador?

Respuesta. Además de robar un tiempo a sus quehaceres domésticos, da a conocer bien pronto su estudiada afectación en los adornos, y el público se burla de ella, como del hablar acicalado y de los modales postizos.

*** Pregunta. Y ¿halla Vd. areglado al decoro que una mujer se ocupe de su peinado o vestido cuando observa que la mira un caballero?

Respuesta. Lo encuentro al contrario muy feo, pues considero que en ocasión semejante es cuando debe olvidarse más de sí misma una señora.

*** Pregunta. ¿Cuál es la postura que conviene más a las mujeres bien educadas?

Respuesta. La que siendo natural se halla tan distante del remilgo como de la presunción, y que ora estén sentadas ora en pie, no consiente en ellas ni la tesura ni la dejadez.

*** Pregunta. Y el paso más conforme al bello sexo, ¿cuál es?

Respuesta. El paso de una mujer ni debe ser muy vivo ni muy lento; su cuerpo y su cabeza han de ser derechos pero sin afectación; su movimiento, el de los brazos sobre todo, ha de ser suave y natural, y sus miradas han de ir acompañadas de la dulzura y la modestia.

*** Pregunta. ¿Qué más enseña el decoro a las mujeres?

Respuesta. Que no deben hablar ni muy alto ni con mucha vivacidad; que estando sentadas no deben cruzar las piernas ni tomar una actitud menos agradable; que los modales libres y muy despejados son insoportables en ellas, y por fin, que si están sujetas a pasiones como los hombres, tienen mayor interés en vencerlas y por lo mismo deben hacer todos los esfuerzos posibles para conseguirlo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8603

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Placeres. Muchos jóvenes adoptan placeres en que no hallan deleite ninguno , solo porque tienen nombre de tales, sin advertir lo primero, que son como los vestidos que a cada uno le sienta bien el suyo, y los de otro, por buenos que sean, le incomodan

  • Imagen Protocolo

    Decoración. El estilo Luis XV y Luis XVI. Lo que ante todo caracteriza el estilo Luis XV en todas sus producciones, es la abolición de la línea recta . Todo es ondulado, entorchado, hojeado con relieves cuya decoración es la achicoria exuberante; la fantasía

  • Cómo levantarse de la cama al despertar

    Cómo levantarse de la cama al despertar Aquella urbanidad Deben los niños observar la regla de no descubrirse totalmente cuando se les despierta por los ayos o pajes. Es preciso acostumbrarse desde la niñez a tener decoro , y sería muy impropio y, hasta

  • Imagen Protocolo

    291. Saber hacer la tentativa. Compita la atención del juicioso con la detención del recatado: gran juicio se requiere para medir el ajeno. Más importa conocer los genios y las propiedades de las personas que de las yerbas y piedras. Acción es esta de

  • Imagen Protocolo

    Deberes del hombre para con Dios. Para resolver este problema no hay mejor guia que el corazón , y si no queremos traspasar en ningún sentido los limites de nuestro deberr procuremos saturarle con ese sencillo amor, con ese santo respeto, debido al que

  • Imagen Protocolo

    Petición de baile y atención de los invitados. Cuando un caballero desea bailar con una señora a la que ha sido presentado, formula su invitación saludando : - Señora, ¿quiere usted hacerme el honor de concederme este vals? - Si señor, con mucho gusto.

  • Imagen Protocolo

    Tiempo. Está en boca de todos y en práctica de muy raros la máxima de que, reflexionamos poco sobre el uso y valor del tiempo; apenas hay reloj de sol que no tenga alguna aguda sentencia sobre este asunto; y no hay holgazán alguno de estos que pasan todo

  • Escuela de C.M. Henderson & Co., Chicago.

    Deberes para con nuestros semejantes Aquella urbanidad ¿En cuántas clases pueden distinguirse nuestros semejantes para el trato y comunicación social? En tres, a saber en superiores, iguales e inferiores. ¿Cómo te producirás con ellos para no fallar a