Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad del decoro particular del bello sexo. Lección decimoquinta. Parte II.

La conversación de la mujeres y el decoro a la hora de vestir.

 

Reglas de Urbanidad para niños y niñas. Imprenta José Matas. 1843.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad del decoro particular del bello sexo.

*** Pregunta. ¿Es máxima perniciosa para una señora el hablar mal de las personas que la aventajen en prendas personales?

Respuesta. Lo es en efecto, pues con su imprudente envidia da mayor lustre a las prendas de la rival que tanto la incomoda, al paso que rebaja considerablemente el mérito de las suyas.

*** Pregunta. Y para atraerse los justos homenajes de los hombres, ¿qué ha de tener presente una mujer?

Respuesta. Nunca debe afectar que posee las buenas calidades de que carece, ha de desterrar de sí la vanidad y el desdén, y con la orgullosa idea de que basta presentarse para agradar, no ha de desatender lo que pueda grangearle la estimación de los demás.

*** Pregunta. Y ¿hará formar buen concepto de sí la mujer que quiera pasar plaza de ERUDITA en conversación con los hombres?

Respuesta. La mujer de talento y verdaderamente instruida se abstiene de tomar parte en toda conversación que verse sobre literatura, ciencias o política, a no ser que se vea instada para ello por los caballeros con quienes converse y conozca bien a fondo la materia de la cual se hable.

*** Pregunta. Y la mujer que para demostrar despreocupación hiciese gala de IRRELIGIÓN, ¿hará formar de sí buen concepto?

Respuesta. Nada más ridículo y repugnante en una mujer que da pruebas de irreligiosa, aparentando una falsa instrucción, que solo puede servirle para extraviar su corazón y fascinar su espíritu.

*** Pregunta. ¿Qué dicta el decoro a la mujer en punto al vestir?

Respuesta. Que la modestia de acuerdo con el juicio y el buen gusto deben dirigir sus adornos; que ha de pensar menos en el atavío que en la limpieza y la elegancia; y que la vana ambición de vestirse como otras a quienes en nada se parezca, puede muy bien sofocar los dones que recibió de la naturaleza.

*** Pregunta. Y ¿obra cuerdamente la señora que pasa muchas horas en el tocador?

Respuesta. Además de robar un tiempo a sus quehaceres domésticos, da a conocer bien pronto su estudiada afectación en los adornos, y el público se burla de ella, como del hablar acicalado y de los modales postizos.

*** Pregunta. Y ¿halla Vd. areglado al decoro que una mujer se ocupe de su peinado o vestido cuando observa que la mira un caballero?

Respuesta. Lo encuentro al contrario muy feo, pues considero que en ocasión semejante es cuando debe olvidarse más de sí misma una señora.

*** Pregunta. ¿Cuál es la postura que conviene más a las mujeres bien educadas?

Respuesta. La que siendo natural se halla tan distante del remilgo como de la presunción, y que ora estén sentadas ora en pie, no consiente en ellas ni la tesura ni la dejadez.

*** Pregunta. Y el paso más conforme al bello sexo, ¿cuál es?

Respuesta. El paso de una mujer ni debe ser muy vivo ni muy lento; su cuerpo y su cabeza han de ser derechos pero sin afectación; su movimiento, el de los brazos sobre todo, ha de ser suave y natural, y sus miradas han de ir acompañadas de la dulzura y la modestia.

*** Pregunta. ¿Qué más enseña el decoro a las mujeres?

Respuesta. Que no deben hablar ni muy alto ni con mucha vivacidad; que estando sentadas no deben cruzar las piernas ni tomar una actitud menos agradable; que los modales libres y muy despejados son insoportables en ellas, y por fin, que si están sujetas a pasiones como los hombres, tienen mayor interés en vencerlas y por lo mismo deben hacer todos los esfuerzos posibles para conseguirlo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8603

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Aseo general del niño. La limpieza de los dientes ha de cuidarse; pero blanquearlos con polvillo es cosa de muchachas; refregarlos con sal o con alumbre, dañoso para la encía. Hacer eso mismo con la orina es cosa de los íberos. Si algo ha quedado pegado

  • Imagen Protocolo

    La decencia en general. El que considere atentamente cual es su estado y condición; las circunstancias del lugar en que habla, y las de la persona a quien habla , con la índole, calidad y genio que la asisten, errará muy poco en la práctica de la urbanidad.

  • Imagen Protocolo

    Acciones urbanas en la mesa. Las olivas pueden sin dificultad cogerse con los dedos desde el plato en que se hayan servido. Es muy opuesto a la civilidad el roer y limpiar mucho los huesos y el sacar la médula que contengan. El cuchillo , si no lo mudan

  • Cómo comportarse en la escuela y durante las clases

    Cómo comportarse en la escuela y durante las clases Aquella urbanidad En ninguna parte se dan a conocer más los buenos principios de la juventud , que en la escuela. Allí es necesario tener presente que va a aprender lo que con el tiempo será el fundamento

  • Ceder el paso

    Pensamientos sobre la cortesía y los buenos modales Antología sobre la cortesía Las reglas básicas de la cortesía son muy sencillas: - Alabar siempre lo bueno de los otros , suprimir los reproches, darle importancia a los demás y prestarles atención.

  • La manera de comer algunos alimentos en la mesa

    La manera de comer algunos alimentos en la mesa y otras reglas de buenos modales Aquella urbanidad El langostín se sirve entero , presentando seguidamente las vinajeras. Las pastas son por lo común de dos clases : Las mayores , que casi siempre tienen

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de unas naciones a otras. La recíproca urbanidad entre las naciones es una virtud artificial que la filosofía ha procurado extender y contra la cual se reacciona la natural barbarie del hombre. En donde el comercio no hizo sentir la necesidad

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en la calle. La calle es el lugar en donde hemos de guardar mayor compostura. Nuestro paso no ha de ser ni muy lento ni muy precipitado . En una mujer es muy impropio el ir muy deprisa. Los movimientos del cuerpo deben ser siempre