Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Tarde trece. Respeto a los ancianos.

El respeto debido a los padres y superiores me recuerda el que se debe a los ancianos. Hijos mios, honrad la vejez, tolerad sus faltas y sus achaques.

 

Lecciones de moral, virtud y urbanidad.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El Padre. - Lo primero que hace un joven bien educado después de lavarse y vestirse, es levantar el corazón a Dios para darle gracias, como ya os lo dije en la segunda tarde que empezamos a reunirnos en este sitio. En seguida va a saber cómo han pasado la noche sus padres, o superiores. No creáis, hijos mios, que esto es un vano cumplimiento; es el deseo que tiene un corazón sensible de saber si las personas que estima gozan de buena salud.

El respeto debido a los padres y superiores me recuerda el que se debe a los ancianos. Hijos mios, honrad la vejez, tolerad sus faltas y sus achaques. Burlarse de un viejo, solo porque lo es, es insultar a la naturaleza. Cuando encontréis a algún anciano, debéis saludarle con respeto, y no con la ligereza con que saludaríais a un igual vuestro. En cualquiera parte que os halléis, ceded el lugar preferente a los ancianos. Veamos, Jacobito, si te acuerdas de aquel rasgo histórico que te conté hace algún tiempo.

Jacobito. - ¿Una cosa que sucedió en Atenas, papá?

El Padre. - Sí, a tiempo que los embajadores de Esparta estaban en el teatro.

Jacobito. - Después de haber empezado la función, y cuando apenas había un asiento vacío, entró en el teatro un buen anciano, y no hallando sitio donde colocarse, los jóvenes Atenienses, en vez de hacerle lugar, tomaron por su cuenta el burlarse de él, llamándole y enviándole de una parte a otra. Los embajadores de Esparta, que ocupaban un lugar distinguido en el espectáculo, habiendo notado lo que pasaba, llamaron al pobre anciano, y apretándose un poco le acomodaron en medio de ellos. Agradecido el viejo a esta señal de respeto, levantó la voz y dijo: "Los Atenienses tienen siempre la virtud en la boca, los Espartanos la practican".

El Padre. - Si os hallaséis en igual caso bien puedo creer que no imitaríais a los jóvenes Atenienses.

Emilio. - No, papá; a mí me causan mucha compasión los que son muy viejecitos; y veo que todos los que me conocen me quieren.

El Padre. - Eso prueba que tienes un buen corazón. Si la muerte no nos ataja en medio de la carrera, nosotros también llegaremos a ser viejos, y entonces no nos gustará que jóvenes atolondrados e inmorales se nos burlen de las arrugas de la cara, de la falta de pelo, de la voz trémula, y otros defectos que van anejos a la vejez. Un hombre cargado de años, que ha cumplido bien con los deberes de la sociedad, es un ser sagrado, un depósito de experiencia, adonde se debe acudir para saber cómo conducirse en las diversas circunstancias de la vida. Nuestro poeta Ercilla nos hace ver con qué respeto oían los feroces Araucanos los consejos que les daba el anciano Colocolo, para mantener la independencia de su país.

No os diré que seáis dóciles con vuestros padres, porque tengo el gusto de ver que observáis escrupulosamente tan sagrada obligación. No obedecer a sus padres, es cometer dos faltas muy graves: la primera ultraja a la naturaleza, la segunda nos es perjudicial; supuesto que debemos todo a los que nos han dado el ser, su voluntad debe también ser la nuestra; cuanto nos mandan es para bien nuestro, por lo tanto respetemos sus órdenes.

Si yo tuviese que hablar a otros muchachos les diría: "Obedeced a vuestros padres sin tardanza, y con aire alegre para dar más realce a la obediencia". No hay cosa más desagradable que un muchacho que todo lo hace de mala gana, y refunfuñando. Por el contrario, todo el mundo quiere naturalmente a los niños, cuya cara risueña anuncia su buena voluntad. Las ventajas de la docilidad son muy grandes para un niño; escuchadme atentamente.

Un muchacho dócil es querido; el ser querido ya es una gran dicha, que merece hagamos mil esfuerzos por lograrla. Un muchacho dócil hace cuanto está de su parte para seguir los consejos de sus maestros; con esto alcanza instruirse fácilmente, y no ser castigado. Consigue además de esto verse con el tiempo más estimado que una porción de ignorantes, perezosos y porfiados desde su infancia.

El muchacho dócil se prepara un porvenir feliz, porque toda nuestra vida es una continua obediencia; hoy obedecéis a vuestros padres y maestros; mañana obedeceréis a vuestros superiores, a vuestros deberes, a las circunstancias, y aun a personas, que estaréis muy lejos de pensar en ellas. No se puede hacer siempre lo que se quiere; todos los hombres, aun los ricos mismos, viven dependientes unos de otros. Si os acostumbráis a obedecer desde niños, nada os costará cuando lleguéis a ser grandes.

Si, como está sucediendo a cada paso, un revés de la fortuna nos pone en la necesidad de dedicaros a un trabajo desagradable para procuraros el sustento, no os faltará el ánimo necesario en tan tristes circunstancias; sabréis sacar partido de todo, y seréis superiores a la desgracia. ¡Cuan diversa será la suerte del hombre que ha sido en su infancia terco y voluntarioso! Siempre descontento, siempre renegando de su suerte, todo lo liará mal e incomodará a cuantos le rodeen.

¡No basta en esta vida obedecer a los que nos mandan, la urbanidad nos manda que seamos condescendientes con aquellos con quienes tratamos!.

Hijos míos, vuestra edad os obliga a ceder a los demás; cuando lleguéis a ser hombres tendréis el derecho de resistir, si lo que exigen de vosotros no fuere justo. Por regla general, ceded con agrado en cosas de poca importancia; es señal de mal genio querer tener razón siempre, y como de aquí resulta que se mortifica el amor propio de los otros, lo que se logra al fin es hacerse uno aborrecible. Si os veis en la necesidad de defenderos, hacedlo con modestia, tranquilamente, y de modo que nadie se ofenda. Es interés vuestro el ser amables, porque lograreis persuadir más fácilmente, y aun conseguir que los otros confiesen no tener razón. Una conducta contraria serviría para exasperarlos más, y no sacar provecho alguno.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 5030

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Reglas para la formación de las cartas. Cuando un inferior escribe a su superior, o a una persona de dignidad y de respeto, debe escribirse la carta en pliego entero . igualado y diviéndole en tres partes iguales, dejándose para margen la de la izquierda

  • La cortesía y las presentaciones: muestra de fina deferencia

    La cortesía y las presentaciones: muestra de fina deferencia Aquella urbanidad La despótica tiranuela, la emperatriz soberana que reina y gobierna en los salones, S. M. la Moda , dictó hace tiempo una orden, y ante su imperativa decisión el mundo elegante

  • Las amistades nuevas y el arte de agradar

    Las obligaciones con las nuevas amistades. Deberes de cortesía Aquella urbanidad ¿A qué carta debemos quedarnos en este juego? ¿Quiénes proceden con mayor cordura, los desconfiados o los aturdidos? Ni unos ni otros. Aquí, como en casi todas las cosas

  • Estatua de Leonardo Da Vinci en la plaza de la Scala de Milán.

    Maestro de ceremonias. Leonardo Da Vinci y los buenos modales en la mesa Entre las múltiples profesiones o empleos que tuvo Leonardo Da Vinci a lo largo de toda su vida figura el de maestro de ceremonias de Ludovico Sforza el Moro . Además, relacionado

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Mas de 200 años después de Cadmo pasó a Italia Evandro , Rey de la Arcadia, y enseñó el admirable arte de los caracteres a los pueblos que la habitaban. Sensible el Rey de los Latinos que dominaba entonces

  • Imagen Protocolo

    El aseo y el cuidado del cuerpo. ¿Exige la urbanidad que el niño cuide del aseo de su persona? El hombre ha de ser limpio, pues el desaliñado causa asco a los demás, los retrae de rozarse con él, y da indicios de tener poco arreglo en todas sus cosas.

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad en la iglesia. ¿Qué debe hacer una niña bien educada al entrar en la iglesia? Humedecer los dedos anular e índice de la mano derecha en agua bendita y presentarla a las señoras que le acompañen; persignarse con devoción, doblar la rodilla

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. Finalmente, así como en el comercio el amor propio de un negociante se ofende cuando se protestan sus letras, así en la conversación desagrada al amor propio de los presentes la vista de una persona que no