Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Viajes en diligencia o carruaje público.

La galantería exige sin embargo, que un caballero ofrezca atentamente su puesto a una señora que le tuviese menos cómodo.

 

Manual de la Urbanidad y el Decoro.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del viaje en diligencia o carruaje público.

Como los viajadores están inscritos por orden de números en el despacho de la diligencia, cada uno toma el lugar que le corresponde. La galantería exige sin embargo, que un caballero ofrezca atentamente su puesto a una señora que le tuviese menos cómodo. Algunos no pueden aguantar el movimiento del coche sino van a la testera, pues sentados a la parte opuesta, les incomoda extraordinariamente este modo de avanzar a reculones. Los viajadores atentos procuran evitarles esta incomodidad.

Las damas por su parte no deben mostrarse muy exigentes, ni abusar de la complacencia de los caballeros. Sería también de muy mal visto aprovecharse de la calidad, o de la clase para disfrutar sin miramiento de todas las conveniencias a expensas de los demás; es preciso, por el contrario, poner gran cuidado en no incomodar a nadie, y tratar con la mayor, atención y delicadeza a los compañeros de viaje.

La conversación siempre prudente y moderada. Es permitido desterrar la monotonía, y amenizar las pesadas horas del viaje con la narración de algún cuento o aventura graciosa, procurando que las expresiones sean bien medidas para no disgustar ni ofender a ninguno de los presentes.

Sucede que algún viajador fatigado de un largo viaje, y después de haber perdido muchas noches consecutivas no puede dejar de entregarse a un sueño involuntario. Debe, entonces, tomar las mayores precauciones para no incomodar a los demás. Estos por su parte no deben hacer burla, ni ofenderse de un tributo que se paga a la naturaleza.

"Si duerme durante el viaje debe poner el mayor cuidado en no molestar a sus compañeros de viaje"

Cuando para el coche, la civilidad exige que los hombres bajen primero y presenten la mano a las señoras y a los ancianos.

Terminado el viaje, salúdese a los compañeros, dándoles gracias por el honor y el placer que nos ha procurado su compañía.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6416

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Paseo por la calle.

    Cortesía al ir por la calle Un hombre debe apartarse de la acera, lleve o no la derecha, para dejar paso a una mujer ; pero ella no debe exigirlo si él buenamente no lo hace. El asiento en el paseo o en el tranvía debe ser siempre ofrecido a las señoras;

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 77. ¿Cómo ha de cuidar el cabello? Cuide del cabello como otro de sus adornos, como un hermoso velo que la naturaleza concedió á la mujer. La cabellera no se deja caer ya rizada sobre las espaldas como,

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. El niño es sumamente sensible y tan activo que representa el movimiento continuo. Un interno prurito le obliga a agitarse, a correr, saltar, dar golpes, echar a perder cuanto llega a sus manos, y encaramarse a todas partes.

  • Obligaciones y respeto para la familia y los parientes

    Obligaciones para con los hermanos y parientes Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular. Obligaciones positivas Estas se reducen a hacer a todos todo el bien

  • Principios de urbanidad para la juventud

    Principios de urbanidad para la juventud Aquella urbanidad Nada hay más bochornoso para un joven que el carecer de los principios de urbanidad. Un niño mal educado o que no aprovecha los consejos de sus mayores , merece con justicia el desprecio de sus

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del modo como hay que hablar de las personas y de las cosas. Es muy descortés hablar sin cesar de uno mismo , y comparar su proceder con el de los demás; diciendo, por ejemplo: por mi parte, yo no hago así; él no hace esto; una persona de mi

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Te harías muy ridículo si para consolarte de la indiferencia que los demás te manifiestan figurases rechazar elogios que a nadie le ocurre tributarte, buscando de este modo el medio de asegurarte por lo menos