Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad de cómo hay que servir, tomar y comer el pan y la sal.

El lugar donde se debe poner el trozo de pan que se tiene para comer, es el lado izquierdo, junto al plato o sobre la servilleta.

 

Reglas de cortesía y urbanidad cristiana para uso de las escuela cristianas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad de cómo hay que servir, tomar y comer el pan y la sal.

El lugar donde se debe poner el trozo de pan que se tiene para comer, es el lado izquierdo, junto al plato o sobre la servilleta; es descortés ponerlo a la derecha o delante o detrás del plato, y mucho más aún, junto al pan de otro.

Se pueden cometer varias descortesías al cortar el pan, de las que deben guardarse particularmente los niños. Por ejemplo, es muy descortés ahuecar el pan tomando sólo la miga, o separar las dos cortezas cortándolo a lo largo, o descortezarlo, por decirlo así, quitando toda la corteza alrededor, o cortarlo en trocitos, como se hace con el pan bendito, y dejarlo así sobre la mesa; o dejar caer muchas migas en el mantel al cortarlo.

No es menos descortés sostenerlo con toda la mano al cortarlo, o apoyarlo en el pecho, o cortar el trozo de pan sobre el mantel o sobre el plato.

Es aún mucho más descortés romperlo con las manos, pues siempre hay que servirse del cuchillo para cortar el pan.

Todas estas formas de cortar el pan son tan ridículas que sólo son capaces de ellas las personas mal criadas o de poca educación.

Cuando se desea ofrecer pan a alguien, no se debe hacer con la mano, sino en un plato limpio o sobre una servilleta. Y hay que recibirlo con la mano, como besándola.

Cuando se desea cortar un trozo de pan, de un pan que sea común, antes hay que limpiar el cuchillo, y no cortar de una vez un trozo demasiado grande. Hay que guardarse de cortar sólo la corteza por un ángulo, sino que se debe cortar siempre seguido a lo largo, hasta la mitad del pan, sin tomar más del lado de la corteza que del otro, pues no es decoroso ni sensato escoger en el pan lo que cada uno quiere; eso sería dejar para los demás lo que a uno le sobra y lo que no es de su gusto, y poner totalmente en evidencia la propia sensualidad.

Si se tiene tan mala dentadura que no se puede comer la corteza del pan, es más conveniente descortezarlo sólo en pequeños trozos, a medida que se come, que descortezarlo de una vez, pues no es educado poner en la mesa un trozo grande de pan que sea sólo miga.

Sería de muy mal efecto tener un trozo grande de pan en la mano cuando se toma pan; normalmente hay que dejarlo sobre la mesa y cortar cada vez con el cuchillo el trozo que se desea llevar a la boca.

También exige la cortesía que los trozos que se llevan a la boca sean pequeños, y siempre hay que llevarlos sólo con la mano e introducirlos en ella sosteniéndolos con el pulgar y el índice.

Los huevos con cáscara se comen de ordinario untando el pan en el huevo. Por eso, cuando se quieren tomar de esa forma, antes de abrirlos hay que preparar el pan que se va a necesitar para comerlos.

Pero nunca está permitido echar pan en el vino, como para hacer sopa. Esto es incluso difícilmente soportable en personas enfermas, y no deben hacerlo, a menos que parezca necesidad evidente y se lo hayan mandado como auténtica y casi única medicina.

La sal, dice el Evangelio, es el condimento de los manjares. Hay que tomarla del salero con la punta del cuchillo, y nunca con los dedos, y luego ponerla en el plato.

Antes de introducir el cuchillo en el salero para tomar sal, hay que tener cuidado de limpiarlo con la servilleta; pues es muy descortés tomarla con el cuchillo grasiento o sucio. No hay que tomar más que lo necesario.

Nunca hay que introducir en el salero los trozos de comida que se van a comer, sino que hay que salarlos con la sal que se haya depositado en el plato.

No hay que hacer caso de la necia idea de algunas personas, que tienen reparo en ofrecer la sal a los demás. Y cuando se desea ofrecer a los que están alejados, se debe depositar en un plato para ofrecérsela en seguida a los que la necesiten, o bien presentar el salero, si se puede, para que ellos mismos la tomen de él.

Respecto de la mostaza, cuando se toma en la mesa, hay que proceder poco más o menos como se hace con la sal.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 13551

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de los bailes y de los espectáculos públicos. * Pregunta. ¿Cómo debemos conducirnos en un baile público? Respuesta . Con la mayor atención y civilidad con todos los concurrentes, aunque no los conozcamos. * Pregunta. Y puestos a bailar, ¿qué

  • Imagen Protocolo

    Amabilidad. "Es un hombre amable". Con esto se cree haberlo dicho todo; pero no obstante, las cualidades que constituyen un hombre amable son puramente relativas . El hombre amable de un siglo o de un país, no se parece al de otro tiempo y al de otro

  • Imagen Protocolo

    Los comerciantes y la nobleza. El espíritu mercantil despertado después del siglo XI en Italia y acrecido progresivamente en los siguientes, fue una amplia fuente de riquezas. Entonces se vio que se podía ser ciego y considerado, sin ser noble y poseedor

  • Imagen Protocolo

    Procuremos conservar nuestra salud , como una joya preciosa, que una vez perdida jamás puede recobrarse. ¡Qué remordimientos, qué vergüenza para esos jóvenes decrépitos que ostentan la nieve del invierno en la verde primavera! ¡Enfermos y achacosos se

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en el comer y en el beber durante los pasados siglos. En el siglo XII los mismos emperadores en el acto de su coronación estaban obligados a prometer bajo juramento al Sumo Pontífice que no se embriagarían . Se supone que los vendedores ambulantes

  • Imagen Protocolo

    Las gracias. Si examinamos prolijamente el porqué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que no tienen los últimos. ¡Cuántas mujeres he visto yo de gallarda

  • Imagen Protocolo

    El regalo para los recién casados y entre ellos. Los corbeilles que otras veces se usaban, consistentes en canastillos o cofrecitos preciosos con los encajes, joyas, telas y otros objetos de valor, no se estilan ya, y se contentan con comprar los regalos,

  • Imagen Protocolo

    De los deberes respectivos. " La urbanidad es el resultado de mucho buen juicio, de cierta dósis de buen carácter, y de renunciar un poco a si mismos por consideración a los demás ". Lord Cherstelfield. Deberes entre padres e hijos. Ya hemos establecido