Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad del modo de cortar y servir los manjares, y de servirse uno mismo. II.

Cuando se está invitado en casa de otro, no es educado servirse uno mismo.

 

Reglas de cortesía y urbanidad cristiana para uso de las escuela cristianas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cuando se está invitado en casa de otro, no es educado servirse uno mismo, a menos que quien preside el banquete ruegue que cada uno se sirva a voluntad, o que se esté muy relacionado o muy familiarizado con él.

Cuando se sirve uno mismo, es muy descortés hacer ruido con el cuchillo, la cuchara o el tenedor al tomar algo de la fuente. Se debe, por el contrario, tomarlo con tanto comedimiento y prudencia que casi no pueda uno ser notado, y mucho menos, oído por los otros.

Siempre hay que utilizar el cuchillo para cortar la carne, y sujetarla con el tenedor, que también hay que usar para llevar al propio plato el trozo que se haya cortado. Hay que guardarse mucho de coger la carne con la mano o de echarse un trozo demasiado grande de una vez.

La cortesía no permite rebuscar en la fuente, escogiendo los trozos que son más agradables. Tampoco permite tomar los trozos últimos ni los que están más alejados. Exige, por el contrario, que se tome lo que está delante de uno, pues es de mal gusto girar la fuente para tomar de ella lo que se desea. Eso sólo pueden hacerlo los que sirven a los demás, y no deben hacerlo sino rara vez, y de manera muy discreta.

También es notable falta de urbanidad extender el brazo por encima de la fuente que se tiene delante de sí para alcanzar alguna cosa. Hay que pedirlo; pero es mejor esperar a que se lo sirvan.

Hay que tomar de una sola vez lo que se desea comer, y es totalmente
indecoroso llevar la mano dos veces seguidas a la fuente. Y mucho más aún lo es llevarla para tomar trozo a trozo, o sacar la carne por tiras con el tenedor.

Cuando se desea tomar alguna cosa de la fuente, hay que limpiar antes la cuchara o el tenedor con que se quiere tomar, si ya se han usado.

Es muy descortés, e incluso vergonzoso, rebañar las fuentes con pan, o dejarlas tan limpias, sea con la cuchara o con cualquier otra cosa, que no quede absolutamente nada de salsa ni de alimento.

No es menos indecoroso mojar pan en la salsa, o tomar lo sobrante de la salsa con la cuchara. Y es gran indecencia tomarla con los dedos.

Si cada uno se sirve de la fuente, hay que guardarse mucho de llevar la mano antes de que las personas más importantes entre los comensales lo hayan hecho, y de tomar de un sitio de la fuente distinto del que está en frente de uno mismo.

Es poco educado tocar el pescado con el cuchillo, a menos que esté en pasta. De ordinario se toma con el tenedor, e igualmente se sirve en plato.

Las aceitunas no se toman con el tenedor, sino con la cuchara. Todo tipo de tartas, confituras y pasteles, después de haberlos cortado en la fuente o en la bandeja en que se han servido, se toman con la parte plana del cuchillo, que se introduce por debajo, y luego se ofrecen en un plato.

Las nueces verdes se toman de la fuente con la mano, lo mismo que las demás frutas crudas y las confituras secas. La urbanidad exige que se pelen casi todas las frutas crudas antes de ofrecerlas, y cubrirlas adecuadamente con su propia piel. Con todo, se pueden ofrecer sin pelarlas.

Cuando se cortan limones y naranjas se hace en forma transversal; y en cuanto a las manzanas y peras, se las corta a lo largo.

Cuando se está a la mesa no hay que hablar mucho de la calidad de los
manjares
, de si son buenos o malos, ni tampoco decir ligeramente su parecer sobre la preparación y las salsas; pues eso sería mostrar que se deleita uno en el buen comer y que se complace en estar bien tratado. Lo cual es señal de un alma sensual y de muy poca educación.

Sin embargo, la urbanidad exige manifestar siempre que está uno satisfecho y contento de lo que se ha servido, y que lo encuentra exquisito; y si el dueño de la casa pide a alguien su parecer sobre los alimentos que se han servido y sobre los manjares ofrecidos en el banquete, siempre hay que responder de la forma más decorosa y elogiosa que sea posible, para no causarle disgusto, como ocurriría si alguno manifestase que los manjares no son de su gusto o que están
mal preparados.

Es de mal gusto quejarse de que los manjares no son buenos o que están mal aderezados, como por ejemplo, que están demasiado salados, o demasiado picantes, o que están demasiado calientes o demasiado fríos.

Tales comentarios sólo pueden molestar a la persona que invita, que de
ordinario no es la causa de tales accidentes y, a veces, ni siquiera se da cuenta de ellos.

No es menos descortés hacer grandes elogios de los manjares y de todo lo que se ha servido, y mostrar con tales palabras que se complace uno en la buena mesa y que se sabe cuáles son las mejores porciones; pues eso es demostrar que se es un glotón y esclavo del vientre.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 13628

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Trinchar las aves. Pavo, pato, pollo, pularda, faisán

    Saber trinchar una pieza de carne o pescado: arte cisoria Trocear una pieza de carne fue, durante mucho tiempo, una 'habilidad social' que toda persona bien educada debía conocer y dominar. Aunque el trinchado se puede hacer con otros alimentos, en general

  • Imagen Protocolo

    Murmurar, criticar y cotillear en sociedad. Un amigo mío me envió a decir que estaba algo indispuesto y no podía salir de casa; que fuera yo a verlo, y pasaríamos allí un rato en conversación. Sin perder un momento marché a verlo apenas recibí el recado;

  • Imagen Protocolo

    La vestimenta del niño. Resumidamente se ha hablado del cuerpo; ahora, de la indumentaria en pocas palabras, por aquello de que el vestido es en cierto modo cuerpo del cuerpo, y también por él es dado deducir la traza del espíritu. Aunque ello es que

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) La educación de la España de la Restauración parecía querer enterrar bajo siete llaves, no el sepulcro del Cid como recomendara Costa, sino la más leve manifestación de intimidad, de sinceridad

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. Nuestra patria, generalmente hablando, es toda aquella extensión de territorio gobernada por las mismas leyes que rigen en el lugar en que hemos nacido, donde formamos con nuestros conciudadanos

  • Imagen Protocolo

    Carta a Don Joaquín Escarjo. Mi más apreciable amigo: Los antiguos tenían la costumbre de dedicar sus obras a aquellos amigos a cuyas instancias debían sus diversos ensayos: yo, siguiendo su ejemplo, dedico a V. la presente obrita intitulada: "Lecciones

  • Imagen Protocolo

    De los semi-literatos. ¿Quién no conoce a muchos que aspiran a literatos y solo han tomado los defectos de aquellos a quienes han querido imitar? Semejantes hombres ¿se encuentran con algunos que hayan salido de la línea general, o con quien haya publicado