Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La comida. Parte segunda.

Hemos de recibir a los invitados con agrado, estando en casa una hora antes aproximadamente de la señalada. Si somos invitados, iremos un cuarto de hora antes.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Servir los alimentos.

En los buenos hoteles, ponen además una especie de paleta, a modo de cuchillo, y un tenedor más pequeño; se usan para comer el pescado.

En los convites, de ordinario hay tres platos (1): 1º. Sopa (cocido castellano, si le hay; hoy no se usa) y guisado. 2º. Pescado. 3º. Asado, y luego postres, que suelen ser variadísimos. En los hoteles y banquetes, se presenta una lista o carta de los platos que van a servirse.

Nota 1. En los pueblos, la sopera y fuentes se colocan en el centro de la mesa, y un comensal, de ordinario el dueño, sirve a todos, empezando con su plato, que presenta servido a la persona más distinguida, y esta le recibe con la mano derecha y entrega el suyo con la izquierda. En algunas casas las sirvientas presentan las fuentes en la mano, sirviéndose cada comensal.

Los vinos se sirven: primero común, que se usa en toda la comida; los generosos a los postres, y los licores con el café.

Hemos de recibir a los invitados con agrado, estando en casa una hora antes aproximadamente de la señalada. Si somos invitados, iremos un cuarto de hora antes.

La comida se presentará a la hora, ni más ni menos; es de muy mal efecto esperar por no estar a su debido tiempo preparada.

Llegada la hora, invitaremos a los convidados a pasar al comedor. Pasará primero el más distinguido, saliendo nosotros detrás y a su lado; luego, los demás comensales.

La puerta estará abierta completamente, aun siendo de dos hojas.

"En los pueblos, salvo los invitados de mayor rango, se colocan sin orden ni concierto"

Ya en el comedor, indicaremos a cada comensal el lugar que ha de ocupar, comenzando por los más respetables. Ocuparemos el medio de la mesa por ser los que invitamos, teniendo a la derecha la persona más honorable. Un superior, ocupa siempre el lugar del dueño, v. gr., el Obispo en casa del párroco; luego él para atender; los demás, a derecha e izquierda por orden de dignidad.

En los pueblos suele ponerse el que invita en último lugar; excepto la persona más honorable, que es colocada en la presidencia, los demás se colocan sin orden ni concierto, a no ser que se trate de persona de gran etiqueta.

Sucede alguna vez encontrar alguna cosita: "un pelo, mosca, ceniza, etc."; guardaremos de presentarlo ni decirlo, y disimulando cuanto podamos, sin llamar la atención, devolveremos el servicio.

Se evitará oler los alimentos, probarlos para ver que tal están condimentados, y una vez probados, hablar de su mal gusto o defectuosa preparación. Tampoco murmuraremos del vino diciendo: "Hemos bebido mejores". Ni haremos grandes elogios de las cosas.

Alguna vez, sobre todo a los sacerdotes, nos ofrecen un plato exquisito, indicándonos ha intervenido en la preparación la señora o hija de la casa, o vino preparado por alguno de los presentes; entonces conviene hagamos elogios, siempre fuera de la ridiculez y por poco tiempo.

Si nos sirven otros, no indicaremos lo que más nos agrada.

El agua, vinos y entremeses, se toman a gusto de uno. Si una persona distinguida ofreciese algún entremés, aceptémosle diciendo: " Muchas gracias, señor ". Si no pudiéramos aceptar, diremos: "Muy agradecido, pero no me es posible". Jamás diremos: "No me gusta. Me hace daño".

 

contentG Stats

Nota

  • 8028

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Hay algunas acciones que reprueba el trato social? ¿No es también contrario a la cortesía el usar palabras indecentes? ¿Qué otras groserías debe evitar una persona bien criada? ¿Qué calificación merecen los que ríen sin

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. A la limpieza y al pudor debe juntarse la conveniencia, y cada sexo, cada edad, cada condición y magistratura debe adornarse con vestidos particulares, y por esto es condenable el hombre que se viste trajes

  • Imagen Protocolo

    Emilio. - Papá, ayer con motivo del convite no nos reunimos aquí; y a decirle a V. la verdad, me pareció que me faltaba alguna cosa. Jacobito. - A mi me sucedió lo mismo. El Padre. - El ánimo, hijos míos, tiene necesidad de distraerse después de haberse

  • Cartas amorosas

    Las cartas de amor: las declaraciones amorosas en las cartas de época Aquella urbanidad La pasión que más generalmente domina al género humano es la del amor . Un tiempo hay en que el hombre delira por amoríos, y hay quien jamás en su dilatada vida puede

  • Imagen Protocolo

    Del tocador al levantarse. Si durante la noche se ha transpirado por la cabeza, y los cabellos estuviesen húmedos, no se ha de quitar el gorro o el pañuelo sino algunos minutos después de dejada la cama; y de todas maneras no se han de quitar los algodones

  • Sombrero de Pierre Balmain.

    Reglas de cortesía en el mundo Aquella urbanidad Se habla mucho, por eso de que hay que hablar de algo, de que lo cortés es dejar pasar a las señoras primero , pero eso es generalizar por generalizar. En Alemania y Hungría, por ejemplo, lo cortés es que

  • Imagen Protocolo

    Los modales en la mesa. * Pregunta. ¿Qué es lo primero que tendrá Vd. presente al ir o sentarse a una mesa para comer? Respuesta . Que no debo ocupar el asiento que se me haya señalado hasta que ocupen el suyo las personas que me merezcan respeto, y que

  • Imagen Protocolo

    CORTESANÍA EN GENERAL. Actos inurbanos o molestos a los presentes. Roerse las uñas o morderse la piel provoca en los que lo miran fastidio y repugnancia y expone al ridículo a quien lo hace, porque nos despierta la idea del perro que roe un hueso con