Logo Protocolo y Etiqueta

En qué consiste la verdadera Civilidad

La civilidad, no es otra cosa que la modestia y honradez que cada uno debe guardar en sus palabras y acciones

 

Civilidad de la mesa. Rasgo de educación indispensable en todo sujeto...

Los preceptos de la civilidad
Preceptos de la civilidad. Los preceptos de la civilidad

Los preceptos de la civilidad

Aquella urbanidad

La civilidad, no es otra cosa que la modestia y honradez que cada uno debe guardar en sus palabras y acciones. No consiste solo, a mi parecer, en la buena gracia, o en un cierto aire y atractivo, que es como natural en las acciones de muchos que tienen un talento particular de la naturaleza para agradar en todo, y no disgustar en nada.

Para adquirir este dichoso agrado, no hay preceptos ciertos, porque esta es una pura liberalidad de la naturaleza. Y como es cosa de poca importancia el agradar a los ojos del cuerpo, si al mismo tiempo no tenemos la dicha de complacer a los del alma, por esta razón no hemos de buscar solamente este embeleso exterior como el principio de la verdadera civilidad, sino que debemos aspirar a alguna cosa más sólida, que manifieste la buena disposición del interior, más bien que la superficial.

En efecto, si gustásemos solamente de la buena gracia exterior, los que tienen alguna notable incomodidad corporal, pasarían por unos monstruos en la vida civil, en lugar que teniendo un alma bella, y bien cultivada, pueden ser sus acciones tan agradables como las de las personas más bien formadas.

Yo, considero, que para establecer las reglas de la verdadera civilidad, no era menester más que deducir bien las de la decencia; porque esta no es otra cosa que una cierta modestia y pudor, que debe acompañar a todas nuestras acciones; y sería muy a propósito el hablar de esta virtud, si yo me considerase capaz de ello; porque fuera enseñar a un mismo tiempo el medio de adquirir esta política y este agrado, que sabe conciliarnos tan bien el afecto y el aplauso de todos.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18181

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Petición de baile y atención de los invitados. Cuando un caballero desea bailar con una señora a la que ha sido presentado, formula su invitación saludando : - Señora, ¿quiere usted hacerme el honor de concederme este vals? - Si señor, con mucho gusto.

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los puestos de honor en la mesa , después de la cabecera, son el de la derecha e izquierda de la señora de la casa. Otros dos sitios de preferen­cia son los de cada lado del dueño. Este y su es­posa, para mayor comodidad

  • Imagen Protocolo

    De las pasiones que perjudican principalmente a nosotros mismos. Deseos. El hombre nacido para gozar de Dios, bien infinito, jamás puede saciarse con los bienes temporales : cuantos más tienes más desea. De aquí nacen dos males, el primero que cuantas

  • Imagen Protocolo

    El exceso de la infelicidad social durante los pasados siglos. Los ejercicios guerreros de que he hablado en otro lugar, además de ser una ocupación en los ratos de ocio y un medio de rapiña, eran una cosa exigida por la necesidad, por que en efecto,

  • Imagen Protocolo

    Placeres. Muchos jóvenes adoptan placeres en que no hallan deleite ninguno , solo porque tienen nombre de tales, sin advertir lo primero, que son como los vestidos que a cada uno le sienta bien el suyo, y los de otro, por buenos que sean, le incomodan

  • Imagen Protocolo

    La amistad. Los jóvenes suelen tener entre sí una franqueza tan indiscreta, que les hace caer en mil lazos y ser la burla del suspicaz o falso amigo; creen que todo el que se les arrima y les llama amigo lo es verdaderamente , y le pagan esta declaración

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en el templo. El templo es la casa del Señor, y por lo tanto, es necesario que guardemos en ella circunspección y respeto . Mostremos, pues, un profundo recogimiento, y procuremos no distraer con ningún ruido la atención de las

  • Imagen Protocolo

    Circunstancias que hacen agradable la conversación. Los jóvenes, que empiezan a figurar en el mundo, no deben hacer gala de una vana erudición de colegio , ni aspirar a la fama de doctos valiéndose de voces tomadas de idiomas extranjeros o empleando términos