Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los deberes para con nosotros mismos. I.

La instrucción es al hombre, considerado física y moralmente, lo que el riego a una planta.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Deberes para con nosotros mismos.

"Lo que puedo decir con seguridad, es que en mis luchas algún tanto arduas debí una gran parte de mis triunfos a ciertas virtudes de segundo orden, tales como la urbanidad". Julio César.

"Conocí a un hombre que todo lo sabía, excepto una cosa: dar los buenos días y saludar. Vivió pobre y desdichado". Diderot.

"En último resultado es ciencia muy útil la de saber vivir en sociedad. Es como la gracia y la hermosura, conciliadora inmediata de la sociedad y la familiaridad". Montaigne.

Si nuestra misión es superior a la de todos los demás seres de la naturaleza, si Dios nos ha dotado con un destello de suprema inteligencia, justo será que consideremos como el primer deber mostrarnos reconocidos a Dios por tan sublime presente, procurando cultivarla con constante esmero, para saber cumplir sus divinos preceptos.

La instrucción es al hombre, considerado física y moralmente, lo que el riego a una planta.

La planta que crece sin cultivo, no solo carecerá de perfume, sino que ostentará siempre sus ramas torcidas y amarillentas. La naturaleza moral y la física son dos gemelas, y están tan íntimamente unidas, que es preciso que armonicen completamente en su desarrollo, para que lleguen ambas al grado de perfectibilidad a que están llamadas. Todo lo que quiera avanzar la una resultará en detrimento de la otra.

Es necesario, pues, que procuremos ilustrar nuestra inteligencia, tanto como nuestras fuerzas físicas nos lo permitan. El que sacrifica su salud a su ambición de estudio, cometería tan grave falta con respecto al Criador, que le ha confiado la conservación de su propia existencia, como el que desatendiese completamente su instrucción, para entregarse a los placeres sensuales.

Por lo demás, nada hay tan absurdo y despreciable como la ignorancia, y no es digno de poseer un alma racional, el que teniendo a la vista el grandioso libro de la naturaleza y los magníficos panoramas de la creación, no procura descifrar los sublimes caracteres del primero, ni se extasía al contemplar la belleza de los segundos.. El ignorante no sabe los suaves placeres a que renuncia con su indolencia, y como cierra su alma a las más indefinibles y sublimes emociones.

El saber es una cristalina fuente, que refresca los abrasados labios del que hiende la tierra para descubrir su subterráneo cauce.

Dichoso el que busca en el estudio la calma y el solaz, que huyen del torbellino del mundo. No hay amigos tan dulces y complacientes como los libros, ni consuelos tan eficaces como los que prestan a un ánimo afligido las bellas artes. El hombre instruido nunca está solo, nunca se aburre, y sobre todo nunca tendrá que mendigar el pan de la compasión ajena, porque las riquezas son como la nieve, que un rayo de sol derrite, y el saber como el diamante, que resiste a la acción del fuego.

La instrucción hace a los hombres benévolos y virtuosos; si hojeásemos todas las causas célebres desde el principio del mundo hasta ahora, veríamos que todos los grandes crímenes han sido producidos por la ignorancia.

El sabio regala sus acciones por las severas máximas de los profundos moralistas; porque no ignora que éstos al trazarle la senda, a la cual han dado el nombre de deber, han trazado igualmente la de su felicidad, porque deber y felicidad son sinónimos; y siempre es feliz el que obra legalmente, según su convicción y su conciencia.

Además, de estas positivas ventajas, el estudio nos proporciona la de ser hombres útiles en sociedad, y la de poder cumplir dignamente los deberes que hemos indicado antes, respecto a Dios, a nuestros padres y a nuestros semejantes. Un espíritu inteligente comprende mejor las infinitas bondades del Eterno, y sabe mejor mostrarse reconocido a sus mercedes; un joven brillante es honra y gloria de sus ancianos padres, y puede labrarse un porvenir que los ponga para siempre a cubierto de las contrariedades de la suerte; un hombre distinguido por sus luces y conocimientos, puede servir dignamente a su patria y concurrir al bien de sus conciudadanos, y así mismo servir de amparo y de consuelo a cuantos necesiten de su auxilio.

El estudio es pues la clave de todas las virtudes, y el laborioso jamás contará con tedio los minutos de su vida.

Hemos dicho que Dios nos ha impuesto el mismo deber de cultivar nuestra inteíigencia y conservar nuestra vida.

No hablaremos de los desgraciados, a quienes el extravío de sus pasiones conduce al suicidio. Este es un crimen demasiado repugnante y horrible para que nos ocupemos de él. La sociedad, entera reserva sus anatemas para estos infelices, y es tanto el horror que la inspiran, que no concede ni una losa para su ignorada sepultura. Dios, tal vez los perdonará en su infinita misericordia; ¿pero, son acaso acreedores a ella los que pisotean con desprecio su dádiva más preciosa?

Creamos piadosamente que cuantos atentan a su existencia están privados de razón, porque este es el único medio de excusar un crimen tan horrible.

Pero no basta no atentar a nuestros días, es preciso atender a conservarlos.

El que se entrega a peligrosos excesos, el que pasa las noches en las orgías, el que se expone imprudentemente a apurar hasta las amargas heces de la copa de los placeres, conspira contra su salud, y falta gravemente a este deber; tan gravemente acaso como el suicida, que al menos al cometer su atentado, lo espía con el anatema de la indignada sociedad y el justiciero fallo del Eterno.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10705

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. Durante la visita, ¿qué deberemos observar? ¿Qué hemos de hacer siempre que entre o salga un sujeto de la sala en que nos hallamos reunidos? Delante de otras personas, ¿tienen que evitarse algunas groserías? En las conversaciones,

  • Imagen Protocolo

    La madre y la mala educación de sus hijos. Doña A.A. consumió los bellos días de su primavera en bailes, en comedias, en galanteos y en sacrificarse toda entera a sus pasiones . Pasaba largas horas en el tocador, rodeada de aguamaniles, de espejos, de

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. Finalmente, así como en el comercio el amor propio de un negociante se ofende cuando se protestan sus letras, así en la conversación desagrada al amor propio de los presentes la vista de una persona que no

  • Imagen Protocolo

    La decencia en general. El que considere atentamente cual es su estado y condición; las circunstancias del lugar en que habla, y las de la persona a quien habla , con la índole, calidad y genio que la asisten, errará muy poco en la práctica de la urbanidad.

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. Algunos refieren sus anécdotas e historietas con una apariencia de frialdad, y cual sino influyesen en ello las sensaciones que despiertan en los otros; y esta aparente frialdad

  • Imagen Protocolo

    Las visitas de cortesía. Las visitas son una costumbre que tiende a mantener los lazos de amistad y las relaciones sociales . Es de buen gusto visitar a las personas a quienes estamos obligados por algún acto de deferencia; otras veces la visita es necesaria

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las visitas. ¿Cómo se conducirá Vd. en una visita? Al entrar en la casa ajena me descubriré la cabeza antes de llegar a la presencia de la persona a quien visite, la saludaré según su calidad, y al sentarme, porque me lo ordene , lo haré

  • Imagen Protocolo

    Reflexiones. La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe . Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita