Logo Protocolo y Etiqueta

El hombre de ciudad en viaje.

Llegados al término del viaje nada se deben los unos a los otros sino un saludo urbano, y algunos deseos lisonjeros.

 

Mariano de Rementería y Fica.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El hombre de ciudad en viaje.

No habléis jamás de política.

No afectéis el hablar de vuestra persona. Un hombre prudente y discreto, no se franquea delante de los extraños; alterna en la conversación cuando es indiferente, y calla cuando toma un giro demasiado grave o demasiado libre. La opinión propia es debida a los amigos y conocidos; pero solo se merecen una política reservada aquellos de quienes no se sabe ni la situación ni las cualidades.

Las comidas en las posadas merecen la atención de los viajeros. Por lo regular se baja del coche con un apetito extremado, y solo se tiene una media hora para satisfacerle. Conviene no olvidarse tampoco entonces de la urbanidad, y pensar en servir a las señoras cuando esté cerca de ellas; aunque no está prohibido el pensar en sí mismo.

En una diligencia en que está el viajero condenado a pasar tres o cuatro días y otras tantas noches, pronto se establece la intimidad, la reserva individual va disminuyendo, y por lo común se introduce la franqueza a la octava posta. No nos engañemos: esta confianza tiene su origen en solo el instinto; se quiere uno libertar del fastidio del viaje y pasar el tiempo agradablemente. Así, pues, llegados al término del viaje nada se deben los unos a los otros sino un saludo urbano, y algunos deseos lisonjeros; he aquí el mundo; he aquí la vida. Los viajeros mueren así el uno para el otro, del mismo modo como dejamos a nuestros amigos y nuestros padres para hacer lugar a nuestros hijos y a nuestros nietos; morimos, ocupan nuestros asientos; dejamos la diligencia, se muda caballos, llegan otros viajeros, y el postillón chasquea.

Es un arte difícil el de viajar; y sobre todo en carruajes públicos se puede apostar ciento contra uno a que entre los compañeros de viaje que se encuentren habrá menos gente bien que mal educadas. Conviene, pues, aplicarse a combinar la urbanidad y el egoísmo de tal manera, que en las relaciones con los compañeros de viaje no sea uno ni poco urbano, ni víctima de su amor propio.

"La finura quiere que se ceda el mejor sitio a una señora que ocupa uno menos cómodo"

Desde que se entra en el carruaje se debe echar una ojeada indagadora sobre cada uno de los compañeros. La finura quiere que se ceda el mejor sitio a una señora que ocupa uno menos cómodo.

Los carruajes públicos son una especie de república, en la que la severa etiqueta pierde algunas veces sus derechos; pero la decencia debe mantener siempre los suyos. Hecho ya conocimiento entre los que la casualidad ha reunido, la conversación gira regularmente sobre algunas materias alegres. La anécdota del día, o algún cuento referido con sal y jocosidad, excita en el viajero una risa franca como su apetito. Basta para hacerse amable en un viaje ponerse al nivel de las gentes con quien se va; no hacerse aguardar a las horas de montar, dormir lo menos que se pueda sobre el hombro del que va al lado, dar la mano a las señoras cada vez que suban o bajen al carruaje, y ofrecerlas el brazo cuando se trata de subir alguna cuesta.

El escollo en este punto está en la mesa. Se sabe muy bien que las sirvientas de los posaderos, listas a los chasquidos del postillón, ponen de antemano la mesa, y apenas se está en el estribo cuando ya está la sopa pronta. El hombre diestro se anticipa a los viajeros, se sienta a la izquierda de la persona a quien sirve, y al mismo tiempo que hace circular las piezas trinchadas tiene también mucho cuidado de proveer su plato. En mesas de parador y de viaje, así como en el teatro, tiene muy pocas excepciones el "cada uno para sí". Se permite a cualquiera beber el buen vino que paga para sí solo, y solamente exige la urbanidad hacer de manera que lo traigan de oculto.

Es indispensable una gran precaución en el viaje, pues es tan imprudente el responder a preguntas indiscretas, como incivil el hacerlas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7086

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Preocupaciones. No adoptes jamás las ideas de los libros que leyeres ni las máximas de las sociedades que frecuentares sin examinar muy escrupulosamente si son rectas, so pena de estar expuesto a llenarte de preocupaciones en vez de hacerte guiar por

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la escuela. ¿De qué modo se conducirá Vd. en la escuela? En el lugar en donde se nos enseña, corresponde guardar una posición decorosa, y oír atentamente al preceptor. ¿Hablará Vd. en la escuela? El niño que habla en la escuela turba el orden

  • Imagen Protocolo

    Las personas impertinentes. Hay ciertas personas que gustan de lucir en las conversaciones , hablando todo ellas solas, y queriendo que a solas ellas les presten la atención. Pero estas personas que precisamente son las que debían ir bien provistas de

  • Imagen Protocolo

    Tengamos sumo cuidado de que nuestro traje guarde siempre una perfecta armonía . Una pieza del vestido muy elegante, puesta con otra que no valga nada, queda deslucida y hace ridículo el conjunto. Para esto, como para el tacto social, no se pueden dar

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad de la capa, guantes, medias y zapatos, camisa y corbata. El decoro exige que la capa se lleve sobre los dos hombros y que caiga por delante , y no recogerla por encima de los brazos. Más impropio aún es replegarla debajo del codo. La urbanidad

  • Imagen Protocolo

    Placeres. Muchos jóvenes adoptan placeres en que no hallan deleite ninguno , solo porque tienen nombre de tales, sin advertir lo primero, que son como los vestidos que a cada uno le sienta bien el suyo, y los de otro, por buenos que sean, le incomodan

  • Imagen Protocolo

    La dignidad y el decoro. Regularmente sucede que aquellos a quienes, o el verdadero mérito, o la proporción ha colocado en un lugar honroso y de gran dignidad , abusan de su autoridad y del poder que le dan su empleo y sus riquezas. Los menesterosos,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y distinciones. ¿Qué tendrá Vd. presente para esa distinción? A fin de aplicar bien esta regla es preciso atender a la edad de las personas, a su rango, al lugar que ocupan en el mundo, y a las relaciones en que están conmigo. ¿Hará Vd. distinción