Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes entre abogados y clientes. Entre médicos y enfermos.

Deberes respectivos entre abogados y clientes. Entre médicos y enfermos.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los deberes respectivos.

Entre abogados y clientes.

El abogado ha de poseer un fondo inagotable de bondad y tolerancia, para que pueda ser siempre cortés con sus clientes.

Estos, al hallarse empeñados en un litigio, se ocupan incesantemente de él y fastidian al abogado con inútiles relatos.

Es preciso, pues, que se arme de paciencia, para no responder con descortesía a los que han depositado en él su confianza.

Cumple a los clientes no abusar de la tolerancia de los abogados, haciéndoles perder un tiempo precioso con inútiles consultas.

Entre médicos y enfermos.

Lo que hemos indicado acerca de los sacerdotes, diremos con respecto a los facultativos. Su misión al emprender tan espinosa carrera, es sacrificar sus comodidades y aun sus horas de solaz y de reposo al alivio de los que sufren. Más que ningún otro individuo de la sociedad, el médico está obligado a atender en primer lugar a su conciencia, y a no dejarse extraviar de la vil pasión del oro, pues de su extravío pende lo que el hombre tiene de más precioso en el mundo, que es su salud.

Es indigno ver a un médico especular con los enfermos, y contar sus ayes de agonía por las monedas que ha de recibir. El que abusa así de las lágrimas y la desgracia, es el último de los hombres.

La medicina es un sacerdocio, y los que están llamados a ejercerlo deben acercarse al altar con el alma llena de abnegación, de fe y de ternura. Los médicos, pues, han de ser reservados como los confesores; dulces, afables y caritativos como ellos; porque una palabra de bondad y de esperanza devuelve a veces mejor la salud a un cuerpo enflaquecido, que el mejor medicamento.

En el día, que hay tantas opiniones diversas en medicina, tantos sistemas y, por decirlo así, tanto ateísmo en sus creencias, en que cada particular se juzga juez competente para resolver cuestiones que la ciencia no ha alcanzado a descifrar, deben los enfermos elegir con maduro examen el método que mayor fe les inspire, y luego entregarse en manos del médico a quien elijan con confianza, y tratarle con toda la atención y miramientos que son debidos a los que han encanecido en los estudios y han de tener por precisión más conocimientos que nosotros.

Consideremos que su tiempo es precioso, y no se lo robemos con vanas lamentaciones e inútiles preguntas. Al entregarnos en sus manos, hagámoslo confiadamente, y si los resultados no correspondiesen a sus esperanzas, pensemos que la naturaleza a veces no se presta con docilidad a seguir las prescripciones de la ciencia, y que no estamos en ningún modo autorizados para llenar de reproches y hablar mal del que ha empleado todo su saber en nuestro alivio.

El médico, sin emplear para ello un lenguaje oscuro, necesita atender mucho al decoro del lenguaje, y buscar las expresiones más decentes al tratar de enfermedades y partes del cuerpo que no lo sean, principalmente cuando habla con una señora. El médico que olvidase esta suma delicadeza de lenguaje, aunque fuese un hombre eminente en la ciencia, no tendría ningún partido, sobre todo entre el bello sexo.

En las enfermedades graves, cuando los medicamentos no surtan el efecto deseado, será el primero en solicitar la cooperación de otros profesores.

Cuando la muerte es inevitable, e s preciso que el médico proceda con mucho tacto y finura para preparar el enfermo y la familia a tan duro trance, procurando dirigirse para ello a la persona menos interesada en la catástrofe inevitable. Es de su deber advertir a la familia en el momento en que crea que el enfermo necesita las auxilios espirituales, pues podrían hacérsele justos y severos cargos si obrase de otro modo.

También es reprensible que un médico abuse del angustioso estado del enfermo haciéndole inútiles visitas, pues este proceder demostraría su sórdido interés y su avaricia.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10846

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Lo que se debe observar en la mesa. Nunca conviene que el hombre urbano esté sobre sí más bien que en la mesa, porque en ella tiene que observar una multitud de acciones diferentes para evitar toda grosería y desenfreno. Así que, deberá excusar toda acción

  • Imagen Protocolo

    La compostura está bien en todas partes , y no está de más guardarla en los cafés. Así como el hombre nunca debe olvidarse de que es hombre, el de buena educación en ningún lugar debe olvidar la que ha recibido, y que cualquiera acción grosera que haga,

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los inferiores. Por natural orgullo, y principalmente en los momentos de mal humor suele el hombre vilipendiar al que está debajo ; son necesarias mucha reflexión y mucha bondad de carácter para vencer estas inclinaciones, encontrar excusa

  • Imagen Protocolo

    El juego y la diversón. En el juego o diversión, es donde el hombre manifiesta su buena o mala educación ; por eso una de las cosas en que el niño ha de estar más advertido es en el juego. La demasía del juego es un vicio detestable ; el juego debe ser

  • Imagen Protocolo

    Del hombre de mundo con su familia. ¿Qué importa que un hombre sepa hacer los honores de un convite, recibir con gracia y desembarazo, y que en la sociedad se admire su talento, sublimidad y finura; que los demás envidien las cualidades que le distinguen,

  • Imagen Protocolo

    221. No ser ocasionado, ni para empeñarse, ni para empeñar. Hay tropiezos del decoro, tanto propio como ajeno, siempre a punto de necedad. Encuéntranse con gran facilidad y rompen con infelicidad. No lo hacen al día con cien enfados. Tienen el humor al

  • Hacer el tonto

    Tratar con gente necia Aquella urbanidad " El hombre es el rey de la tierra que habita, porque no solamente doma todos los animales, no solo dispone de los elementos por su industria, sino que solo él sobre la tierra sabe disponer de ella, y aun por la

  • Formas de mirar correctas. Urbanidad de la mirada. Tres preciosas miradas

    La urbanidad de los ojos y de la cara Aquella urbanidad A menudo se conoce, dice el Sabio, por lo que se trasluce en los ojos , lo que una persona lleva en el fondo de su alma, su bondad o mala disposición; y aunque no se pueda tener a través de ello