Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes entre abogados y clientes. Entre médicos y enfermos.

Deberes respectivos entre abogados y clientes. Entre médicos y enfermos.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los deberes respectivos.

Entre abogados y clientes.

El abogado ha de poseer un fondo inagotable de bondad y tolerancia, para que pueda ser siempre cortés con sus clientes.

Estos, al hallarse empeñados en un litigio, se ocupan incesantemente de él y fastidian al abogado con inútiles relatos.

Es preciso, pues, que se arme de paciencia, para no responder con descortesía a los que han depositado en él su confianza.

Cumple a los clientes no abusar de la tolerancia de los abogados, haciéndoles perder un tiempo precioso con inútiles consultas.

Entre médicos y enfermos.

Lo que hemos indicado acerca de los sacerdotes, diremos con respecto a los facultativos. Su misión al emprender tan espinosa carrera, es sacrificar sus comodidades y aun sus horas de solaz y de reposo al alivio de los que sufren. Más que ningún otro individuo de la sociedad, el médico está obligado a atender en primer lugar a su conciencia, y a no dejarse extraviar de la vil pasión del oro, pues de su extravío pende lo que el hombre tiene de más precioso en el mundo, que es su salud.

Es indigno ver a un médico especular con los enfermos, y contar sus ayes de agonía por las monedas que ha de recibir. El que abusa así de las lágrimas y la desgracia, es el último de los hombres.

La medicina es un sacerdocio, y los que están llamados a ejercerlo deben acercarse al altar con el alma llena de abnegación, de fe y de ternura. Los médicos, pues, han de ser reservados como los confesores; dulces, afables y caritativos como ellos; porque una palabra de bondad y de esperanza devuelve a veces mejor la salud a un cuerpo enflaquecido, que el mejor medicamento.

En el día, que hay tantas opiniones diversas en medicina, tantos sistemas y, por decirlo así, tanto ateísmo en sus creencias, en que cada particular se juzga juez competente para resolver cuestiones que la ciencia no ha alcanzado a descifrar, deben los enfermos elegir con maduro examen el método que mayor fe les inspire, y luego entregarse en manos del médico a quien elijan con confianza, y tratarle con toda la atención y miramientos que son debidos a los que han encanecido en los estudios y han de tener por precisión más conocimientos que nosotros.

Consideremos que su tiempo es precioso, y no se lo robemos con vanas lamentaciones e inútiles preguntas. Al entregarnos en sus manos, hagámoslo confiadamente, y si los resultados no correspondiesen a sus esperanzas, pensemos que la naturaleza a veces no se presta con docilidad a seguir las prescripciones de la ciencia, y que no estamos en ningún modo autorizados para llenar de reproches y hablar mal del que ha empleado todo su saber en nuestro alivio.

El médico, sin emplear para ello un lenguaje oscuro, necesita atender mucho al decoro del lenguaje, y buscar las expresiones más decentes al tratar de enfermedades y partes del cuerpo que no lo sean, principalmente cuando habla con una señora. El médico que olvidase esta suma delicadeza de lenguaje, aunque fuese un hombre eminente en la ciencia, no tendría ningún partido, sobre todo entre el bello sexo.

En las enfermedades graves, cuando los medicamentos no surtan el efecto deseado, será el primero en solicitar la cooperación de otros profesores.

Cuando la muerte es inevitable, e s preciso que el médico proceda con mucho tacto y finura para preparar el enfermo y la familia a tan duro trance, procurando dirigirse para ello a la persona menos interesada en la catástrofe inevitable. Es de su deber advertir a la familia en el momento en que crea que el enfermo necesita las auxilios espirituales, pues podrían hacérsele justos y severos cargos si obrase de otro modo.

También es reprensible que un médico abuse del angustioso estado del enfermo haciéndole inútiles visitas, pues este proceder demostraría su sórdido interés y su avaricia.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10846

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Si nos centramos en uno de los ámbitos de estas obras, por ejemplo en el tema "del comer", se puede comprobar que ser bien criado en este aspecto es no ser villano, ni bruto, goloso, inquieto o travieso en la mesa. Claro, que en Erasmo no domina de este

  • Imagen Protocolo

    De la propiedad en el modo de vestir. Las formas y demás condiciones del traje están generalmente sujetas a los principios de la moda, y es preciso someternos a ella, sin olvidar cuando hayamos llegado a una edad avanzada, las modificaciones que se hacen

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el canto. El canto es una diversión que no sólo está permitida, sino que es también muy honesta y puede ayudar en gran medida a recrear el espíritu de forma muy agradable y, al mismo tiempo, muy inocente. Sin embargo, tanto la cortesía como

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del modo de levantarse de la mesa, y del modo de servir y de recoger la mesa. No hay que esperar a tener el estómago lleno de comida para dejar de comer ; y, así como la educación exige comer con moderación, también exige no comer hasta quedar

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Caja de tabaco. Desde el tiempo de Moliere se hacía rechifla de las narices sucias con el tabaco, y con razón; porque ni la misma pipa, de la que las señoras tienen tanto miedo, ofrece un disgusto tan grande a un olfato fino como

  • Imagen Protocolo

    Los chistes. Las bromas que gustan al vulgo, suelen ser por lo menos insípidas para las personas sensatas . Poco honestas pueden parecer a las matronas graves aquellas bromas que dichas en una reunión de hombres no pasarían por tales. Y he aquí una de

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Hijos míos, esta tarde pienso dar fin a mis instrucciones. Jacobito y Emilio. - Y ¿por qué, papá? El Padre. - Porque, aunque pudiera extenderme mucho más en cada uno de los artículos de que os he hablado, de moral, virtud y urbanidad, contemplo

  • Imagen Protocolo

    Replicar y contradecir en sociedad. Si nos vemos precisados a contradecir a una persona, no hemos de desmentirla abiertamente diciendo: "no hay tal; miente Vd.; eso es falso", según acostumbra la gente sin educación; en dicho caso nos valdremos de estas