Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Preceptos generales de Urbanidad. Lección segunda. Parte II.

Los secretos, la discreción y los halagos. Las acciones de las personas en sociedad.

 

Reglas de Urbanidad para niños y niñas. Imprenta José Matas. 1843.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Preceptos generales de Urbanidad.

* Pregunta. ¿Sería dar pruebas de cortesía el ponerse a leer un papel o libro sin pedir permiso a los circunstantes?

Respuesta. Fuera al contrario una grosería notable, como lo sería igualmente hablar en idioma extraño delante de personas que no lo entendiesen, y reírse con otros de los presentes, sin que todos supiesen el motivo de la risa.

* Pregunta. ¿Debe contarse a otros lo que se nos ha dicho en reserva o lo que hemos visto en alguna casa?

Respuesta. Por deferencia que tengamos a las personas que estén relacionadas con nosotros, nunca debemos revelarles lo que se nos ha confiado en secreto, así como debemos callarnos cualquier cosa que hayamos visto en nuestra casa o en la ajena, a no ser que se nos haya facultado para decirlo.

* Pregunta. En concurrencia con varias personas ¿qué se ha de tener presente?

Respuesta. Que no se debe cruzar la sala paseando por delante de ellas, que nunca se las ha de replicar ni mezclarse en su conversación sin que se nos inste a tomar parte en la misma, y que estar de espaldas a cualquiera de dichas personas sería una falta sumamente reparable.

* Pregunta. Cuando solicitamos alguna cosa de una persona a quién debamos respeto y nos sea negada, ¿qué partido tomaremos?

Respuesta. Nos conformaremos al punto con su negativa, sin demostrar el menor asomo de descontento.

* Pregunta. Y cuando seamos reprendidos, ¿qué observaremos?

Respuesta. Oiremos sumisamente la reprensión, mostraremos arrepentimiento y firme propósito de la enmienda, y cuando nos parezca que no había razón para reprendernos, nos excusaremos con humildad; presentaremos sencillamente nuestros descargos y nos abstendremos de manifestar resentimiento por la equivocación que con nosotros se padece.

* Pregunta. ¿Mira Vd. como defecto grave el negar la falta cometida?

Respuesta. La considero tan grave que miro a la MENTIRA como el peor de los vicios a que puede hallarse sujeta nuestra fragilidad, y en su consecuencia el origen de la mayor parte de males que afligen al género humano.

* Pregunta. ¿Qué exije de nosotros la generosidad y la nobleza, cuando se acusa a la persona que nos ha hecho un agravio?

Respuesta. Si la acusación es falsa, debemos defenderla con toda la energía de que seamos capaces, y en caso de considerarla justa nos hemos de abstener de hablar de ella.

* Pregunta. ¿De qué modo recibiremos los elogios que se nos tributen?

Respuesta. Lejos de engreírnos por ellos manifestaremos que se nos dispensa demasiado favor y que procuraremos granjearnos tan honrosa distinción; pero nos guardaremos de llevar nuestra modestia hasta tal punto que nos haga parecer de una condición de mucho inferior a la que en realidad nos corresponda.

* Pregunta. Y con respecto a las acciones ¿qué tendremos siempre presente?

Respuesta. Que da pruebas de no conoocer la urbanidad cualquiera que haga crujir los dedos, cruce los pies, bosteze sin taparse la boca con la mano, se suene de un modo ruidoso y mire y restregue lo que han soltado las narices.

* Pregunta. ¿No hay que acordarse de algo más en punto a las acciones?

Respuesta. Cuando nos hallemos con otras personas, para toser o escupir debemos volver la cara al lado opuesto, hemos de hablar con la lengua y jamás con signos, abstenernos de hacer ningún género de visajes ni de remedar o contrahacer a los demás; nunca hemos de tocar nada sin previo permiso de su dueño; y cuando se nos haga el elogio de un objeto de nuestra propiedad, debemos ofrecerlo inmediatamente.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8507

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    291. Saber hacer la tentativa. Compita la atención del juicioso con la detención del recatado: gran juicio se requiere para medir el ajeno. Más importa conocer los genios y las propiedades de las personas que de las yerbas y piedras. Acción es esta de

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en el templo. El templo es la casa del Señor, y por lo tanto, es necesario que guardemos en ella circunspección y respeto . Mostremos, pues, un profundo recogimiento, y procuremos no distraer con ningún ruido la atención de las

  • Imagen Protocolo

    De las tertulias y reuniones. Se empezará por saludar a los dueños de la casa y a las personas reunidas en el salón. Luego nos sentaremos, pero sin apoderarnos del puesto principal o del de alguna persona que se hubiese levantado a nuestra llegada. Un

  • Imagen Protocolo

    51. Hombre de buena elección. Lo más se vive de ella. Supone el buen gusto y el rectísimo dictamen, que no bastan el estudio ni el ingenio. No hay perfección donde no hay delecto; dos ventajas incluye: poder escoger, y lo mejor. Muchos de ingenio fecundo

  • Imagen Protocolo

    Las personas orgullosas. Los que viven en sociedad no pueden dejar de tener a cada paso motivos para quejarse unos del mal proceder de otros; pero si hubiéramos de sostener siempre nuestros derechos con todo el exceso del rigor, sería preciso que huyésemos

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los puestos de honor en la mesa , después de la cabecera, son el de la derecha e izquierda de la señora de la casa. Otros dos sitios de preferen­cia son los de cada lado del dueño. Este y su es­posa, para mayor comodidad

  • Imagen Protocolo

    De las cenas. En otros tiempos se cenaba; pero como ahora se empieza a comer a las seis , y la mesa lleva a lo menos dos horas, ha pasado ya esta costumbre que no dejaba de tener sus encantos. Desembarazados ya de todos los negocios, como de todos los

  • Los dichos y citas populares en las conversaciones

    Los dichos y citas populares en las conversaciones Aquella urbanidad ¡Cómo se reirán Clío , Melpómene , Talía , Euterpe , Terpsícore y demás Musas al verse confundidas con las inexorables Parcas !... Errores hay que, por estar sancionados por los siglos,