Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad y buenos modales en la mesa. III

Los modales en la mesa son como los cubiertos, hay que saberlos utilizar de forma correcta.

 

Tratado de urbanidad para uso de las escuelas. 1865.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad y buenos modales en la mesa.

Para tomar la sopa, ¿hará Vd. uso del tenedor?

La sopa debe tomarse con la sola cuchara

¿Usará Vd. de la cuchara para sorber las salsas?

No usaré de la cuchara para tomar la salsa que quede después de haber comido las tajadas, porque ésta se ha de dejar en el plato.

¿Pondrá Vd. varios manjares juntos?

Reunir en un plato distintos manjares es una grosería, puesto que deben comerse separadamente y uno después de otro.

¿Tolera la urbanidad que con el tenedor se tome alguna cosa de la fuente, o plato que está en el medio?

Es grosería y asquerosidad intolerables sacar con el tenedor alguna cosa del plato en que se ha servido la comida.

¿Qué hará Vd. del tenedor y del cuchillo en acabando un plato?

Si en ta casa en que como veo que hay abundancia de cubiertos y cuchillos dejaré en el plato los que me hayan servido; mas si escasean los colocaré a mi derecha encima de la servilleta.

¿Y si se han ensuciado?

Si están sucios los limpiaré con una miga de pan, y colocaré ésta en el borde del plato.

¿Ponderará Vd. la exquisitez o el buen gusto de los manjares que se presenten?

No estando entre personas de mucha franqueza no ensalzaré los manjares, porque esto además de ser un indicio de estacostumbrado a comer mal, viene a ser una reprobación de los platos que no se alaban.

Y si en la mesa de Vd. hay algún forastero, ¿le importunará Vd. para que coma?

La urbanidad permite que se inste a los comensales una que otra vez, pero sin ser pesado, ni obligarlos a que coman lo que no apetecen.

¿Observará Vd. en su casa las reglas que se han dado para la mesa?

En la casa de mis padres y en el colegio seguiré rigurosamente estas reglas, ya porque la urbanidad es de todos los lugares, ya porque usándola en mi casa la practicaré por costumbre en las ajenas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16370

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Darse importancia en sociedad. Hay señoras, que queriendo darse importancia diplomática, no cesan de repetir: "mi tío el Marqués N."; "mi amiga la Condesa de T. me ha convidado hoy a comer". Semejantes personas, lejos de captarse con tales palabras la

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del modo de levantarse de la mesa, y del modo de servir y de recoger la mesa. No hay que esperar a tener el estómago lleno de comida para dejar de comer ; y, así como la educación exige comer con moderación, también exige no comer hasta quedar

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. Ocultar el lado ofensivo de una verdad. Interrogado Despreaux por el mismo Luís XIV acerca del mérito de unos versos que éste había compuesto, respondió: " Señor, nada es imposible para V.M.; ha querido hacer

  • Encerado de una escuela.

    Nociones de urbanidad para los niños Aquella urbanidad Dime, niño, ¿qué entiendes por urbanidad o cortesanía? El modo de conciliar agradablemente lo que uno debe a los demás con lo que se debe a sí mismo. Muy bien: y ese modo de conciliar deberes respectivos,

  • Imagen Protocolo

    La paja en el ojo ajeno. Los criticones. Doña M.M. acaba de llegar a casa de su prima, joven, y tan modesta como hermosa ; y antes de tomar asiento, jadeando aun, y sin poder hablar apenas, le dice: "prima, vengo escandalizada: ¿ves cómo me palpita el

  • Personas sonrientes

    Las personas que caen bien. Las personas que agradan Aquella urbanidad Si examinamos prolijamente el por qué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que

  • Imagen Protocolo

    ¿Qué se dice de la urbanidad? Se dice que la urbanidad nos enseña a ordenar nuestras palabras y modales según el lugar en que nos encontremos, porque nos hace portar de distinta manera en nuestra casa, que en la ajena; en la iglesia, que en la calle,

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. El otro extremo antes indicado es la elegancia afectada que nos hace ridículos. Horacio nos dice la indignación que se despertaba en el pueblo romano a la vista de un rico que envanecido con sus bienes barría