Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Exageraciones impropias de la Urbanidad.

La observación nos da a conocer los usos de la sociedad, el hábito nos los hace familiares y naturales.

 

Manual de la Urbanidad y el Decoro.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Exageración impropia de la urbanidad.

Hay personas que están en natural oposición con las fórmulas exteriores de la Urbanidad. No hay duda en que ésta impone alguna sujeción; pero la práctica la destierra con el tiempo, el fino trato se adquiere con la observación y con el hábito. La observación nos da a conocer los usos de la sociedad, el hábito nos los hace familiares y naturales.

El sexo, la edad, la profesión, el genio, el lugar de nuestro domicilio nos imponen deberes distintos que cumplimos sin que nos cueste trabajo, luego que el hábito nos ha ejercitado en ellos. La crítica, que se hace a veces de estos mismos deberes, no se dirige contra la Urbanidad, sino contra ciertos individuos que abusan de ella desfigurándola con un lenguaje o gerigonza particular y con demostraciones afectadas que siempre disgustan, cuando no incomodan.

"El sexo, la edad, la profesión, el genio, el lugar de nuestro domicilio nos imponen deberes"

Sucede con la Urbanidad lo mismo que con el talento. Ciertas personas de gusto poco delicado han creído que consistía en hablar un guirigay alambicado, pedantesco, ininteligible a los mismos que le usan, y tan opuesto a las reglas de la sana razón, como a las gracias de la hermosa naturaleza. Esas personas no han discurrido que un mico representaría mejor a un hombre perfecto, que lo que un erudito a la violeta y un urbano fingido harían valer las excelentes calidades, cuyo título y mérito pretenden apropiarse.

La idea que se ha procurado dar de la Urbanidad, no es más que un imperfecto diseño, pero fielmente copiado de lo que se observa en las distinguidas reuniones entre las personas de talento y buena educación. En ellas no se encuentra aquella miserable y ridícula mezcla de gestos, arrumacos, cumplimientos insípidos y moles tos, cortesías repetidas y arlequinadas, con otras muecas desagradables que los necios califican de atributos de la Urbanidad, cuando por el contrario, todo debe ser en ella sencillo, fácil, agradable y sin afectación.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6370

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Para Bourdieu, los esquemas de clasificación social a través de los cuales se percibe y aprecia el cuerpo no sólo están fundados en la división social del trabajo, sino también en la división sexual del mismo. Las oposiciones corporales que reenvían al

  • Imagen Protocolo

    Objeciones y consejos en sociedad. Conviene aconsejar con mucha reserva y miramiento, aun cuando al afecto y el deber lo justifiquen; porque ¿hay cosa más incómoda que oír a un vanidoso o impertinente repetir a todas horas: "Yo en vuestro caso haría esto".

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. El zar Pedro que viajaba por Europa a fin de instruirse en varios ramos de construcción y manufacturas, se detuvo algunos días en Paris y fue a ver la casa de moneda. Se acuñaron muchas monedas en su presencia,

  • Las amistades nuevas y el arte de agradar

    Las obligaciones con las nuevas amistades. Deberes de cortesía Aquella urbanidad ¿A qué carta debemos quedarnos en este juego? ¿Quiénes proceden con mayor cordura, los desconfiados o los aturdidos? Ni unos ni otros. Aquí, como en casi todas las cosas

  • Imagen Protocolo

    Reuniones literarias y filarmónicas. Rara vez son divertidas las reuniones literarias . Se parecen bastante a un concierto de aficionados; pero si se ha recibido un convite y no se ha dado una excusa plausible, es indispensable ir y tener presente el

  • La cortesía familiar y el arte de agradar

    La urbanidad, los buenos modales y la buena educación dentro del hogar Aquella urbanidad Es muy general y muy loable el deseo de c onocer perfectamente y en todos sus detalles las fórmulas y los deberes que la urbanidad y la buena educación imponen en

  • Imagen Protocolo

    Del modo de saludar. La salutación es la piedra de toque del buen gusto . Hay mil maneras de saludar según las personas a quienes se saluda; pero la salutación puede ser respetuosa, cordial, afectuosa o familiar. Se ha introducido una moda de ultramar

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la posición del hombre a caballo, considerado relativamente al hombre y al caballo. La posición del jinete debe ser tal que no violente al caballo . Cada pueblo tiene su modo particular de montar a caballo. La posición del jinete así como