Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad con el prójimo.

Debemos respetar a nuestros semejantes, y evitar que exista cualquier tipo de enemistad o rencor.

 

Manual de la Urbanidad y el Decoro.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De lo que debemos al prójimo.

Salidos de la mano de Dios e hijos de la misma sociedad, leemos escrita en la lista de nuestros deberes la obligación especial de ayudarnos recíprocamente, y de ejercer las obras de la caridad religiosa.

Debemos amarnos mutuamente, porque Dios siendo nuestro padre quiere que no exista absolutamente entre nosotros ninguna especie de enemistad ni rencor, mira a todos sus hijos con igual cariño, dispone que luzca el sol tanto sobre los buenos como sobre los malos, protege la zarza del campo como el roble de la montaña. Su bondad hacia las criaturas debe ser nuestro modelo.

Las hordas de salvajes, los animales más feroces se reúnen en el peligro común y se prestan mutua asistencia; pero nosotros dotados de la luz de la razón nos hemos solemne e irrevocablemente comprometido en socorrernos en todas nuestras necesidades. El decoro religioso se extiende aun más allá. El nos ordena anticiparnos a practicar el bien, a ayudar a nuestros semejantes con todos los medios de que podamos disponer, y a mirarlos como a nuestra propia persona.

He aquí porque se recomienda la limosna como una virtud tan agradable a Dios y de tan poderosa eficacia, que reúne un tesoro en el cielo para el hombre misericordioso. Así las personas verdaderamente religiosas tienen bien presente este deber de la caridad que tanto hace resaltar las demás prendas del corazón, y duplica los goces del alma. No hay cosa, en efecto, que nos acerque más a Dios que el poder, el deseo y la facilidad de ser benéficos.

Debemos respetar en nuestros semejantes la calidad de adoradores de Dios. No nos devanemos los sesos como hacen muchos, para encontrarles defectos: ocultemos, por el contrario, a los ojos del público sus malas inclinaciones inseparables de la debilidad humana.

Establezcamos entre nosotros una unión firme, constante, duradera. Todo lo que Dios nos ha prescrito se dirige a consolidar esta unión. Todos sus preceptos son otros tantos lazos para estrecharla. Siempre que seamos negligentes en cumplir estos deberes indispensables, aflojamos los nudos, y cuando tenemos la osadía de faltar enteramente a ellos, está rota la cadena. Así nos apartamos del verdadero fin, por el cual hemos sido criados, destruimos los vínculos que deben unir a toda la gran familia, y somos rebeldes a la voluntad del buen padre que solo desea hacernos felices.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6446

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Compañías. Las malas pierden nuestra educación. Que se entiende aquí por buenas compañías. Tertulias de las primeras y últimas gentes. Sociedad de sabios. Academias de poesía y agudeza. Acompáñate con mejores que tú. Evita compañías de gente ordinaria.

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad del rostro. Dice el Sabio que por el aire del rostro se conoce al hombre sensato . Por eso debe cada uno procurar componer de tal modo su rostro que al mismo tiempo sea amable y edifique al prójimo con su exterior. Para hacerse agradable

  • Obligaciones y respeto para la familia y los parientes

    Obligaciones para con los hermanos y parientes Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular. Obligaciones positivas Estas se reducen a hacer a todos todo el bien

  • Imagen Protocolo

    La nobleza venida a menos. En esta caza, la nobleza contrajo un poco de fango, y, lo que es peor, se dejó arrebatar muchas riquezas; lo que con doble razón hizo disminuir su crédito. Los príncipes a quienes la nobleza potente había impuesto en los siglos

  • Juego de cartas

    Reglas de comportamiento y cortesía para los jugadores Aquella urbanidad Es una regla de cortesía en el juego no manifestar mal humor si os tocan malas cartas o perdéis, pues obrando de otro modo daríais a entender que vuestra tranquilidad está dispuesta

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en las diversiones corporales. A esas ideas guerreras debe atribuirse el uso de llevar espada en tiempo de paz , uso que subsistió hasta el fin del siglo XVIII; uso, que si es racional en el hombre que rige la fuerza armada conservadora de

  • Imagen Protocolo

    El paseo y las reglas de cortesía. Tan mal visto es el paseo apresurado , como el pesado, artificioso y femenil. Menear el cuerpo, echarle hacia un lado, arrastrar los pies, o ir demasiadamente erguido y, como se suele, decir, espetado, es una ridicula

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Cualquiera acción o dicho que voluntaria e ilegítimamente nos roba la estimación ajena o nos expone al desprecio, se llama injuria. La injuria, pues, debe ser calculada sobre dos