Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas consolatorias o de pésame.

Cumplir con el compromiso social de expresar las condolencas por el fallecimiento de un amigo o familiar.

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cartas consolatorias o de pésame.

Esta especie de cartas que también se llaman de pésames, no deben escribirse por mero cumplimiento. Su objeto ha de ser mitigar todo lo posible la pena y el sentimiento que se supone habrá causado la pérdida, o el fallecimiento de alguna persona allegada, o pariente de aquella a quien se escribe. Así, es preciso valerse de todas aquellas reflexiones propias para el efecto; y una de las más comunes o usadas, y aun de ceremonia precisa, es decir, que se toma parte en su pena. Empero, no basta decirlo; es necesario vestir estos dichos con unos adornos, que persuadan al paciente que son ciertos.

Para conseguir esto, uno de los medios más eficaces será colocarse uno mismo en lugar del dolorido, y se hallará poseído fácilmente de su mismo sentimiento en un grado más o menos intenso; y hallándose poseído de esta pasión le será más fácil expresaria. Ni eso es tan difícil como parece; porque la simpatía de nuestra naturaleza nos acerca a experimentar sensaciones semejantes a las que vemos en los otros.

Tampoco están ceñidas estas cartas únicamente a dar pésames por muertes; se extiendense también a consolar personas afligidas por cualquier género de desgracias. Para todo podrán sacarse reflexiones muy obvias de los modelos que damos en la sección cartas de época .

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17335

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. La vida ideal del hombre, más bien se compone de recuerdos y de esperanzas que de sensaciones actuales: y así es que no consigue ver cosa alguna entre las tinieblas del porvenir,

  • Imagen Protocolo

    El sentimiento religioso. Dando por seguro que el hombre es superior al bruto, y que en sí contiene algo de divino, debemos estimar en mucho todos aquellos sentimientos que tienden a ennoblecerle; y siendo evidente que ninguno lo hace en tanto grado como

  • Imagen Protocolo

    Sobre todo, hijos mios, no empleéis el tiempo en frivolidades. El hombre frivolo siempre parece ocupado, pero en nada de provecho. Para él los pequeños objetos son grandes, y desperdicia en bagatelas el tiempo y la atención que debiera emplear en cosas

  • Imagen Protocolo

    El comportamiento en la escuela. ¿Cómo debe mirar la niña a sus maestros? Como a sus segundos padres, porque le dan educación, la enseñan muchas cosas útiles, de inapreciable valor, y cultivan su espíritu, enriqueciéndole con saludables ideas y conocimientos.

  • Imagen Protocolo

    Hay personas que contraen la costumbre de desatender completamente al que refiere una anécdota desde que empieza a hablar, para ocuparse en recordar los pormenores de otra que se proponen referir, manifestando así un intolerante menosprecio al que se

  • Imagen Protocolo

    El salón y sus usos. Desde dicho punto de vista, el salón no necesita condiciones esenciales; es una pieza poco habitada, o habitada solo en ciertos días y a ciertas horas , que se puede airear cuando convenga y mantenerla en la deseada condición de salubridad.

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. La atención en las reuniones se divide en dos ramos muy diferentes, de los cuales el primero comprende aquella afectuosa sensibilidad que adivina las necesidades de los demás y las previene, y el segundo comprende

  • Imagen Protocolo

    181. Sin mentir, no decir todas las verdades. No hay cosa que requiera más tiento que la verdad, que es un sangrarse del corazón. Tanto es menester para saberla decir como para saberla callar. Piérdese con sola una mentira todo el crédito de la entereza.