Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El alumbramiento. La llegada de un bebé

A los quince días del nacimiento se envían a los amigos las cartas comunicando la fausta nueva

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.

Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé
Nacimiento de un bebé. Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé

Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé

Aquella urbanidad

La dama elegante no deberá recibir en los últimos meses que preceden al alumbramiento. Su silueta deformada, los cuidados de la higiene, y hasta los de preparar la canastilla para el recién nacido, la alejan de la sociedad.

Nada hay que más deleite a la mujer que el hacer esas ropitas finísimas, esos encajes y esos adornos destinados al ya querido y futuro bebe.

Se debe preparar una cunita en el gabinete de la mamá, sin prejuicio de la que se instale en su habitación o en la del la nodriza, según quien la lacte. Es muy elegante tener una pequeña canastilla con una envoltura y todos los accesorios que necesita la toilette del recién nacido.

Después del alumbramiento, la madre puede recibir en el lecho a su familia y amigas íntimas, y después de levantada, en el gabinete; está autorizada a recibir señoras en elegante deshabillé. Para recibir a los caballeros necesita estar en estado de vestirse y pasar al salón, lo menos un mes después del nacimiento del hijo.

Así, los caballeros se limitarán a dejar tarjeta o visitar al esposo.

Comunicar el nacimiento del hijo

A los quince días del nacimiento se envían a los amigos las cartas comunicando la fausta nueva:

"El señor y la señora de ..... tienen el gusto de participarle el nacimiento de su hijo Juan".

Ya se debe fijar el nombre, aunque no se haya verificado el bautizo.

Estas cartas deben contestarse en el acto con palabras afectuosas, pero se espera tres semanas o un mes para hacer la visita, si no media gran confianza.

La visitas al bebé y a la madre

Las visitas de esta clase han de ser cortas, y las amigas íntimas llevan algún regalo al recién nacido.

La madre puede devolver las visitas si el estado de su salud se lo permite, o excusarse advirtiendo a las visitantes que no tendrá el placer de verlas en algún tiempo y darles las gracias por su felicitación.

Con el nacimiento del hijo empieza para la madre una nueva vida; los cuidados del pequeñuelo, las mil enfermedades propias de la primera edad, y más tarde la educación, la absorben y hasta la tiranizan.

Sin embargo, no tiene que olvidar que además de madre es esposa, y que la ternura que conserve del marido, además de hacer su felicidad, contribuirá también a la de su hijo.

Así, conviene que la madre no exagere y atienda al hijo sin descuidar su toilette, la vida de sociedad y las atenciones que debe al marido.

En una buena organización hay tiempo para todo. El hijo ha de ser a los ojos del marido una joya más que realce los naturales encantos de la mujer.

Los pequeños cuidados, las preocupaciones, es preciso ocultarlas; el niñito, siempre limpio, encantador, en brazos de la nodriza o la niñera, elegantemente prendido, se le presenta al padre como una flor, como un delicioso juguete; pero en los momentos de trabajo o de intimidad, en los actos de la vida social en que la mujer deba acompañar al esposo, necesita un sacrificio del amor de madre para apartar al niño de su lado y atender a sus deberes de esposa.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8112

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortedad. La cortedad es la prueba más infalible de la falta de trato civil , y así vemos que el joven, la doncella o el hombre sin trato, cuando se presentan a algún sujeto de suposición, si éste les pregunta algo, se abochornan, tartamudean, no dan

  • Imagen Protocolo

    El amor filial y el respeto. La carrera de tus acciones comienza en la familia: la casa paterna es la primer palestra de la virtud ¿Qué diremos de los que pretenden amar a su patria ostentando heroísmo, y faltan a un deber tan alto como la piedad filial?

  • Imagen Protocolo

    Servir los alimentos. En los buenos hoteles, ponen además una especie de paleta , a modo de cuchillo, y un tenedor más pequeño; se usan para comer el pescado . En los convites, de ordinario hay tres platos (1): 1º. Sopa (cocido castellano, si le hay;

  • Máximas útiles a la juventud

    Educación, valores y buenos modales: máximas y citas de interés para la vida Aquella urbanidad - Amemos y respetemos a nuestros padres si queremos merecer la alabanza pública. - El que es mal hijo , tarde o temprano toca los efectos del remordimiento.

  • Imagen Protocolo

    La compostura está bien en todas partes , y no está de más guardarla en los cafés. Así como el hombre nunca debe olvidarse de que es hombre, el de buena educación en ningún lugar debe olvidar la que ha recibido, y que cualquiera acción grosera que haga,

  • Imagen Protocolo

    Los encuentros entre personas. De los encuentros. Si alguien le viniere al encuentro en la calle que sea o venerable por su vejez o reverendo por religión o grave por su dignidad o por algún otro modo digno de honras, tenga presente el niño cederle el

  • Imagen Protocolo

    Vanidad. Vive siempre alerta contra la vanidad, que es el defecto más general de la inexperta juventud , pero más cuidadosamente contra aquel género de vanidad que caracteriza a uno de mentecato; pues el carácter con que llega el hombre a verse una vez

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y las conversaciones. Lo más importante para emprender un viaje es conocer el idioma del país que se va a visitar , sin lo cual todo se vuelven disgustos y dificultades. En viaje es preciso dejar a un lado costumbres y caprichos , para no emponzoñar