Logo Protocolo y Etiqueta

Ya no hay buenas maneras

El deterioro de las relaciones sociales es evidente. Antes, en mis tiempos, la gente estaba educada...

 

Revista antigua, sin portada.

Diccionario enciclopédico Brockhaus y Efron, publicado en Rusia,1890-1907.
Coronas. Diccionario enciclopédico Brockhaus y Efron, publicado en Rusia,1890-1907.

Ya no hay buenas maneras

Aquella urbanidad

El deterioro de las relaciones sociales es evidente. Antes, en mis tiempos, la gente estaba educada y si le pegabas a alguien una patada en los riñones, por ejemplo, se resolvía la cuestión con distinción y señorío. Si iba usted al campo y golpeaba con el bastón a los gañanes de sus fincas, jamás se producía un altercado. A lo más, pequeñas revueltas que eran fácilmente sofocadas.

Es decir, descontentos producidos por agitadores que excitaban a grupos. Pero personalmente, lo que se dice entre caballeros, uno a uno, siempre acababan las cosas con la elegancia de las buenas costumbres de entonces. Y no como ahora, que va usted y le saca un ojo a un subordinado y ya tenemos los gritos, las pretensiones de indemnización, las formas descompuestas. Algo que indigna, algo que a quienes llevamos desde siglos sangre noble en las venas nos entristece profundamente.

¡Cuánto más razonable era la gentileza con que antaño aceptaban nuestros criados las razones con que justificábamos nuestra conducta! Hoy no, hoy, por culpa de costumbres extranjeras y de ideologías casi asiáticas, todo el mundo es hosco, feo, malhumorado y tiene las manos y los pies grandes y malolientes.

Medito sobre todo esto porque hoy cuando le he abierto con el bastón la bragueta a un jovenzuelo moderno de esos de los pelos largos y el libro de Mao bajo el brazo se ha organizado una barahunda -baraúnda como autoriza el Sr. Casares-, desproporcionada entre causa y efecto.

¡Cómo recuerdo aquellos tiempos en que desnudaba con la fusta, adolescentes en mis olivares, sin que nadie se diese por aludido! ¡Qué sencillez en el ejercicio de mis derechos de pernada! ¡Qué fidelidad en las miradas de los padres de las jóvenes agraciadas por mi elección! ¡Qué tiempos!, que volverán, sí, que volverán porque la educación, la cortesía, las maneras exquisitas, las formas mundanas no pueden desaparecer por mucho que lo intenten los enemigos de la civilización, de la cultura v del entendimiento razonable entre las distintas clases sociales.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18191

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad Sería una locura pretender que no se sintieran los males de la vida, pero es mayor locura no olvidarlos; sería imprudente caminar hacia el porvenir con la espalda vuelta, pero es mayor imprudencia

  • Imagen Protocolo

    Las disputas en sociedad. Los jardines de los filósofos de Atenas estaban cerca unos de otros, y nunca hubo en el mundo vecinos menos turbulentos ni menos celosos ; un camino de olivos, un bosque de mirtos o una línea de rosales separaba sistemas filosóficos

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y el vestuario. En viaje se encuentra gente de todos los caracteres y de todas las condiciones , y hay que ir siempre prevenidos y procurar ver qué clase de compañeros nos ha tocado en suerte, para trazarse la línea de conducta. Por prudencia

  • Imagen Protocolo

    Reflexiones. La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe . Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita

  • Imagen Protocolo

    Los modales. Yo no sé una regla tan generalmente útil y necesaria en todas ocasiones como el unir la cortesía de modales con la entereza de genio , porque la primera sola degeneraría y caería en una tímida complacencia o en una baja sumisión; si no fuese

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las visitas. ¿Cómo se conducirá Vd. en una visita? Al entrar en la casa ajena me descubriré la cabeza antes de llegar a la presencia de la persona a quien visite, la saludaré según su calidad, y al sentarme, porque me lo ordene , lo haré

  • Imagen Protocolo

    El comedor: situación y elementos. El comedor, para hallarse bien situado, debe estar cerca de la cocina. Aun en casa de las personas opulentas el mueblaje de esta pieza es tan sencillo que se reduce regularmente a una mesa redonda de caoba, cerezo u

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 1. ¿Qué es la cortesía? La cortesía es la habitud de portarse con todos, así en palabras como en acciones, con agrado, delicadeza y circunspección. 2. ¿La cortesía forma parte de la virtud? La cortesía,