Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Modo de conducirnos en el templo.

En un templo debemos mostrar un profundo respeto y recogimiento.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del modo de conducirnos en el templo.

El templo es la casa del Señor, y por lo tanto, es necesario que guardemos en ella circunspección y respeto.

Mostremos, pues, un profundo recogimiento, y procuremos no distraer con ningún ruido la atención de las personas que elevan a Dios sus plegarias.

Cualquiera falta de decoro, es más imperdonable en el templo.

Jamás pretendamos penetrar por lugares que estén ya ocupados, y por los cuales no podamos pasar libremente. Guardémonos, en cuanto sea posible, de llevar con nosotros niños muy pequeños que puedan perturbar a los demás. Sobre todo evitemos llevar perros.

Dentro del templo no es lícito saludar a nadie desde lejos. como no sea con un ligero movimiento de cabeza, y cuando es de cerca, nunca se ha de saludar hablando, o por lo menos debe hacerse en voz muy baja.

Tampoco está bien rezar en alta voz. La vista ha de estar continuamente fija en el lugar en donde se celebren los oficios, y es muy feo mirar a todo el mundo, y sobre todo a las personas de diferente sexo.

No tomemos nunca asiento en la iglesia sin hacer una genuflexión hacia el altar mayor. En una mujer, sería grave falta sentarse sin haber permanecido algunos instantes arrodillada.

Al pasar por delante de un altar en que esté depositado el Santísimo Sacramento, haremos una genuflexión, e igualmente si pasamos por delante de un altar donde se esté celebrando el Santo Sacrificio de la Misa, y el sacerdote hubiera ya consagrado y no hubiese consumado.

En los sitios donde estén expuestas las efigies de los Santos, basta con hacer una inclinación en señal de reverencia.

Siempre que pase a nuestro lado un sacerdote revestido, que se dirija al altar, nos detendremos y le haremos una inclinación.

Cuando se anuncie el acto de la elevación en cualquier altar, nos arrodillaremos.

Para saber cuándo debemos hacerlo durante el curso de la Misa, tendremos presentes estas reglas:

  • 1ª. Al principiar el celebrante el Introito, nos arrodillaremos hasta el acto del Evangelio, en que nos pondremos de pie.
  • 2ª. Terminado el ofertorio, podremos sentarnos hasta que el celebrante diga Sanctus, en que volveremos a ponernos de pie.
  • 3ª. Al inclinarse el celebrante para pronunciar las palabras de la consagración, nos pondremos de pie; y al acto de la bendición haremos una inclinación de reverencia.
    Cuando asistamos a oficios fúnebres, conservaremos siempre la misma actitud que tomen los celebrantes en el coro.

Al salir del templo por la puerta principal, haremos una genuflexión al altar mayor.

Nada más indigno de un hombre culto, que elegir la casa de Dios para teatro de las pasiones mundanas; por lo tanto, se abstendrá de entrar en él con otro objeto que el de venerar a su Creador.

Muy reprensible es la costumbre que tienen algunos jóvenes de dar allí sus citas, y jamás serán imitados ni aplaudidos por las personas verdaderamente cultas.

También es muy reprensible el que se coloquen los caballeros en dos filas a la puerta de las iglesias donde se acaba de celebrar la Misa para ver salir a las señoras, pues sobre abochornarlas con su presencia, su objeto desdice de la santidad del sitio.

Cuando se llegue a un país extranjero y quiera visitarse una iglesia, no debe hacerse en horas dedicadas al culto.

Cuando visitemos en país extranjero un templo en donde se tributase a Dios un culto distinto del nuestro, debemos permanecer en él con veneración y respeto, por la tolerancia debida a los que nos acompañan.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10749

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De los cabellos. Es preciso, dice " el arte de peinarse a sí mismo ", para estar bien peinado: - 1º, que los cabellos estén perfectamente cortados según la figura de la cabeza; - 2º, que se conserven constantemente en un estado de aseo por medio del cepillo

  • Imagen Protocolo

    1. ¿Una joven hermosa y rica puede por estas solas circunstancias prometerse el aprecio y consideración de los demás? 2. ¿Qué prendas hacen brillar a la mujer en la sociedad? 3. ¿Cuál es el objeto de la urbanidad? 4. La cortesía verdadera, ¿en qué virtudes

  • Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

    Urbanidad y sentimientos morales Aquella urbanidad Veracidad La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso , teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.

  • Imagen Protocolo

    También es costumbre dar té y algunas veces chocolate . Sobre éste no hay nada que advertir. En cuanto al té, lo prepara y lo sirve el dueño de la casa, mientras los criados, o si es reunión de confianza la señora, pasan bandejas de bizcochos, advirtiendo

  • Documentos de la mesa. Comportarse en la mesa

    Documentos de la mesa Aquella urbanidad No debes jamás roer ni chupar los huesos , sino partir la carne, y cogerla con el tenedor, siendo mucha indecencia el tocar los aliementos con los dedos; porque obliga a otras indecencias, como es el chupárselos,

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de los hombres. Si la sociedad de las mujeres es preciosa por los grados y ventajas que se hallan en ella, y la facilidad de adquirir bellos modales, gracia y ligereza en todas las acciones, la de los hombres es notable por otras cualidades

  • Saludo. Gesto de cortesía

    Hacer comparaciones y suposiciones puede ser de mala educación Los dos escollos de esta forma de lenguaje son totalmente opuestas, pues el uno es la trivialidad y el otro la hinchazón . La suposición , modo ya envejecido, y las más de las veces algo cándido,

  • Imagen Protocolo

    El paseo y las reglas de cortesía. Tan mal visto es el paseo apresurado , como el pesado, artificioso y femenil. Menear el cuerpo, echarle hacia un lado, arrastrar los pies, o ir demasiadamente erguido y, como se suele, decir, espetado, es una ridicula