Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Del vestido.

Ya no tanto distinguen a los individuos los trajes, como la instrucción, la educación, el ingenio y los talentos acompañados de las gracias y elegancia.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del vestido.

Tiempo ha habido en que las clases de la sociedad se distinguían por el vestido; pero como este tiempo ha pasado, ya no tanto distinguen a los individuos los trajes, como la instrucción, la educación, el ingenio y los talentos acompañados de las gracias y elegancia; de modo que aunque los vestidos sean iguales, el modo de llevarlos de a reconocer las personas a la primera ojeada de un hombre de mundo que conoce cuando previene a favor de cada uno el garbo y el aseo en el modo de vestirse.

En la obra de Miss Enrieta Wilson, se hallan pormenores que prueban que el célebre Dandyposeía principios del arte de ataviarse que le adquirieron justamente la reputación que gozaba. Si estáis ataviados y adonizados a vuestro parecer, decía, más se advierte que tenéis un vestido nuevo y el pueblo os mira, vais mal puesto.

Nos parece que esta última reflexión y "si el pueblo os mira" es tan profunda como juiciosa.

No debe confundirse, dice el autor del "Código Civil (1)", el cuidado y esmero regular en el vestirse con la coquetería; y cuántos pueden decir como Sedaine:

¡Qué de gracias te doy, vestido mío!

(Nota 1. No se habla aquí, ni del célebre jurisconsulto Merlín, ni del segundo Cónsul Cambaceres; sino del autor del Código Civil de urbanidad, y del Código del goloso o gastrónomo).

Para esto no se necesita más que un poco de memoria y agradecimiento para con su sastre.

Id siempre vestido con aseo; que vuestra ropa blanca pruebe el cuidado que tenéis de vosotros mismos, que el cepillo corra frecuentemente por vuestro sombreroy frac, y que nada en fin manifieste la negligencia o desidia.

Sin ser rico puede cualquiera ir bien vestido y ser admitido en la sociedad; solo se necesita vigilar las operaciones de sus criados, y sin tener grandes rentas salir a la calle con un pantalón limpio y el pañuelo bien puesto, observando en general así sobre esto, como sobre la diferencia de colores, y el tiempo en que se ha de llevar, las costumbres introducidas en donde quiera que uno se encuentre.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7036

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Tienes la mesa puesta, come lo que te guste. En este mi trabajo te he enseñado, ¡oh joven!, a que alejes de tu persona cuanto pueda ofender los sentidos de los presentes e indisponer su ánimo, a que te aliñes de modo que presentes la imagen de la gracia,

  • Imagen Protocolo

    CORTESANíA GENERAL. Actos inurbanos o molestos a los presentes. Tal vez se da entre las espinas un fruto silvestre, que es al paladar insípido o amargo; pero el injerto y el cultivo lo despojan de las espinas, y lo convierten en dulce y sabroso: he aquí

  • Imagen Protocolo

    El paseo y las reglas de cortesía. Tan mal visto es el paseo apresurado , como el pesado, artificioso y femenil. Menear el cuerpo, echarle hacia un lado, arrastrar los pies, o ir demasiadamente erguido y, como se suele, decir, espetado, es una ridicula

  • Escritos reservados para algunas otras Secretarías

    Los escritos confidenciales. Información reservada Aquella urbanidad Veamos algunos ejemplos de escritos confidenciales o con reserva: Para la Secretaría de Guerra Secretaría de Guerra Al Excelentísimo Señor Don Ramón Pérez, Teniente General de los reales

  • Mesa con los alimentos preparados para una comida.

    Urbanidad. Consejos sobre la alimentación y el ejercicio Aquella urbanidad Alimentos y bebidas Es perjudicial el frío después de comer. Los licores, por lo general, son malos, lo mismo que el picante, el mucho dulce, el comer mucho, o el comer o masticar

  • Imagen Protocolo

    La salita de fumar, la sala de billa, la cocina, etc. La salita de fumar es para el hombre lo que para la mujer el gabinete, el sitio donde recibe a sus amigos y donde pasa los ratos de descanso o conversaciones familiares. Una salita de fumar ha de ser

  • Imagen Protocolo

    De los almuerzos. El almuerzo es una comida de familia . Un solo criado le sirve, y se retira puestos los platos sobre la mesa, para no volver sino cuando se toma el café o el té. Es el momento de las conversaciones íntimas; se cuentan los lances de la

  • Imagen Protocolo

    Nada hay más criminal, bajo o ridículo que el mentir; es el efecto de la malicia, de la cobardía o de la vanidad, pero generalmente los que mienten no consiguen su objeto, porque tarde o temprano se descubre la mentira. El embustero que trata de rebajar