Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Tarde diecisiete. Del modo de andar por las calles.

No andéis de puntillas, como si estuvieseis bailando, a no ser para pasar un charco; no corráis de una acera a la otra de la calle, porque os tendrían por locos.

 

Lecciones de moral, virtud y urbanidad.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los hombres de juicio, que no quieren pasar por extravagantes y llamar la atención de las gentes, marchan naturalmente, ni muy lenta, ni precipitadamente, a menos que no lo exija algún negocio urgente.

Alzar afectadamente la cabeza, con un balanceo de hombros al mismo tiempo, indica orgullo o altanería.

Si vais contoneándoos y arrastrando los pies, pasareis por perezosos, que os movéis como por fuerza.

No andéis de puntillas, como si estuvieseis bailando, a no ser para pasar un charco; no corráis de una acera a la otra de la calle, porque os tendrían por locos.

No mováis violentamente los brazos como si fuesen alas o remos. Si vais con alguna persona superior, poneos a su izquierda, arreglad vuestros pasos a los suyos; no os acerquéis tanto a ella que la incomodéis; ni os separéis en tales términos, que no dais oir lo que ella hable. Tened cuidado de observar donde pisáis para no mancharos, ni salpicar de lodo a los demás que pasen. A una señora es menester ofrecer el brazo, y llevarla a la parte interior de la acera aunque ella tenga que daros la derecha; es una precaución necesaria para evitar que la salpiquen de lodo los coches, carros y caballerías, y porque el lado de las casas se considera como el preferente. El que va con dos señoras se pone en medio para darlas los brazos.

En las grandes ciudades, donde el concurso de gentes en las calles es muy numeroso, hay una convención, que se observa con el mayor rigor sin distinción de personas, y es que cada uno conserva la derecha en la acera por donde pasa; de este modo se corta todo origen de disputas, no se interrumpe la marcha, y resulta que para todos es muy cómodo.

Al tiempo de andar, sacad un poco la punta del pie hacia afuera, no sacudáis un talón contra otro, ni vayáis jugando con las chinas que halléis al paso.

Si encontráis alguna persona respetable por su edad o dignidad, saludadla cortesmente, sin volveros demasiado hacia ella, a menos que no la conozcáis particularmente.

En las grandes ciudades solamente se saluda a las personas conocidas.

Si alguno os saluda y detiene en el camino, es preciso corresponder en los mismos términos, con tal que no sea muy inferior a vosotros. Mas no por esto estáis exentos de ser corteses con él, y de tratarle con amabilidad y atención.

No a todo aquel con quien nos paramos en la calle debemos decirle ¿Cómo lo pasa V.? Esta fórmula es buena para usarla con nuestros iguales, o con aquellas personas que conocemos mucho.

El ir fumando, silbando, o cantando por las calles, es de gente ordinaria; y no importa que lo hagan sujetos que se tienen por caballeros, porque también hay caballeros muy ordinarios y de mala educación.

Tu, hija mía, dentro de pocos años tendrás que observar ciertos deberes todavía más estrictamente. En tu marcha deberá descubrirse el pudor, así como en tus miradas la decencia; una mujer, que fija los ojos en los hombres, es una desvergonzada, y si mueve la cabeza a un lado y a otro, la tendrán por una loca. La mujer debe continuar su marcha sin detenerse, ni mirar hacia atrás, a menos que no lo exija algún motivo honesto. Si algún desvergonzado atrevido la dirige la palabra, a ella toca hacerse, la desentendida, y seguir adelante sin contestar nada.

En general la conducta de una mujer debe ser más reservada que la de un hombre. Rodeada por todas partes de lazos, naturalmente debe ser desconfiada, y no olvidar jamás que el mundo juzga severamente a su sexo. La modestia es como la planta llamada sensitiva, que el más ligero tacto de cualquier cuerpo extraño, el aire mismo la ofende.

Luisita. - Papá, allí viene una señora, y creo que se dirije hacia nosotros.

El Padre. - Si, viene a hacernos una visita; levantémonos; mañana continuaremos nuestro entretenimiento.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 5108

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Advierto, hijos mios, que merendáis con muy buen apetito, y que ningún cuidado os atormenta; ¡Ojalá pudiéseis ser siempre tan felices como lo sois ahora! Pero los años pasan rápidamente, y en breve saldréis de la infancia para ser hombres, porque vais

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad del rostro. Dice el Sabio que por el aire del rostro se conoce al hombre sensato . Por eso debe cada uno procurar componer de tal modo su rostro que al mismo tiempo sea amable y edifique al prójimo con su exterior. Para hacerse agradable

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la posición del hombre a caballo, considerado relativamente al hombre y al caballo. La posición del jinete debe ser tal que no violente al caballo . Cada pueblo tiene su modo particular de montar a caballo. La posición del jinete así como

  • Imagen Protocolo

    Pedir permiso: ausencias y despedidas. Siempre que una precisa ocupación, una nece­sidad corporal u otro motivo nos obligue a dejar momentáneamente a la persona o personas con quie­nes vayamos o nos hallemos reunidos en una casa, etc., les pediremos antes

  • Imagen Protocolo

    La nobleza venida a menos. En esta caza, la nobleza contrajo un poco de fango, y, lo que es peor, se dejó arrebatar muchas riquezas; lo que con doble razón hizo disminuir su crédito. Los príncipes a quienes la nobleza potente había impuesto en los siglos

  • Imagen Protocolo

    Juventud Rural. Nociones de urbanidad. El sabio Licurgo, gobernador de Grecia, quiso demostrar al pueblo la necesidad de la buena educación. Con tal fin tomó dos cachorritos que habían nacido juntos, y enseñó a uno a cazar, mientras que al otro le dejó

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. Antes de beber ten bien mascado el alimento, y no arrimes los labios a la copa sino bien enjugados antes con la servilleta o con un pañuelo, sobre todo si alguien te ofrece su copa o si se está de

  • Imagen Protocolo

    El exceso de la infelicidad social durante los pasados siglos. Los ejercicios guerreros de que he hablado en otro lugar, además de ser una ocupación en los ratos de ocio y un medio de rapiña, eran una cosa exigida por la necesidad, por que en efecto,