Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cómo se ha de conformar el niño...

Cómo se ha de conformar el niño con las circunstancias de lugar, tiempo y personas.

 

Tratado de Urbanidad y Cortesía. 1800.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cómo se ha de conformar el niño...

El que atentamente considerare las circunstancias del lugar en que habla, de su estado y condición, de la calidad, genio o actuales circunstancias de las personas con quienes trata, errará poco en la urbanidad. Claro está, que lo que es lícito en la calle, no lo es en la iglesia; lo que en una enhorabuena, no viene bien en un duelo.

Por tanto, el niño no trocará las expresiones y cumplidos, porque es incivilidad y descortesía. Irá a la casa del pésame con seriedad, manifestando en sus palabras y acciones el interés que toma en el sentimiento que aflige a las personas más próximas al duelo, y omitirá el hablar de cosas jocosas o que exciten a reír.

Cuando vaya a dar la enhorabuena se explicará con términos regulares y no con frases exageradas ni de alegría excesiva. Al airado no le hablará jocoso, al triste consolará con seriedad.

Al enfermo visitará con amor, le auxiliará en los trabajos de la enfermedad y le animará el espíritu.

Si es amo, se hará respetar, sin faltar a la caridad; si criado, sufrirá a sus amos, porque en ellos está sirviendo al mismo Dios. Si es inferior a la persona con quien trata, cederá en todo lo posible a su gusto.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16142

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Para discurrir en sociedad sobre vicios morales o defectos físicos, veamos antes si se halla presente alguna persona a quien pueda ofender nuestro juicio. Si alguien nos hiciere con intención alguna ofensa , respondámosle con moderación y serenídad, y

  • Imagen Protocolo

    CORTESANÍA EN GENERAL. Actos inurbanos o molestos a los presentes. Roerse las uñas o morderse la piel provoca en los que lo miran fastidio y repugnancia y expone al ridículo a quien lo hace, porque nos despierta la idea del perro que roe un hueso con

  • Imagen Protocolo

    Los celos y las pasiones en sociedad. El hombre que llega a dejarse dominar de una pasión, es imposible que sepa manejarse con prudencia , porque no, ve los objetos como son en realidad, sino conforme a su pasión: un pequeño lunar le parece una deformidad

  • Imagen Protocolo

    Hay personas que contraen la costumbre de desatender completamente al que refiere una anécdota desde que empieza a hablar, para ocuparse en recordar los pormenores de otra que se proponen referir, manifestando así un intolerante menosprecio al que se

  • Imagen Protocolo

    Los gestos y acciones urbanas del niño. Las mejillas tíñalas el pudor natural y biennacido, no afeite ni color postizo. Pero aun ese pudor ha de atemperarse de tal modo que ni se tuerza en malicia ni traiga consigo dysopían, "recelo" o "timidez" y atontamiento

  • Dorothy Kintigh, profesora dando clase en su escuela.

    Necesidad de estudiar urbanidad las niñas Aquella urbanidad ¿Qué le han dicho a Vd. sobre la necesidad de estudiar urbanidad? Mamá me ha dicho, que el hombre necesita vivir en sociedad, porque sin la cooperación de todos, ninguno podría conseguir ese

  • Imagen Protocolo

    Los honores en la mesa. En los almuerzos y comidas de ceremonia, se usa envolver en la servilleta de cada convidado, un panecillo tierno de media libra, doblando al efecto sus cuatro puntas, y formando un octógono o cualquiera otra figura. Sobre la servilleta

  • Imagen Protocolo

    Reglas para escribir los memoriales. Entre las cartas misivas el escrito más respetuoso es el memorial , conocido también bajo el nombre de solicitud o instancia; y cuando se hace algún tanto dilatado, porque sea preciso, para exponer razones que persuadan,