Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los bailes en sociedad. Primera parte

Los bailes son sin duda de su agrado, por el gran partido que de ellos saca la belleza. No es cuestión baladí organizarlos para una dueña de casa

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo

Pareja sale a la pista de baile
Bailes en sociedad. Pareja sale a la pista de baile

Los bailes y las invitaciones

Desde siempre los bailes han sido el escaparate social donde se muestran los hombres y las mujeres en sociedad. Aunque los libros de urbanidad nos indican que el baile es la palestra donde triunfan las mujeres.

Arreglarse para participar en un baile en sociedad es fundamental. Gracias a los artificios del atavío, a los diamantes, a los cosméticos, al efecto de las luces y un traje seductor, una coqueta de regular belleza puede parecer irresistible.

La edad de las mujeres es un 'misterio'

- ¿Qué edad tiene esa señora?, pregunta un caballero viendo a una mujer elegantísima entrar en una sala de baile.

- Veintinueve años, le respondieron los que la conocían.

Un cuarto de hora después llegaba otra joven señora, de la cual se hizo la misma pregunta.

- Ventitrés años, respondieron.

- Pero es hija de la anterior, añadió un malicioso.

Ciertas mujeres conservan su juventud hasta una edad muy avanzada y se defienden de la decrepitud con tal perseverancia, que llegan a prolongar indefinidamente esta edad incierta que toca a la madurez sin llegar a serlo.

Espacios adecuados para organizar un baile social

Los bailes son sin duda del agrado de muchas mujeres, por el gran partido que de ellos saca la belleza. No es cuestión baladí organizarlos por la dueña de una casa. Cuando no posea un buen local, vale más abstenerse; no hay nada tan desagradable como formar parte de una sociedad de cien personas apiladas en dos o tres piezas pequeñas, en que solo pueden caber veinticinco individuos.

Supongamos que se dispone de un buen local para transformarlo en sala de baile, caso de no tener salones a propósito. Lo principal es decorarlo con arte, bien alfombrado; plantas verdes, flores y luces con profusión. En la antesala se coloca un guardarropa bien organizado y el buffet se prepara en el comedor. La dueña de la casa ha de establecer un buen tocador y poner criadas al servicio de las señoras que necesiten reparar cualquier imperfección de su tocado o atavío.

En suma, cuando se da un baile hay que estar atenta a mil detalles; vale más no ofrecer estas fiestas que hacerlo con precipitación.

Las invitaciones para el baile

Las invitaciones se reparten quince días antes, para que los convidados tengan tiempo de preparar sus trajes.

Para una soirée ordinaria, el billete de convite lleva la advertencia: "Se bailará". Tratándose de un gran baile, se es un poco menos lacónico: "El señor y la señora de ..... ruegan a los señores de ..... que les hagan el honor de asistir al baile que darán el .....".

Cuando es un baile especial, se añade: "Baile de trajes", o "Baile blanco". Aunque se haya hecho a algún amigo invitación verbal, hay que repetirla por escrito.

El vestuario para asistir al baile requieren gran esmero. Una señora casada no debe asistir más que descotada. Las jóvenes pueden ir con pequeñísimos descostes.

El abanico se conserva en la mano. El carnet de baile se prende a la cintura, y la salida de bale y demás objetos se dejan en el vestuario; solo se puede conservar una echarpe ligera, que se echa sobre los hombros cuando se aproximan a la ventana para respirar un poco de aire.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8068

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la escuela. ¿De qué modo se conducirá Vd. en la escuela? En el lugar en donde se nos enseña, corresponde guardar una posición decorosa, y oír atentamente al preceptor. ¿Hablará Vd. en la escuela? El niño que habla en la escuela turba el orden

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de cómo hay que servir, tomar y comer el pan y la sal. El lugar donde se debe poner el trozo de pan que se tiene para comer, es el lado izquierdo, junto al plato o sobre la servilleta; es descortés ponerlo a la derecha o delante o detrás del

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Antes de la hora de comer , en donde ésta es la de las cinco o las seis de la tarde, las fuerzas decaen, e inmediatamente después de la comida nadie tiene deseos de trabajar; de donde resulta que en los dos períodos

  • Imagen Protocolo

    Cuando un jugador que ha perdido deja la partida al mismo tiempo que el que ha ganado, no le mostrará en sus palabras ni acciones el menor desabrimiento. Otros juegos hay que aunque han caído algún tanto en desuso, sirven de mucho recurso para sostener

  • Imagen Protocolo

    Las visitas. Las visitas durarán unos veinte minutos, aproximadamente ; es falta imperdonable mirar el reloj. Si ruegan, esperemos un poquito; estaremos otros cinco minutos. Las visitas deben ser muy breves, si cuando nos reciben están en disposición

  • Imagen Protocolo

    Deberes del hombre para con Dios. "El culto que se tributa al que es infinitamente grande, infinitamente poderoso, infinitamente benigno, necesita ser suave y respetuoso para que su profunda humildad esté en perfecta armonía con la sublime grandeza del

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en sociedad. La conversación es el palenque en donde se ponen a prueba todas las cualidades de talento, amabilidad y finura , y es por lo tanto en donde se estrellan más fácilmente los hombres vulgares, y aun a veces los talentos

  • Imagen Protocolo

    De la mesa. La gente civilizada no se alimenta como los salvajes. Existe un decoro particular que se guarda en la mesa y que sería vergonzoso ignorar. Las personas convidadas se hallan por lo común reunidas en el salón principal. Cuando se entra a dar