Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes entre las preceptores y los padres de sus alumnos. Entre los jefes de oficinas públicas y el público.

Deberes respectivos entre las preceptores y los padres de sus alumnos. Entre los jefes de oficinas públicas y las personas que entran en ellas.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los deberes respectivos.

Entre las preceptores y los padres de sus alumnos.

La persona que recibe de un padre la alta misión de enseñar y moralizar a su hijo, contrae imprescindibles deberes de mostrarse acreedor a esta confianza, y su conducta ha de ser tan moral, digna y delicada, como noble es la misión que se confia a su virtud y a la cultura de su ingenio.

Le es indispensable, pues, corresponder con agradecimiento a la confianza que han depositado en él los padres, y mostrarse amable y complaciente en cuanto no rebaje su dignidad.

Los padres, a su vez, haciendo abstracción del interés material, que nunca debe entrar en cuenta para las almas nobles, se mostrarán altamente reconocidos a los afanes y desvelos que el preceptor consagra a sus hijos.

Un padre no tiene ningún derecho para reconvenirle por actos que están autorizados por los estatutos, la disciplina y prácticas generales que el preceptor haya ya establecido, pues cumplía a su buen juicio haberlo reflexionado antes.

En un establecimiento de enseñanza no puede haber otras distinciones que aquellas que están fundadas en la virtud y el mérito.

Según esto, la mediación de los padres para que se premie a los niños, o librarlos de las prudentes y provechosas correcciones que se Ies impongan, son exigencias ridículas, que siempre redundan en perjuicio de los mismos hijos.

Entre los jefes de oficinas públicas y las personas que entran en ellas.

El jefe de una oficina pública tiene una imprescindible obligación de recibir con afabilidad a cualquiera persona que solicite audiencia, y excitarla a que tome asiento. Pero no tiene precisión de ponerse de pie, como no sea una señora o un amigo.

Los que entren en una oficina pública se abstendrán de tomar asiento, como no se les indique, y no se acercarán a ningún bufete, de modo que puedan leer los papeles que haya encima de él, pues esto sería una imprudencia muy grande.

Deben retirarse lo más pronto posible, y hacer un saludo al oficinista desde la puerta.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10848

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    111. Tener amigos. Es el segundo ser. Todo amigo es bueno, y sabio para el amigo. Entre ellos todo sale bien. Tanto valdrá uno cuanto quisieren los demás; y para que quieran, se les ha de ganar la boca por el corazón. No hay hechizo como el buen servicio,

  • Un bautismo es una fiesta para el padre, la madre, los abuelos y los niños. Ceremonia de bautismo

    El bautismo. La fiesta familiar Aquella urbanidad Un bautismo es una fiesta para el padre, la madre, los abuelos y los niños que gustan de la bulla, la algazara y los dulces; pero es una contribución para el padrino. Mas si habéis aceptado el padrinazgo

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en la calle. La calle es el lugar en donde hemos de guardar mayor compostura. Nuestro paso no ha de ser ni muy lento ni muy precipitado . En una mujer es muy impropio el ir muy deprisa. Los movimientos del cuerpo deben ser siempre

  • Imagen Protocolo

    El cuerpo de la carta. Antiguamente se dejaba siempre una márgen de dos o tres dedos; pero en el día solo se conserva esta cortesía con las personas superiores, y con las que tratamos con poca familiaridad. En la serie de una carta, por muy corta que

  • Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos

    Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos en el siglo XIX Aquella urbanidad Se concederá el tratamiento de: 1. Santidad o Beatitud, al Papa, nuestro Santo Padre en Roma. 2. Majestad , al Rey y a la Reina, nuestros señores

  • Hacer el tonto

    Tratar con gente necia "El hombre es el rey de la tierra que habita, porque no solamente doma todos los animales, no solo dispone de los elementos por su industria, sino que solo él sobre la tierra sabe disponer de ella, y aun por la contemplación se

  • Imagen Protocolo

    El falso y presumido erudito. Cierto jardinero encontró una zarza que estaba muy lozana en la margen de un barranco; y ella le dijo con mucha urbanidad: " Señor mío, ¿no es verdad (hablemos de buena fe), que yo no ocupo el puesto que debía? Trasládeme

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los inferiores. Por natural orgullo, y principalmente en los momentos de mal humor suele el hombre vilipendiar al que está debajo ; son necesarias mucha reflexión y mucha bondad de carácter para vencer estas inclinaciones, encontrar excusa