Logo Protocolo y Etiqueta

Las visitas. Urbanidad en el medio rural. Parte cuarta.

Las visitas deben ser recibidas en la sala que se tenga para tal objeto, adonde las mandará pasar la sirvienta.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La tarjeta de visita.

Hoy se usa la tarjeta de visita. Se llama así por suplir las visitas. Se emplea cuando uno va de visita y está ausente quien se visita; en este caso se deja la tarjeta a la sirvienta, doblada un poquito la punta derecha.

Alguna vez se hace la visita que se llama por tarjeta. Consiste en pasar por la casa entregando la tarjeta a la sirvienta, sin entrar; se suele poner E.P. (en persona).

Si nos vemos obligados a despedirnos por tarjeta, se pone S.D. (se despide). Si se comunica una boda, S.C. (se casa). Hay tarjetas propias para cada caso.

Hasta aquí hemos tratado de las visitas activas, diremos pocas cosas de las visitas que recibimos.

El que tenga sirvienta, la amonestará a que reciba bien las visitas, siendo cortés y atenta con todos, para lo cual la instruirá en las fórmulas que ha de emplear para recibirlas, preguntando después de corresponder al saludo: ¿A quién debo anunciar? ¿Tendrá el señor la bondad de decirme su nombre?

Las visitas deben ser recibidas en la sala que se tenga para tal objeto, adonde las mandará pasar la sirvienta, quedando solo, mientras avisa a la persona que desea ver. Hay que procurar tardar poco, y si tardásemos, debemos presentar excusa. Se recibirá demostrando satisfacción por su presencia.

Después de saludarla, ofreceremos asiento, procurando ofrecer a la persona más distinguida el opuesto a la puerta.

"A la persona más distinguida se le ofrece el sitio opuesto a la puerta"

Después de ofrecer asiento a la visita, podemos rogarle deje el bastón y el sombrero o mandarle cubrir; en el primer caso, podemos tomarlos y llevarlos a la percha, si es un señor respetable.

No daremos muestras de impaciencia durante la estancia, pero si es inoportuno y pesado, podemos ser llamados por la sirvienta, sin que se de cuenta el visitante.

Si nos entrega alguna carta durante la visita, no la abriremos; si es urgente, pediremos permiso para leerla.

Si hace ademán de salir, y es persona distinguida, nos levantaremos sin decir nada.

Cuando se retire la visita, nos levantaremos y la saludaremos. Le acompañaremos hasta la puerta de entrada, teniendo en cuenta que en las ciudades la puerta del domicilio es donde se despide; allí termina la casa; en los pueblos, hay patios y dependencias; conviene salir hasta donde termine la casa, y allí esperar un poquito, hasta que la visita haga ademán de despedirnos. Si queremos honrarla de una manera especial, la acompañaremos un ratito en el camino.

Si quedan otras visitas y son personas más distinguidas, no se acompaña a las que salen; si se retiran las más dignas, se acompaña a éstas, dejando a las otras.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7985

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Los anteojos, el lente y el anteojo de teatro. Si os ha dado la naturaleza dos buenos ojos con niñas negras y demasiado salidas que saben disparar miradas penetrantes bajo largas pestañas, no los cubráis jamás con anteojos ; dejad

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad estando en la mesa. En la mesa ha de estar el hombre muy sobre sí, pues debe observar una infinidad de reglas para evitar toda grosería y falta de buena crianza. Suponiendo, que la limpieza nunca es más necesaria, que en la mesa, el

  • Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé

    Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé Aquella urbanidad La dama elegante no deberá recibir en los últimos meses que preceden al alumbramiento . Su silueta deformada, los cuidados de la higiene, y hasta los de preparar la canastilla para

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de los alimentos. En el hombre es inclinación tan natural buscar el placer en el beber y el comer , que san Pablo, al exhortar a los cristianos a que hagan todas sus acciones por el amor y la gloria de Dios, se consideró obligado a señalar de

  • Imagen Protocolo

    Circunstancias que hacen agradable la conversación. Los jóvenes, que empiezan a figurar en el mundo, no deben hacer gala de una vana erudición de colegio , ni aspirar a la fama de doctos valiéndose de voces tomadas de idiomas extranjeros o empleando términos

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa

  • Personas sonrientes

    Las personas que caen bien. Las personas que agradan Aquella urbanidad Si examinamos prolijamente el por qué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Todo el que tiene expedita la vista y la mano derecha puede escribir conforme le parezca; pero es preciso advertir que es una descortesía muy grande dirigir a quien quiera que sea una carta llena de garambainas y borrones. No se debe exigir