Logo Protocolo y Etiqueta

El aseo del joven rural. Primera parte.

El desaliñado, el que no se asea, es insoportable a la vista de los demás.

 

Reglas de Urbanidad para la Juventud Rural.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El aseo.

El primer deber que nos impone la urbanidad, es el aseo del cuerpo , en especial de las partes descubiertas.

Nuestros pueblos castellanos están constituidos, en su mayor parte, por personas robustas que gastan la vida sujetando con su mano la esteva del arado, revolviendo la tierra con la azada, pastoreando ganados, disfrutando, mientras tanto, del sol que tuesta su rostro, del aire puro que vigoriza su salud, todos antisépticos insustituibles, enemigos mortales de los bacillus de Koch (tuberculosis).

Los poros son fuentes intermitentes por donde brota sin cesar, durante las horas de trabajo, el sudor que gota a gota va depositando en la tierra para que en su día rinda el codiciado fruto. El sudor, con el polvo, forma una pasta negruzca que, necesariamente, hay que eliminar.

Da gloria ver a esos mocetones de Castilla, cuando a la caída de la tarde, y después de su pesado trabajo campero, se presentan en las calles de los pueblos, aseaditos, llenando la plaza de alegría, y sin otra distinción del joven de oficina que su cara rebosando salud.

El desaliñado, el que no se asea, es insoportable a la vista; en sus manos y cara, como ellos dicen en plan de mofa, "se pueden sembrar patatas" ...

El hombre de buena sociedad se distingue precisamente por su limpieza, no disculpándole el ocuparse en trabajos poco limpios, ya que debe lavarse siempre que los abandona, máxime si es para presentarse en sociedad.

"El hombre de buena sociedad se distingue precisamente por su limpieza"

Las manos se lavarán todas las mañanas y siempre que lo reclame la limpieza. Antes de presentarnos en la mesa, debemos lavarnos, costumbre que va extendiéndose y es de desear se haga en los pueblos.

Siempre que nos presten servicios funcionarios públicos que puedan haberse ensuciado, presentemos agua en una palangana limpia, toalla y jabón, antes que nos la pidan.

Lleva por complemento la limpieza de las manos el cuidado de las uñas, que deben limpiarse todas las mañanas. Es imperdonable tener las uñas de "luto", como se dice vulgarmente. Hay que recortarlas de tiempo en tiempo, de modo que no estén largas; no está permitido cortarlas delante de otro, ni con los dientes. Siempre se han cortado en forma circular, aunque la moda de la sociedad moderna lo haga en punta.

Todos los días hemos de lavarnos la cara, el cuello y los oídos. La limpieza de los oídos merece especial atención por estar en contacto con el cabello y por la destilación que se hace por las glándulas auriculares.

Otra parte interesante del cuerpo en la vida social es la boca. Con ella nos comunicamos con nuestros semejantes, teniendo que percibir por necesidad su aliento inodoro o fétido.

Consecuencia del descuido de la boca es la fetidez del aliento, negrura y caries de los dientes, y a veces terribles dolores de muelas. Conviene tener cuidado en limpiar con un escarbadientes (el escarbadientes sólo puede usarse en la mesa, no en la calle) los restos alimenticios. No es higiénico usarlos de metal; los mejores son las plumas de ave, convenientemente preparadas. Hoy se emplea mucho el cepillo, pero hay que procurar sea suave, porque de otro modo desgasta el esmalte de la dentadura, irritando las encías. Algunos, en lugar del cepillo usan una toalla, enjuagándose luego la boca con perborato al 3 por 100.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7921

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de unas naciones a otras. La recíproca urbanidad entre las naciones es una virtud artificial que la filosofía ha procurado extender y contra la cual se reacciona la natural barbarie del hombre. En donde el comercio no hizo sentir la necesidad

  • Imagen Protocolo

    El trato de los inferiores con los superiores. Para tratar con los inferiores, y aun con los iguales, como se debe, es necesario no hacer ni decir cosa que cause disgusto, pena o enfado. Al encontrarse el niño con cualquiera persona de respeto, se descubrirá

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. Así como un mismo cuerpo parece tener diferente peso, según son perfectas e imperfectas las balanzas en que lo pesamos, de la propia manera las mismas personas parecen bellísimas a uno, menos bellas a otro y casi deformes

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y el vestuario. En viaje se encuentra gente de todos los caracteres y de todas las condiciones , y hay que ir siempre prevenidos y procurar ver qué clase de compañeros nos ha tocado en suerte, para trazarse la línea de conducta. Por prudencia

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. En los convites haga presencia la alegría , quédese ausente la insolencia. No acudas a la mesa sino después de haberte lavado, pero con las uñas antes recortadas, no se quede metido en ellas algo

  • Imagen Protocolo

    El hombre de ciudad en viaje. No habléis jamás de política . No afectéis el hablar de vuestra persona. Un hombre prudente y discreto, no se franquea delante de los extraños ; alterna en la conversación cuando es indiferente, y calla cuando toma un giro

  • Imagen Protocolo

    El hombre en sus negocios puede hallar justos motivos de mal humor, pero no es más que una niebla que rara vez deja de disiparse al soplo de ternura de una mujer prudente y afectuosa. La confianza que inspira la familia no nos autoriza para usar palabras

  • Imagen Protocolo

    Preocupaciones. No adoptes jamás las ideas de los libros que leyeres ni las máximas de las sociedades que frecuentares sin examinar muy escrupulosamente si son rectas, so pena de estar expuesto a llenarte de preocupaciones en vez de hacerte guiar por