Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cuestiones sobre la urbanidad. I

La urbanidad y la civilidad para los jóvenes en unas simples cuestiones.

 

Tratado completo de urbanidad en verso, para uso de los jóvenes. 1850.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cuestiones sobre la urbanidad.

¿Puede prometerse un opulento merecer el aprecio y consideración de sus semejantes por sus meras riquezas materiales?

¿Qué prendas hacen brillar al hombre en la culta sociedad?

¿Cuáles son las cualidades que sirven de base a la buena crianza, y cuáles son los vicios que se oponen a ella?

¿Qué medio es el más fijo para granjearnos la estimación ajena?

Para conducirnos bien en la sociedad, ¿qué extremos harto comunes deberemos huir?

La excesiva llaneza y la etiqueta refinada ¿son conformes con la urbanidad?

¿Qué exige la cortesía con respecto al lenguaje y a los modales?

¿A qué circunstancias tienen de acomodarse las palabras y acciones?

¿A qué personas cederemos la preferencia según su calidad, edad y sexo?

¿Tolera la urbanidad la exageración y el artificio en los modales y expresiones?

Cuestiones sobre la urbanidad

I II III IV V
VI VII VIII IX X

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16336

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El arte de servir en la mesa. Los puestos de honor en la mesa , después de la cabecera, son el de la derecha e izquierda de la señora de la casa. Otros dos sitios de preferen­cia son los de cada lado del dueño. Este y su es­posa, para mayor comodidad

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Desde el sucio hotentote que se pasea desnudo por el cabo de Buena Esperanza hasta el afectadísimo Hortensio que se arreglaba la toga con el mismo esmero con que disponía los períodos de un discurso y acusaba

  • Imagen Protocolo

    La madre sigue siendo la tierna confidente de su hijo, la que enjuga sus lágrimas, la que le proporciona algún solaz, y la sonrisa de gratitud de la prenda de su corazón, la recompensa con usura de todos sus afanes. El padre, ¡ay! el padre tiene que guiarle

  • Imagen Protocolo

    De los semi-literatos. ¿Quién no conoce a muchos que aspiran a literatos y solo han tomado los defectos de aquellos a quienes han querido imitar? Semejantes hombres ¿se encuentran con algunos que hayan salido de la línea general, o con quien haya publicado

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa

  • Relaciones sociales, distracciones y 'fragilidad de memoria'

    Relaciones sociales, distracciones y 'fragilidad de memoria' Con frecuencia encontramos dentro del círculo de nuestras amistades personas apreciabilísimas y discretas que, para ahorrarse la molestia de corregir un defectillo de su carácter , intentan

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en el comer y en el beber durante los pasados siglos. La sensualidad no nace pasión ya formada como la venganza, la ambición y el amor, sino que se va convirtiendo en tal con el auxilio del hábito y a falta de otras más fuertes. Por esto vemos

  • Las visitas cortas y las visitas largas. Saber cómo tratar a la visitas de forma apropiada

    Las visitas cortas y las visitas largas. Saber cómo tratar a la visitas de forma apropiada Aquella urbanidad Las visitas. Estas son una de las muchas piedras de toque en que se aquilata la finura verdadera . Nada menos cierto que la manoseada frase de