Logo Protocolo y Etiqueta

De la inscripción o calificación de las cartas.

Se llama inscripción el título que se da a los sujetos a quienes se escribe, y se pone al principio de la carta.

 

El secretario español. Nuevo estilo de cartas y sus respuestas. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la inscripción o calificación de las cartas.

Se llama inscripción el título que se da a los sujetos a quienes se escribe, y se pone al principio de la carta. Esta inscripción varía según la calidad de las personas. Cuando es al Rey o Reina, se pone al principia de la carta la palabra Señor o Señora, y en lo demás del escrito V.M. -Vuestra Majestad-.

A un Príncipe o Princesa de la familia Real se pone Serenísimo Señor o Señora, y en lo demás del escrito V.A.S. -Vuestra Alteza Serenísima-.

Si escribís a alguna dignidad o corporación, el título respectivo que tengan. Serenísimo Señor -Sermo. Señor-, Excelentísimo Señor -Excmo. Señor-, Ilustrísimo Señor -Ilmo. Señor-, y en el cuerpo de la carta se debe indicar S.A. -Su Alteza-, S.E. -Su Excelencia-, V.I. -Vuestra Ilustrísima-., etc.

A las señoras casadas se las da el mismo tratamiento que a sus esposos, y a las solteras solo el de Señorita.

Entre la calificación y el principio se la carta se deja un intervalo mayor o menor, según el respeto que se debe a la persona a quien se escribe. Se deja también debajo de la misma página un espacio de dos o tres dedos, y a la vuelta se empieza a la misma altura donde se puso el título de Señor o Señora.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15706

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Una tarjeta de visita en blanco.

    Historia. El uso de las tarjetas de visita El uso de las tarjetas de visita ha llegado al abuso, y será bueno marcar algunas reglas para su acertado empleo . Para ofrecer la casa, invitaciones, etc., no se debe emplear la tarjeta de visita, sino impresos

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. Antes de beber ten bien mascado el alimento, y no arrimes los labios a la copa sino bien enjugados antes con la servilleta o con un pañuelo, sobre todo si alguien te ofrece su copa o si se está de

  • Imagen Protocolo

    La compostura general del niño. Así pues, a fin de que el ánimo bien compuesto del niño reluzca por doquiera (y reluce más que nada en el semblante), sean los ojos plácidos, pudorosos, llenos de compostura: no torvos, lo que es señal de ferocidad; no

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en las conversaciones y en el paseo. ¿Tomará Vd. parte en una conversación en que se zahiera al que le ha ofendido a Vd.? La generosidad y la nobleza de alma exigen que defienda a aquel de quien estoy resentido, si se le acusa falsamente, y

  • Imagen Protocolo

    Saber ser agradecidos. La gratitud. Si estamos obligados a sentimientos piadosos y a modales benévolos con todos , ¿cuánto mas con aquellos generosos que nos dieron prueba de amor, de compasión y de indulgencia? Comenzando por nuestros padres , no haya

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los amigos. Las opiniones y deseos idénticos y la confianza y estimación recíprocas constituyen la amistad . La mudanza en cada uno de estos cuatro elementos explica por qué se forman y por qué se disuelven las amistades, por que se robustecen

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. El que quiere dar pruebas de mucho talento se encarga de todo el peso de la conversación y pierde en efecto todo lo que gana en admiración, porque generalmente hablando, los hombres no estiman a aquellos

  • Principios de urbanidad para la juventud

    Principios de urbanidad para la juventud Aquella urbanidad Nada hay más bochornoso para un joven que el carecer de los principios de urbanidad. Un niño mal educado o que no aprovecha los consejos de sus mayores , merece con justicia el desprecio de sus