Logo Protocolo y Etiqueta

Los bailes en sociedad. Segunda parte.

Si por olvido una señora se compromete con dos caballeros para un mismo baile, necesita disculparse confesando su error a los dos y no bailar con ninguno de los dos.

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Petición de baile y atención de los invitados.

Cuando un caballero desea bailar con una señora a la que ha sido presentado, formula su invitación saludando:

- Señora, ¿quiere usted hacerme el honor de concederme este vals?

- Si señor, con mucho gusto.

Y en caso contrario, excusarse políticamente:

- Se lo agradezco, caballero, pero estoy un poco fatigada.

La señora que rehusa bailar con un caballero no puede aceptar otro, a menos que no estuviese ya comprometida, y diga al invitarla:

- Gracias, caballero, pero estoy comprometida con el señor .....

En ese caso, si tiene otro baile libre, puede concederlo si lo solicitan, y si se niega, sin tener compromiso anterior, no bailar más.

Conviene apuntar en el carnet los bailes pedidos. Si por olvido una señora se compromete con dos caballeros para un mismo baile, necesita disculparse confesando su error a los dos y no bailar con ninguno, ni aun en el caso que uno de ellos ceda su derecho.

En cambio, si un caballero olvida venir a reclamar su palabra para el baile, después de esperar unos momentos debe bailar con otro.

"Los dueños de la casa se colocan a la entrada del salón y reciben a sus invitados con una palabra amable"

Si una joven se fatiga en medio del baile, puede rogar la conduzcan a su asiento y retener a su lado a su caballero o pasear de su brazo, pero han de separarse al cesar la música.

Una señora puede ir al buffet dos o tres veces en el curso de la noche a tomar dulces y refrescos, pero no con demasiada frecuencia, no con el mismo caballero.

Para asistir a un baile no es de rigor la exactitud; al contrario, es de mal gusto llegar demasiado pronto.

Los dueños de la casa se colocan a la entrada del salón y reciben a sus invitados con una palabra amable. Es de muy buen gusto presentar a los invitados que se reciba por primera vez a los amigos antiguos, a fin de suprimir la cortedad de los recién llegados en un medio extraño.

Hay que cuidar de que sea mayor el número de hombres que el de señoras, para que no se quede ninguna sin bailar. Todos los bailadores han de invitar una vez a la dueña de la casa, la cual aceptará a los que pueda, sin repetir baile con ninguno, y procurará buscar caballeros para que invitan a las señoras que permanezcan sin bailar. No debe una señora tener toda la noche a un caballero por pareja, ni aun en el caso de ser prometidos o esposos.

Las señoras de edad que no bailan no deben colocarse en primera fila; se necesita que haya un salón íntimo para los que gusten de retirarse a él a conversar.

Una jovencita no puede ir sola al baile, a menos de ser amiga íntima de la dueña de la casa. Las que no van con su madre u otra señora, sino con su padre, hermano o cercanos parientes masculinos, son conducidas por la dueña cerca de otras jóvenes, para que estén reunidas y conversen.

Los hombres van vestidos de frac, y de smoking los jovencitos; el sombrero, abrigo, etc., se deja en el vestuario. Durante el baile, los caballeros prestan mil servicios a sus parejas; las acompañan al buffet, les ayudan a ponerse la salida de baile, etc. Nunca se empezará a bailar sin haber saludado antes a los dueños de la casa.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8070

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. En una conversación, dos personas que hablan en una lengua que los demás no entienden cometen una gran descortesía porque manifiestan desconfianza de los oyentes y que no

  • Imagen Protocolo

    De la conversación. No hay cosa más difícil en el mundo que sostener convenientemente una conversación larga y variada ; sucede ser el escollo donde se estrellan las personas de talento, la piedra de toque de los caracteres de cada uno, y en la conversación

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de los alimentos. En el hombre es inclinación tan natural buscar el placer en el beber y el comer , que san Pablo, al exhortar a los cristianos a que hagan todas sus acciones por el amor y la gloria de Dios, se consideró obligado a señalar de

  • El arte de agradar. La franqueza y confianza

    Saber manejar la confianza y la franqueza Aquella urbanidad Franqueza, confianza... Nombres hermosos que, en la mayor parte de los casos, sirven para encubrir indiscreciones censurables, imprudencias enormes y aun groserías sin disculpa posible. Siempre

  • Imagen Protocolo

    De los entierros. Cuando se ha tenido la desgracia de perder a alguno de sus parientes , se envían esquelas impresas. Recibida una de éstas, asistid a la casa mortuoria y seguid el acompañamiento a pie hasta la iglesia. Allí, después de la ceremonia religiosa,

  • ¿Qué es la civilidad? Definición, circunstancias y diversas suertes

    ¿Qué es la civilidad? Definición, circunstancias y diversas suertes Aquella urbanidad Los antiguos la definieron: " Una ciencia que enseña a complacer en el verdadero rol o lugar que nos toca ". Pero nada sabríamos sin observar las cuatro circunstancias

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad de la capa, guantes, medias y zapatos, camisa y corbata. El decoro exige que la capa se lleve sobre los dos hombros y que caiga por delante , y no recogerla por encima de los brazos. Más impropio aún es replegarla debajo del codo. La urbanidad

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. La risa inmoderada , ruidosa, frecuente y que pone el rostro convulsivo desfigura las líneas de la belleza, y es además una señal característica de locura. Algunos hombres cuando bostezan rebuznan como asnos, y queriendo