Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De la deferencia que con todos se ha tener, y particularmente con los padres.

No es solo grosería, síno brutalidad, e infamia, el hablar a los Padres con poca modestia, y mucho peor con arrogancia y altivez.

 

Reglas de buena crianza civil y cristiana.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la deferencia que con todos se ha tener, y particularmente con los padres.

Con todas estas lecciones de cortesía, y de política, no olvides jamás la que ha de ser siempre la primera. Esta es aquella afectuosa sumisión, aquella deferencia respetuosa, aquel profundo rendimiento , que has de tener a tus Padres. Si. hay precepto de cortesanía, de civilidad y política, que guardar, lo has de observar con singularidad con tus padres.

El primero y más bello frute de una buena crianza, es este profundo respeto. Por mas que ellos te estimen con ternura y te manifiesten familiar benevolencia, no dejes de vista jamás un punto tan esencial y tan delicado. Aunque te veas constituido en empleo grande, o fortuna elevada, no has de dispensarte del cumplimiento de las obligaciones más mínimas de este respeto y veneración filial; porque siempre quedarás inferior y súbdito a tus Padres en cualquier elevación, que subas; y la familiaridad no ha de hallarse jamás donde hay una eterna dependencia. Su presencia te ha de imponer siempre respeto. Tu aire, tus palabras, tu modo y tu acción, todo les ha de asegurar invariablemente de tu perfecta sumisión, de tu reconociomiento y de tu buen corazón para con ellos. Con todo género de personas has de observar las reglas de la Cortesanía; pero con los Padres no basta que seas Civil, sino que has de ser afable, reverente, atento y cortés.

No es solo grosería, síno brutalidad, e infamia, el hablar a los Padres con poca modestia, y mucho peor con arrogancia y altivez. Una palabra, un gesto poco reverente es crimen grande. No estés jamás en su presencia con el sombrero en la cabeza; no hables sino con su permiso; y deja de hablar, cuando ellos hablen. Hay consideraciones y respetos, que no son más, que de pura Cortesanía; pero hacia los Padres todo es obligación.

No has de ser menos Civil con todos los demás parientes; tus modos serán lecciones de Cortesanía para tus hermanos menores y otros tantos derechos para merecer de estos su estimación y respeto.

Guárdate de desconocer a los parientes de fortuna, o de condición inferior a la tuya; porque seria vanidad ofensiva y que manifestaría un espíritu apocado y un mal corazón. Sean los que fueren tus parientes, todos tienen derecho a que los trates con Cortesía y son acreedores de tu atención y benevolencia. Cuanto mas inferiores fueren a ti, tanto más resaltará tu grandeza de alma. Nunca serás más grande, ni más respetable, que cuando te humilles por Cortesía. La ciencia de todos estos respetos es el alma de la sociedad y en ella consiste la Cortesía, tanto, que el que la tenga, jamas faltará a de estas obligaciones.

Es menester finalmente, que tu mansedumbre y tu buen modo se extienda hasta con tus domésticos y criados, y aun también con aquellos, que te hayan ofendido, o que no reparan en disgustarte; la grosería, o poca atención de los otros no ha de alterar jamás la justa regularidad de tu buen proceder.

Sed civiles, mansos, graciosos, con todas clases de personas; la obscuridad, o la indignidad del sujeto da un nuevo lustre a la Cortesía; ninguna cosa concilia tanta honra delante de Dios y delante de los hombres como el confundir, por decirlo así, con bellos modos y con afabilidad y agrado a aquellos mismos, que hayan dicho mas injurias contra ti. Y es (como dice el Apóstol) amontonar carbones encendidos sobre la cabeza de tus enemigos.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10591

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cómo se ha de conformar el niño... El que atentamente considerare las circunstancias del lugar en que habla , de su estado y condición, de la calidad, genio o actuales circunstancias de las personas con quienes trata, errará poco en la urbanidad. Claro

  • Imagen Protocolo

    De lo que debemos al prójimo. Salidos de la mano de Dios e hijos de la misma sociedad, leemos escrita en la lista de nuestros deberes la obligación especial de ayudarnos recíprocamente , y de ejercer las obras de la caridad religiosa. Debemos amarnos

  • Aula de una escuela con niños escribiendo en la pizarra.

    Deberes del niño para consigo mismo Aquella urbanidad ¿Qué deberes te impone la civilidad con respecto a tu persona? Entre otros muchos, que por moralidad tenemos que guardar, debo en primer lugar ser muy limpio y aseado, para evitar el asco y el fastidio

  • Imagen Protocolo

    Del decoro doméstico. Es una máxima saludable portarse con atención y civilidad con las personas que nos han dado algún motivo de disgusto; pero para proceder de este modo es preciso saberse dominar a sí mismo, y por desgracia es la ciencia más difícil:

  • Imagen Protocolo

    Pasiones perjudiciales no solo a nosotros mismos, sino también a los demás. Avaricia. La avaricia, esto es, la demasiada afición al dinero o a la hacienda , es la pasión menos común en los niños, los cuales por lo regular inclinan más al vicio opuesto,

  • Imagen Protocolo

    51. Hombre de buena elección. Lo más se vive de ella. Supone el buen gusto y el rectísimo dictamen, que no bastan el estudio ni el ingenio. No hay perfección donde no hay delecto; dos ventajas incluye: poder escoger, y lo mejor. Muchos de ingenio fecundo

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Los hechos tomados de Moises y de Job, son otros tantos monumentos sagrados e incontrastables que confirman admirablemente la antigüedad de una invención que los monumentos profanos celebran a porfía. En el

  • Imagen Protocolo

    Servir los alimentos. En los buenos hoteles, ponen además una especie de paleta , a modo de cuchillo, y un tenedor más pequeño; se usan para comer el pescado . En los convites, de ordinario hay tres platos (1): 1º. Sopa (cocido castellano, si le hay;