Logo Protocolo y Etiqueta

Los buenos modales y las visitas

Las visitas de cortesía son una actividad social muy habitual entre personas conocidas y familiares

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Cómo comportarse de forma correcta durante una visita
Visitas y buenos modales. Cómo comportarse de forma correcta durante una visita

Cómo comportarse de forma correcta durante una visita

Aquella urbanidad

Sería súmamente penoso para un niño saber, al salir de una casa que hubiese visitado, que dijeran los dueños de ella "ese niño parece un gañán, sus modales son groseros y su conversación es empalagosa". ¿No tendría un positivo sentimiento, si sus padres le apellidasen hablador, impertinente, pesado o importuno?Creemos de buena fe que ambas cosas son en extremo bochornosas, y no dudamos que es muy fácil evitar que ni una ni otra suceda.

Un niño que saluda con finura, que se descubre la cabeza desde que entra en una casa cualquiera, se dienta cuando le indican que puede hacerlo, manteniendo su sombrero en la imano hasta que le invitan a que lo deje; no interrumpe a los presentes cuando están en conversación; habla cuando no puede incomodar; un niño, en fin, que sabe responder sin separarse de los límites debidos, no merecerá otra cosa que alabanzas.

Es impropio cruzar una pierna sobre la otra cuando se está con personas a quienes se debe respeto, y muy feo estar sentado con las puntas de los pies hacia dentro.

Lo es también el manosearse la cara, la nariz o las orejas; en caso necesario, debe usarse el pañuelo sin causar mucho estrépito, cubriéndose también la boca con él al estornudar.

Más impropio es aun bostezar estirando o levantando los brazos; cuando no puede evitarse un bostezo, se ha de procurar tapar la boca con la mano sin empero apretarla.

Si se ofreciese jugar y no debe un niño decidirse por sí solo a tomar parte; es regular se halle presente alguna persona de quien dependa cuyo permiso procurará obtener, y si así fuere, ha de tener muy presente que el juego es donde se logra más fácilmente el descrédito.

No es lícito faltar a la buena fe con engaños u ocultaciones y ni decoroso encolerizarse porque el juego no sea favorable; debe servir solo de honesto pasatiempo; un niño de buena educación ha de ser generoso, evitando todo lo posible el jugar con mucho interés; porque si lo hiciere, exponiéndose a perder, estará en eminente peligro de ser grosero, o cuando menos, tramposo; acostumbrándose a aventurar cantidades al azar de una suerte, puede adquirir el peor de todos los vicios, que con el tiempo le haría, sin duda, el más desdichado de todos los hombres.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 8 personas le ha parecido
Valoración 3.8
con una puntuación de 3.8 sobre 5

Nota

  • 17511

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. Los convites a una comida se hacen por escrito o verbalmente . En el primer caso, se debe responder en el término de veinte y cuatro horas. Si no se acepta, se debe alegar alguna razón plausible y con toda la urbanidad de que es uno capaz.

  • Juego de mesa en familia.

    Urbanidad para los niños en el juego Aquella urbanidad ¿Qué entiendes tú por juego según la apreciación general de la palabra? Que dista mucho de ser una virtud recreativa cual toda buena sociedad exige. ¿Por qué encuentras esa distancia entre la recreación

  • Imagen Protocolo

    El hombre en sus negocios puede hallar justos motivos de mal humor, pero no es más que una niebla que rara vez deja de disiparse al soplo de ternura de una mujer prudente y afectuosa. La confianza que inspira la familia no nos autoriza para usar palabras

  • Imagen Protocolo

    De la generosidad. Considerándose un hombre en la sociedad como igual a los demás, debe pensar que no se le llama a ella para distinguirse en generosidad ; pero como los caracteres se desarrollan bajo todos sus aspectos, encontrará ocasiones en que pueda

  • La etiqueta borgoñona en la corte de España (1547-1800). Corte de Felipe II

    El esplendor de la etiqueta borgoñona La etiqueta borgoñona en la corte de España. Etiqueta y el ceremonial de la corte española Durante estos siglos, incluso hasta las últimas décadas de la monarquía borbónica de principios del siglo XX, los observadores

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de las mujeres. Caballero, le decía la mujer fea: Vd. tiene la felicidad que embriaga en las pasiones, es pues muy justo que tenga Vd. también sus tormentos . Si Vd. viviese en la calma filosófica de la sabiduría, tendría menos agitaciones,

  • Imagen Protocolo

    Las disputas en sociedad. Los jardines de los filósofos de Atenas estaban cerca unos de otros, y nunca hubo en el mundo vecinos menos turbulentos ni menos celosos ; un camino de olivos, un bosque de mirtos o una línea de rosales separaba sistemas filosóficos

  • Imagen Protocolo

    Las institutrices. Para realizar con buen éxito su misión de educadora, la mujer necesita una persona de entera confianza que pueda reemplazarla cerca de su hijo en los momentos que haya de atender a otros deberes. Una persona de la familia, una buena