Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad y cortesía de la persona educada.

La urbanidad es una ciencia que enseña a colocar en su debido lugar lo que hemos de hacer o decir.

 

Arte de escribir pot reglas y con muestras. 1798.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Urbanidad y cortesía de la persona educada.

Proemio.

La definición que hacen los antiguos de la urbanidad, diciendo que es una ciencia que enseña a colocar en su debido lugar lo que hemos de hacer o decir, no se reduce a otra cosa que a la verdadera modestia y honestidad que deben acompañar a todas nuestras acciones y palabras; pero no pudiendo poseerse estas cualidades sin la inestimable prenda de la humildad, que debe ser el fundamento de todas nuestras operaciones y sentimientos, se infiere con claridad, que aquel será más político que sea más humilde , y al contrario. Por tanto, para que los jóvenes posean esta virtud tan útil cuanto estimable en el escrupuloso y delicado trato de la vida civil, es menester que los padres y maestros se la inculquen a sus hijos y discípulos desde la más tierna edad.

Ella es, a diferencia de la vanidad y soberbia que vienen del amor propio, la joya apreciable, cuyo valor e interés arrastra tras sí el corazón del hombre que la observa. No solamente consiste en pensar de sí mismo con fpocas ventajas, sino en preferir siempre en las cosas, lícitas la complacencia y comodidad ajena a la suya propia, hasta el extremo de horrorizarse de cuanto pueda desazonar o perjudicar al prójimo, que es en lo que consiste la verdadera modestia y humildad cristiana, tan semejantes y análogas a la caridad, que insensiblemente nos encaminan a amar a nuestros semejantes, y a no hacer con ellos lo que no quisiéramos se hiciese con nosotros mismos.

A cuatro cláusulas podemos reducir la práctica de la ciencia urbana: primera, a portarse cada uno según su edad y estado; segunda, a mirar siempre a la calidad de la persona con quien se trate; tercera, a observar el tiempo en que sucede; cuarta, y a considerar el lugar en que se hace. No hay otros medios por donde pueda conocerse el hombre a sí mismo y a los demás, y observar los lugares y el tiempo, tan necesarios para que sus accíones no parezcan descorteses y extravagantes, aun cuando por otro lado sean ejecutadas con la más sana intención. Mas para esto, se necesita de parte del sujeto cierto tino y sindéresis natural, que pueda sin ofuscación distinguir la diferente cualidad de las cosas; pues sucede muchas veces, que por falta de este discernimiento se toma lo falso por lo verdadero, y se hacen misterios de cosas frívolas, al paso que por otra parte se atropellan inconsideradamente las de mayor importancia. De aquí dimana la dificultad de distinguir la cortesía de la familiaridad, cuyo conocimiento es tan importante en ciertas ocasiones, que si en unas es enteramente urbana y decente, en otras es sumamente descortés y ofensiva.

Todo cuanto se trata, en el mundo es, o entre personas que tienen mucho conocimiento entre sí, o entre las que tienen poco, o entre las que no tienen ninguno. Unas y otras tienen sus conversaciones recíprocas, o bien de igual a igual, o de inferior a superior, o de superior a inferior. Si de igual a igual hay mucho conocimiento, entonces la familiaridad es decente; si hay poco, es una descortesía; y si ninguno, una ligereza de entendimiento. Si entre inferior y superior es mucho o el conocimiento que hay, es desvergüenza la llaneza o familiaridad (a no consistir en un mandato expreso); pero pasa a ser insolencia y brutalidad, si absolutamente no se conocen ni se tratan. Por último, es siempre decente de superior a inferior la familiaridad, porque con ella se obliga más al que la recibe.

Según estas circunstancias; o son todas nuestras acciones respecto de otros absolutas e independientes, o dependientes y no absolutas, conforme a las diferentes clases de personas superiores, iguales o inferiores. A las primeras casi todo les es permitido, porque mandan; a las segundas, muchas cosas, porque no hay derecho para censurarlas, y a las terceras, ninguna porque solo las es decente lo que se encierra dentro de los límites de la modestia. De aquí es, que la familiaridad solo corresponde a las dos primeras clases de personas, y no a la última sin orden expresa de aquellas de quienes depende, en cuyo caso debe ser, no obstante, con las precauciones correspondientes.

Como estos principios generales son muy a propósito para cualquiera que sepa aplicarlos a todas sus acciones, conviene reducirlos a reglas que expliquen por menor el modo de comportamos con los demás hombres. Leídas y releídas en las escuelas por los jóvenes que a ellas acuden, adquirirán el debido conocimiento de la ciencia cortés y urbana, y tendrán con él un norte seguro por donde dirigirse en todas sus operaciones al bien obrar, y proporcionarse insensiblemente la llave maestra con que, cómo dijimos en la introducción, se abren las puertas del templo de la fortuna.

Las obras de que principalmente nos hemos valido para componer estas cortas lecciones que ofrecemos al público, son la: "Urbanidad y cortesía universal", traducida del Francés por Don Ignacio Benito Avalle, y los "Elementos de Gramática Castellana, Ortografía y Caligrafía y Urbanidad", dispuestos para uso de los discípulos de las Escuelas Pías por el Padre Santiago Delgado, sacerdote de las mismas. Uno y otro autor escribieron con tanto acierto y tan arreglados al fin que respectivamente se propusieron, que he tenido por conveniente tomarlos por modelo, y no callar en este lugar lo mucho a que les soy deudor.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16402

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Libro de aforismos

    Aforismos de Baltasar Gracián Código de buen gobierno para las personas Un aforismo es una máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte . Esta es la definición que hace el diccionario de la Real Academia Española, R.A.E. Baltasar

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad de la capa, guantes, medias y zapatos, camisa y corbata. El decoro exige que la capa se lleve sobre los dos hombros y que caiga por delante , y no recogerla por encima de los brazos. Más impropio aún es replegarla debajo del codo. La urbanidad

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad. Dice Duclós que la urbanidad es la expresión o la permuta de las virtudes ; pero Labruyere da de ella una definición más exacta, al parecer, y más clara. Dice que el espíritu de urbanidad es cierta atención a que nuestras palabras y modales

  • Imagen Protocolo

    Las disputas en sociedad. Entre las causas de las disputas es preciso indicar la manía de explicar los hechos antes de tener seguridad de su existencia , lo que da lugar a que se dispute con más calor y que todos hablen como suele decirse en el aire.

  • Imagen Protocolo

    El trato entre personas iguales. La urbanidad en todas partes es amable, y distintivo de una persona bien criada. Donde se prueba más bien es en el trato de personas iguales, porque si con respecto a los superiores puede la vergüenza y el recelo, con

  • Imagen Protocolo

    El paseo y las reglas de cortesía. Tan mal visto es el paseo apresurado , como el pesado, artificioso y femenil. Menear el cuerpo, echarle hacia un lado, arrastrar los pies, o ir demasiadamente erguido y, como se suele, decir, espetado, es una ridicula

  • Imagen Protocolo

    Cuando un jugador que ha perdido deja la partida al mismo tiempo que el que ha ganado, no le mostrará en sus palabras ni acciones el menor desabrimiento. Otros juegos hay que aunque han caído algún tanto en desuso, sirven de mucho recurso para sostener

  • Imagen Protocolo

    Disección de las aves. Pavo. Se trincha de dos modos: el primero consiste en levantar un alón y un anca por el mismo lado, y luego el alón y anca opuestos ; se ponen las ancas aparte, después de haberlas dividido en dos trozos, y los alones se cortan