Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad y sentimientos morales

Hay que evitar en todo caso la soberbia, la avaricia, la obscenidad en las palabras y en los hechos, la ira o cólera, la gula, la envidia, la pereza o poco apego al trabajo...

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.
Escultura. Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

Urbanidad y sentimientos morales

Aquella urbanidad

Veracidad

La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso, teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.

Justicia

La justicia exige que cada uno reciba el premio o castigo a que se haga acreedor por sus obras, a cuyo fin el hombre necesita reunir: prudencia, para distinguir lo bueno de lo malo, lo justo de lo injusto, lo conveniente de lo inconveniente, apreciando las cosas tal y como son, absoluta y relativamente; fortaleza, o firmeza de carácter, para no dejarse doblegar por nada ni por nadie ante la justicia; fe y esperanza, para robustecer la fortaleza, porque sin fe ni esperanza en las buenas causas no hay constancia, y sin constancia no se da cima a las empresas.

Defectos detestables

Lo son, entre otros, la soberbia, la avaricia, la obscenidad en las palabras y en los hechos, la ira o cólera, la gula, la envidia, la pereza o poco apego al trabajo, la afición al juego de intereses, el egoísmo, la vanidad, el orgullo, la murmuración y la blasfemia, el hurto y robo, y la desobediencia.

Funestas consecuencias se deducen de ellos, y el hombre debe evitarlos a todo trance por medio de la humildad, sin dejar de ser digno; con el sentimiento de justicia, de generosidad y de caridad o amor al prójimo; con la costumbre de hablar y obrar siempre con decencia y cortesía; con la paciencia; con la templanza en el comer y beber; con la actividad o afición al trabajo y al orden en las operaciones; con el deseo de comer y de vivir con el trabajo.

Es también un defecto, que debe evitarse con la observación detenida, con la serenidad y la prudencia, el atolondramiento o falta de reflexión, propio generalmente de la juventud.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18307

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Invitar y responder a las invitaciones: reglas de etiqueta

    Invitar y responder a las invitaciones: reglas de etiqueta Aquella urbanidad Las invitaciones escritas son la manera más formal de invitar a alguien a una celebración, reunión o cualquier otro tipo de acto o evento. Nada más convencional que las reglas

  • Imagen Protocolo

    Conversaciones comunes. Hay una multitud de individuos que no dicen una palabra de más ni de menos un día que otro, y en quienes la conversación se ha hecho estereotípica en su memoria. Entran en un corrillo números, y después de haber saludado con poca

  • Cómo levantarse de la cama al despertar

    Cómo levantarse de la cama al despertar Aquella urbanidad Deben los niños observar la regla de no descubrirse totalmente cuando se les despierta por los ayos o pajes. Es preciso acostumbrarse desde la niñez a tener decoro , y sería muy impropio y, hasta

  • Imagen Protocolo

    Citas sobre la urbanidad. La urbanidad es al talento lo que la gracia al rostro; es la dulce imagen de la bondad del corazón. Voltaire. La finura que no está basada en la virtud y en la bondad, es un falso oropel que solo puede ofuscar al necio y al ignorante.

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Antes de la hora de comer , en donde ésta es la de las cinco o las seis de la tarde, las fuerzas decaen, e inmediatamente después de la comida nadie tiene deseos de trabajar; de donde resulta que en los dos períodos

  • Imagen Protocolo

    Los viajes y las conversaciones. Lo más importante para emprender un viaje es conocer el idioma del país que se va a visitar , sin lo cual todo se vuelven disgustos y dificultades. En viaje es preciso dejar a un lado costumbres y caprichos , para no emponzoñar

  • Imagen Protocolo

    La compostura en la escuela. A la hora competente y precisa saldrá de su casa el niño , besando la mano a sus padres, y tomando todo lo necesario para el cumplimiento de su obligación, sin detenerse con los otros niños en juegos, ni acompañarse con los

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales. El juego en sociedad. Si mientras se juega llega alguno, mayormente si es persona de respeto, debe invitársele diciendo: "¿Vd. gusta divertirse o continuar?"; al mismo tiempo se le ofrece y cede el puesto. Cuando uno gana no debe pedir