Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes de la buena educación relativos a varias circunstancias de la vida. El matrimonio

¿Hasta dónde llega la obligación de regalar, en las personas que no están comprendidas entre los padres o hermanos de ambos contrayentes?

 

Nuevo Manual de la Buena Sociedad o Guía de la Urbanidad y de la Buena Educación.

Pareja de novios en el bosque
El matrimonio y los regalos. Pareja de novios en el bosque

El matrimonio y los regalos de los invitados

Los regalos de boda son un compromiso que adquirimos en cuanto recibimos una invitación.

La ceremonia del matrimonio, tiene particulares derechos, a la enseñanza de la urbanidad pues es una de la más íntimas de las relaciones sociales, y es casi siempre ocasión de fiestas muy brillantes.

Los preliminares, celebración, y actos subsiguientes de las bodas

Generalmente se acostumbra guardar el mayor secreto en los preliminares de un matrimonio, por que se teme, con bastante razón, siniestras interpretaciones en el caso que fracase; mas desde el momento que se han tomado los dichos, es preciso participarlo confidencialmente a los amigos íntimos y a aquellas personas con quienes se tienen obligaciones. Mas tarde debe darse conocimiento por medio de un billete a todas aquellas personas con quienes se está en relaciones. En este caso, las personas que reciben tales anuncios, están en obligación de visitar.

Suficiente y variadísima materia daría para un divertido cuadro de costumbres, la relación del ceremonial de los diversos pueblos del mundo civilizado en los preliminares, celebración, y actos subsiguientes de las bodas, pero sería muy ajeno de nuestro propósito, extrraviarnos de esa manera; cumpliendo solo a nuestro objeto, señalar los principios más generales de buena educación, adaptables a todos los países y costumbres.

Acaso, los regalos, sean la costumbre más generalmente recibida en todos los matrimonios de los pueblos conocidos. Su importancia, valor y materia, están en relación con las facultades del que les hace y la calidad y posición de la persona a quien se dirigen; circunstancias que son difíciles de valuar de antemano y que se deben abandonar al buen sentido.

¿Hasta dónde llega la obligación de regalar, en las personas que no están comprendidas entre los padres o hermanos de ambos contrayentes? Es también una cuestión completamente personal y que debe resolver únicamente el que crea hallarse en ese compromiso.

La desposada suele adoptar el traje blanco para el acto de su matrimonio, llevando algunas tan allá esta práctica, que adoptan también este color, para todos los demás adornos abanico, chal, y libro de oraciones.

Si hay baile, debe tomar por pareja la persona más honorable de la reunión, y aún mejor que todo su esposo retirándose misteriosamente acompañada de su madre, y señoras más allegadas.

Los convidados deben ofrecer a su vez, bien una comida, un baile, o ambas cosas a los desposados.

Pasado algún tiempo los recién casados, pagan las visitas a todas aquellas personas que han tenido con ellos esta atención.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 4728

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las visitas de cortesía. Las visitas son una costumbre que tiende a mantener los lazos de amistad y las relaciones sociales . Es de buen gusto visitar a las personas a quienes estamos obligados por algún acto de deferencia; otras veces la visita es necesaria

  • Imagen Protocolo

    La duración del luto. Por penoso que esto sea, es necesario hablar de los lutos. Abordemos de frente la cuestión si no queremos renovar la célebre anécdota del anciano príncipe de Haunitz, que había prohibido pronunciar delante de él la palabra "muerte"

  • Imagen Protocolo

    El cuerpo de la carta. Antiguamente se dejaba siempre una márgen de dos o tres dedos; pero en el día solo se conserva esta cortesía con las personas superiores, y con las que tratamos con poca familiaridad. En la serie de una carta, por muy corta que

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Este arte maravilloso que da color y cuerpo a los pensamientos (así lo asegura Brebeuf, con otros, añadiendo que es el arte de pintar la palabra y hablar a los ojos por medio de los trazos y lineas que forma

  • Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás

    Los niños y los buenos modales. Aprender a tratar bien a los demás Aquella urbanidad El niño debe acostumbrarse a respetarse a sí mismo , a fin de que los demás le respeten también a él; es decir, si no quiere que sus compañeros le llamen con apodos.

  • Imagen Protocolo

    Las habitaciones de la casa. El primer grado de riqueza de una sala consiste en estar colgada de tercippelo o labrado, tener espejos que cubran sus paredes de arriba a bajo, un magnífico cielo raso pintado, lujosos divanes de seda, pavimento de caoba,

  • Imagen Protocolo

    Introducción. A mis pupilos. Al ofreceros estas Reglas de u rbanidad para niños y niñas no es mi ánimo suponer, amigos míos, que debáis mirarlas como un trabajo exclusivamente mío; otro autor ha dicho ya, con razón, que en la redacción de las reglas de

  • Imagen Protocolo

    La madre sigue siendo la tierna confidente de su hijo, la que enjuga sus lágrimas, la que le proporciona algún solaz, y la sonrisa de gratitud de la prenda de su corazón, la recompensa con usura de todos sus afanes. El padre, ¡ay! el padre tiene que guiarle