Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes de la buena educación relativos a varias circunstancias de la vida. El matrimonio

¿Hasta dónde llega la obligación de regalar, en las personas que no están comprendidas entre los padres o hermanos de ambos contrayentes?

 

Nuevo Manual de la Buena Sociedad o Guía de la Urbanidad y de la Buena Educación.

Pareja de novios en el bosque
El matrimonio y los regalos. Pareja de novios en el bosque

El matrimonio y los regalos de los invitados

Los regalos de boda son un compromiso que adquirimos en cuanto recibimos una invitación.

La ceremonia del matrimonio, tiene particulares derechos, a la enseñanza de la urbanidad pues es una de la más íntimas de las relaciones sociales, y es casi siempre ocasión de fiestas muy brillantes.

Los preliminares, celebración, y actos subsiguientes de las bodas

Generalmente se acostumbra guardar el mayor secreto en los preliminares de un matrimonio, por que se teme, con bastante razón, siniestras interpretaciones en el caso que fracase; mas desde el momento que se han tomado los dichos, es preciso participarlo confidencialmente a los amigos íntimos y a aquellas personas con quienes se tienen obligaciones. Mas tarde debe darse conocimiento por medio de un billete a todas aquellas personas con quienes se está en relaciones. En este caso, las personas que reciben tales anuncios, están en obligación de visitar.

Suficiente y variadísima materia daría para un divertido cuadro de costumbres, la relación del ceremonial de los diversos pueblos del mundo civilizado en los preliminares, celebración, y actos subsiguientes de las bodas, pero sería muy ajeno de nuestro propósito, extrraviarnos de esa manera; cumpliendo solo a nuestro objeto, señalar los principios más generales de buena educación, adaptables a todos los países y costumbres.

Acaso, los regalos, sean la costumbre más generalmente recibida en todos los matrimonios de los pueblos conocidos. Su importancia, valor y materia, están en relación con las facultades del que les hace y la calidad y posición de la persona a quien se dirigen; circunstancias que son difíciles de valuar de antemano y que se deben abandonar al buen sentido.

¿Hasta dónde llega la obligación de regalar, en las personas que no están comprendidas entre los padres o hermanos de ambos contrayentes? Es también una cuestión completamente personal y que debe resolver únicamente el que crea hallarse en ese compromiso.

La desposada suele adoptar el traje blanco para el acto de su matrimonio, llevando algunas tan allá esta práctica, que adoptan también este color, para todos los demás adornos abanico, chal, y libro de oraciones.

Si hay baile, debe tomar por pareja la persona más honorable de la reunión, y aún mejor que todo su esposo retirándose misteriosamente acompañada de su madre, y señoras más allegadas.

Los convidados deben ofrecer a su vez, bien una comida, un baile, o ambas cosas a los desposados.

Pasado algún tiempo los recién casados, pagan las visitas a todas aquellas personas que han tenido con ellos esta atención.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 4728

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las lecturas. Volvamos a reanudar la lista de los tocados de este maleficio. Hay también, de seguro, entre nuestras relaciones, señoritas de rostro agradable, en cuyas nociones del amor, el matrimonio y la vida de sociedad, influyeron de tal modo las

  • Imagen Protocolo

    Idea general de la urbanidad. Lección primera. * Pregunta. ¿Qué es URBANIDAD? Respuesta . El arte de ordenar agradablemente nuestras palabras y acciones, atendiendo al lugar en que nos encontramos, y a la edad, calidad y sexo de las personas que están

  • Imagen Protocolo

    Los gestos y acciones urbanas del niño. Las mejillas tíñalas el pudor natural y biennacido, no afeite ni color postizo. Pero aun ese pudor ha de atemperarse de tal modo que ni se tuerza en malicia ni traiga consigo dysopían, "recelo" o "timidez" y atontamiento

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad general y decoro exterior. Ahora bien, el cargo de formar a la niñez consta de muchas partes, de las cuales la que es tanto principal como primera consiste en que el ánimo ternezuelo se embeba de las aguas seminales de la divina piedad; la siguiente,

  • Imagen Protocolo

    Deberes para con nosotros mismos. " Lo que puedo decir con seguridad, es que en mis luchas algún tanto arduas debí una gran parte de mis triunfos a ciertas virtudes de segundo orden, tales como la urbanidad ". Julio César. " Conocí a un hombre que todo

  • Imagen Protocolo

    Reflexiones. La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe . Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita

  • Imagen Protocolo

    Tiempo. Todos hablan del valor del tiempo. Ociosidad y holgazanería. Aprovecha los instantes. No pierdas la primera ocasión. El método abrevia y facilita los negocios. Si te falta tiempo al sueño que lo presta. Empeños y pretensiones. Nada hagas con tropelía.

  • Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

    Urbanidad y sentimientos morales Aquella urbanidad Veracidad La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso , teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.