Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las tertulias y encuentros musicales.

Las tertulias y encuentros amenizados por un músico u orquesta.

 

La urbanidad en verso. 1851.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las tertulias y encuentros musicales.

¿Qué debe hacer un músico que estando en una reunión con personas conocidas, le rueguen que se sirva tocar alguna pieza?

Siempre que un músico se halle
con personas conocidas
en una casa, y le rueguen
que tocar algo se sirva,
primero debe excusarse;
diciendo que no sabría
tocar para complacerles
cual merecen y suplican;
pero luego ha de acceder,
sin aguardar que repitan
con porfía los demás
la súplica dicha arriba.

Al empezar se abstendrá
de afinar en demasía
su instrumento, porque es cosa
que cansa y siempre fastidia.

En cuanto le sea dable,
tocará con maestría
y siempre aquella tocata
o pieza que se le pida.

Empero si los demás
pieza alguna no le indican,
podrá tocar la que quiera
con tal que sea escogida.

Y las personas restantes de la reunión, ¿qué observarán?

Los demás, mientras el músico
tocará la cosa dicha,
se abstendrán de conversar
y de cuanto dar podría
indicios de que la pieza
o el músico les fastidia.

Lo que si deben hacer,
pues lo exige la política,
es guardar mucha atención
y manifestar que estiman
la mucha condescendencia
que aquel les dispensarla;
debiendo después, por ella,
darle gracias expresivas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16500

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Una tarjeta de visita en blanco.

    Historia. El uso de las tarjetas de visita El uso de las tarjetas de visita ha llegado al abuso, y será bueno marcar algunas reglas para su acertado empleo . Para ofrecer la casa, invitaciones, etc., no se debe emplear la tarjeta de visita, sino impresos

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el juego. El juego es una diversión que a veces está permitida, pero que hay que tomar con muchas precauciones. Es ocupación a la que se puede dedicar algún tiempo, pero es preciso observar en él cierto comedimiento. Se requiere mucha cautela

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del decoro particular del bello sexo. *** Pregunta. ¿Qué reglas tendrá presentes una señora para no faltar al DECORO particular de su sexo? Respuesta . La primera y la más importante de todas es, que el decoro ha establecido para el bello sexo

  • Escuela de C.M. Henderson & Co., Chicago.

    Deberes para con nuestros semejantes Aquella urbanidad ¿En cuántas clases pueden distinguirse nuestros semejantes para el trato y comunicación social? En tres, a saber en superiores, iguales e inferiores. ¿Cómo te producirás con ellos para no fallar a

  • Imagen Protocolo

    Las conversaciones en sociedad. Alguna vez será permitido, a fin de amenizar la conversación con la variedad, continuar la narración que acaba de concluirse, usando previamente de estas expresiones: "ahora que me acuerdo u ocurre"; "a propósito de esto";

  • Imagen Protocolo

    Del arte de trinchar, y del servicio de la mesa. La costumbre, ya muy generalizada, de sacar los manjares ya trinchados en grandes fuentes, ha quitado su importancia a este arte, que en tiempos anteriores formaba una parte muy esencial de la buena educación

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los amigos. Las personas indiferentes no quieren tomarse la molestia de descubriros vuestros defectos; las personas malignas se burlan de ellos y os elogian para que no os enmendéis; solamente un amigo sabe hablar sin ofender, y con amabilidad

  • Imagen Protocolo

    Comentario sobre "La urbanidad en las maneras de los niños". Ningún introductor más justificado que Norbert Elias para comentar esta obra de Erasmo, ya que fue él quien ha explorado un territorio antes prácticamente desconocido que, a partir de sus trabajos,