Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Preceptos generales de Urbanidad. Lección segunda. Parte I.

El orden y el respeto atendiendo a la edad, capacidad y sexo de las personas. Los saludos.

 

Reglas de Urbanidad para niños y niñas. Imprenta José Matas. 1843.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Preceptos generales de Urbanidad.

* Pregunta. Debiendo atender a la EDAD, CAPACIDAD y SEXO de las personas para aplicar las reglas de urbanidad, ¿qué establecerá Vd. por punto general?

Respuesta. Que entre las de una misma calidad y sexo se deben los respetos a la de mayor edad, entre las de un mismo sexo y diferente calidad la de más elevada categoría, y entre las de distinto sexo a las mujeres constantemente.

* Pregunta. Y para poner en práctica los principios de urbanidad, ¿se sigue siempre el orden de respeto?

Respuesta. Siempre se sigue, excepto en los casos de convite, baile, tertulia, etc., en que los dueños de la casa suelen ofrecer los respetos a todos los convidados del respectivo sexo, aunque por su edad y calidad deban ser ellos quienes los reciban.

** Pregunta. ¿Qué debe practicar un joven al entrar en la casa ajena?

Respuesta. Se descubrirá la cabeza antes de llegar a la presencia de las personas a quienes busque, las saludará luego por el orden de respeto, y al ser invitado para sentarse, lo hará en el lugar inferior.

*** Pregunta. Al entrar en la casa ajena ¿qué observará una señorita?

Respuesta. Dará la mano izquierda al caballero que le presente su derecha para acompañarla, saludará luego por el orden de respeto a las personas que se hallen en la sala en que sea recibida, y al ir a sentarse, lo verificará en el lugar que le corresponda por su calidad y por sus años.

** Pregunta. ¿De qué modo saludará un caballero a las personas conocidas?

Respuesta. Se quitará el sombrero con la mano derecha, inclinará algo el cuerpo separándose un poco hacia el lado opuesto a aquel por donde viene la persona a quien saluda, y dirá en voz afable: a los pies de Vd. señora, o beso a Vd. la mano caballero.

*** Pregunta. Y ¿cuál será el saludo de una señorita?

Respuesta. Inclinará modestamente el cuerpo, y dirá con afabilidad: beso a Vd. la mano, señora, o beso a Vd. la mano, caballero.

* Pregunta. Encontrándose dos personas conocidas en un paraje cualquiera, ¿cuál ha de empezar el saludo?

Respuesta. La inferior en orden al respeto.

* Pregunta. Siempre que van tres personas juntas, ¿cuál es el lugar de más respeto?

Respuesta. El centro, después sigue el de la derecha y es el último el de la izquierda.

* Pregunta. ¿Cuáles son los lugares preferentes en un coche?

Respuesta. La derecha y la izquierda de la testera, y luego la derecha y la izquierda del vidrio.

* Pregunta. ¿Qué tendremos siempre presente cuando hablemos con otras personas?

Respuesta. Que nodebemos hablar ni muy alto, ni muy bajo ni precipitadamente; que no se ha de interrumpir nunca al que habla ni tampoco manifestar ansia de que concluya; y que en caso de ser varios los que demuestren a la vez deseo de hablar, debe cederse la palabra a la persona de más respeto.

* Pregunta. ¿Qué más cree Vd. útil advertir en punto al hablar?

Respuesta. Que se tienen por groserías insufribles el mirar de pies a cabeza a la persona con quien se habla, fijar de hito en hito la vista en su rostro, hacer uso de palabras picantes y satíricas y burlarse contínuamente de las faltas físicas o morales de los otros.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8505

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del modo de asistir a las iglesias. Si es necesario estar con el mayor respeto delante de los Reyes de la tierra, ¿Cuánto más lo es en presencia del Rey del cielo en las casas destinadas a tributarle públicos cultos, como lo son nuestras iglesias? Es

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y cortesía de la persona educada. Proemio. La definición que hacen los antiguos de la urbanidad, diciendo que es una ciencia que enseña a colocar en su debido lugar lo que hemos de hacer o decir , no se reduce a otra cosa que a la verdadera

  • Imagen Protocolo

    El tiempo de ocio y la urbanidad ¿Por qué se ven tantos vicios y tan variados, tantos placeres buscados con afán y tanta corrupción de costumbres? Porque hay demasiada multitud de ociosos. El hombre que trabaja no cuida sino de sus faenas, y no tiene

  • Imagen Protocolo

    Reglas de hablar. Como la lengua, no obstante, su pequeñez, sea el miembro más difícil de arreglar nos ha parecido necesario dar en este capítulo algunos documentos proporcionados a la niñez, para que regulando nuestros discípulos sus palabras según las

  • Imagen Protocolo

    El hablador, el parlanchín, el pedante y el que sabe de todo en sociedad. El ansia desmedida que algunas personas tienen de hablar en todas partes y sobre cualquier materia ¿qué otra cosa manifiesta sino la gran estima que hacen de sí, y la persuasión

  • Imagen Protocolo

    De la conversación. Es verdad que los amantes juran sin cesar , y ponen por testigos a Dios y al cielo; juran sobre su vida, sobre su fortuna, sobre la vida de las personas que les son más queridas; pero sabido es lo que valen estas promesas tan repetidas.

  • Estatua de Leonardo Da Vinci en la plaza de la Scala de Milán.

    Maestro de ceremonias. Leonardo Da Vinci y los buenos modales en la mesa Entre las múltiples profesiones o empleos que tuvo Leonardo Da Vinci a lo largo de toda su vida figura el de maestro de ceremonias de Ludovico Sforza el Moro . Además, relacionado

  • Chicos en casa con sus madres y cuidadoras.

    La urbanidad de los niños en las visitas Aquella urbanidad Y cuando tú seas el visitado ¿cómo habrás de recibir a quien te visita? No haciéndome espera en manera alguna, a no ser que me lo precise el no estar vestido con la debida decencia, en cuyo caso