Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La etiqueta en la mesa (Fragmento de «La cocina Completa», de M. Mestayer de Echagüe, Marquesa de Parabere).

La señora penetrará la primera en el comedor y se dirigirá a su puesto, permaneciendo en pie.

 

Ediciones de la Sección Femenina, Departamento de Cultura. 1.955
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso.

A la hora señalada para servir la comida (o el almuerzo) el criado, abriendo la puerta de la sala de par en par, pronunciará la frase de rigor: La señora está servida.

La señora se habrá arreglado para retener a su lado a los dos caballeros de mayor categoría y, conversando con ellos, se dirigirá con naturalidad al comedor, seguida por los demás invitados, sencillamente agrupados, ya que no se estila, como antaño, el ofrecer el brazo a las damas.

Como decimos, la señora penetrará la primera en el comedor y se dirigirá a su puesto, permaneciendo en pie, mientras los demás comensales se dirigirán a sus respectivos puestos, quedando igualmente de pie ante ellos.

El puesto de cada cual estará indicado en una cartulina colocada en cada respectivo plato, y en la que irán escritos los nombres y apellidos o el título, si lo tuviera, del comensal.

Todos los invitados ya ante sus respectivos puestos, la dueña de la casa se sentará la primera, haciéndolo acto seguido los demás, siendo el último en sentarse el dueño de la casa.

Los señores que indican se sentarán en el centro de la mesa, uno enfrente del otro, y los puestos que llamaremos de honor son los correspondientes más próximos de ellos, siendo el de la derecha de ambos el primero, siguiendo el de la izquierda en categoría; por tanto, se colocará a la derecha del señor la dama más conspicua; luego vienen los del lado izquierdo, reservados para la dama y caballero que sigan en categoría. Los más alejados y las puntas de la mesa se reservan para la gente joven.

Los invitados se colocarán alternando un caballero y una dama, y se tendrá sumo cuidado para aparejarlos, no colocando nunca hermanos juntos, ni menos aún a los esposos.

Los esposos se colocan juntos, en el centro de la mesa, en la comida de boda, pero sólo en ese único caso.

De la buena colocación de los invitados dependerá el éxito de una comida, pues por selectos que sean sus manjares, si no son gratos los vecinos, no se saborearán a gusto. La buena ama de casa ha de saber seleccionar sus invitados, buscando entre ellos afinidad de gustos, simpatía y nivel social.

La dueña de la casa, que ha sido la primera en sentarse, será también la primera en levantarse de la mesa, ya que nadie puede hacerlo antes que ella.

El criado servirá como sigue: empezará por la dama colocada a la derecha del dueño de la casa, luego servirá a la de la izquierda y seguidamente a todas las señoras, siendo la última en servirse la señora de la casa. Servida ésta, empezará por el caballero sentado a su derecha, luego servirá al caballero colocado a su izquierda y a todos los demás señores, terminando con el dueño de la casa.

Si sirven dos criados, uno servirá a las señoras y otro a los señores por el mismo orden antes indicado, con la salvedad que el sirviente encargado de servir a los caballeros servirá antes a la dueña de la casa, siguiendo con el caballero colocado a la derecha de ésta.

Durante la comida los señores de la casa no harán comentarios ni exaltarán las excelencias de los manjares que ofrecen, salvo en contadas ocasiones, tal como tratándose de algún plato exótico o puesto ex-profeso por ser del gusto particular de alguno de los invitados que se quiere obsequiar, pero siempre con mesura y discreción, ni se hará presión para que se sirvan más o repitan, dejando a cada cual en perfecta libertad para servirse y comer lo que más les convenga.

Esto referente a los que invitan, pues los invitados pueden y deben alabar siempre con mesura, pero expresivamente la satisfacción que les causa la bondad de los manjares que se les ofrecen aún cuando fueran detestables, así como lo agradecidos que quedan a tantas atenciones.

Nota. Si los hijos o yernos de la casa son comensales, éstos se servirán los últimos después del señor.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1005

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del matrimonio. Este acontecimiento, tan importante en la vida y bienestar del hombre , no lo es menos para la urbanidad, y a el vamos a consagrar el presente capitulo. Ordinariamente se guarda un profundo secreto sobre los preliminares del matrimonio,

  • Imagen Protocolo

    Los sports. Los sports están demasiado a la orden del día para pasarlos en silencio; tienen sus detractores y sus defensores apasionados. Lo cierto es que la equitación, el automovilismo, las bicicletas, la natación, el canotaje (piragüismo), la esgrima,

  • Imagen Protocolo

    El falso y presumido erudito. Cierto jardinero encontró una zarza que estaba muy lozana en la margen de un barranco; y ella le dijo con mucha urbanidad: " Señor mío, ¿no es verdad (hablemos de buena fe), que yo no ocupo el puesto que debía? Trasládeme

  • Supervisores del Condado de Orange, 1926.

    Las buenas maneras Un equilibrio en el uso de las buenas maneras De pequeños nos repiten a diario que lo importante es tener buenas maneras , y en Inglaterra esta obsesión la expresa muy bien un personaje de Oscar Wilde al aconsejar a otro: "Las maneras

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) Claro que la intensidad de esa opacidad que he comentado antes, o si se prefiere del irracional automatismo jergal adorniano, se encontraba asimétricamente distribuida en función del factor

  • Imagen Protocolo

    La comida. Cuando comemos en familia se tienen libertades que no están permitidas fuera de casa o comiendo con personas extrañas. No debemos olvidar que la Urbanidad es un arte, y se adquiere con el ejercicio . Por lo tanto, aun comiendo en familia, en

  • Imagen Protocolo

    71. No ser desigual, de proceder anómalo: ni por natural, ni por afectación. El varón cuerdo siempre fue el mismo en todo lo perfecto, que es crédito de entendido. Dependa en su mudanza de la de las causas y méritos. En materia de cordura, la variedad

  • Máximas útiles a la juventud

    Educación, valores y buenos modales: máximas y citas de interés para la vida Aquella urbanidad - Amemos y respetemos a nuestros padres si queremos merecer la alabanza pública. - El que es mal hijo , tarde o temprano toca los efectos del remordimiento.