Logo Protocolo y Etiqueta

Buenos modales en la mesa, en verso

Siempre con todos procura ser obsequioso y atento,y en tu menor movimiento muestra da de tu finura

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Imagen libro Letter to Myself
Letter ty Myslef. Imagen libro Letter to Myself

Comportamiento apropiado en la mesa

La mayor moderación

en la mesa has de tener,

que allí se da a conocer

del niño la educación.

 

Siempre con todos procura

ser obsequioso y atento,

y en tu menor movimiento

muestra da de tu finura.

Con modestia y dignamente,

debes siempre presentarte

y nunca debes sentarte

en el lugar preferente.

 

No estés con loca jactancia

en tu asiento reclinado,

ni a la mesa estés pegado

ni a una legua de distancia.

 

No con ridículos modos

te columpies en tu asiento,

ni en la mesa, desatento,

apoyes nunca los codos.

 

Tomas nobles actitudes,

no tengas la servilleta

a los botones sujeta

ni en el cuello te la anudes.

 

Nunca moviéndote estés

como inquieto remolino,

ni molestes al vecino

con los brazos o los pies.

 

Nunca sobre otro, imprudente,

debes los platos pasar;

cuando quieras un manjar

pídelo siempre al sirviente.

 

Toma en la mano derecha

con suavidad el cuchillo,

no cual si fuere rastrillo

y quisieras abrir brecha.

En la izquierda has de tomar

con cuidado el tenedor,

no cual si fuera asador

o algo quisieras cavar.

 

Comedido en tus maneras,

no introduzcas la cuchara

en la boca media vara

cual si morderla quisieras.

 

No debes jamás oler,

torpe y grosero, un manjar;

no debes nunca tocar

más que el pan que has de comer.

 

No imites al mentecato

que con insulsas torpezas

se propone hacer finezas

con lo que tiene en su plato.

 

Nunca agitado y violento

debes comer a porfía,

con ansia y glotonería

cual si estuvieras hambriento.

 

Nunca a los cerdos te iguales

sorbiendo descomedido,

ni al comer hagas ruido

como ciertos animales.

 

No hagas sopas del guisado,

ni el hueso debes roer;

no tomes nunca al comer

medio pan de un bocado.

 

Si están las viandas calientes,

no escupas nunca los restos,

ni hagas ridículos gestos

para limpiarte los dientes.

 

No debes con ansia loca

estar con prisa comiendo,

y al mismo tiempo bebiendo

teniendo la boca llena.

 

Y procura no mancharte

el rostro o la ropa al comer;

cuando vayas a beber

debes los labios limpiarte.

 

No hables con la boca llena,

ni promuevas discusiones;

evita aquellas acciones

que la educación condena.

 

No hables mal, ni te impacientes,

ni estés adusto y esquivo;

nunca te muestres altivo,

ni riñas a los sirvientes.

Con bueno y amables modos,

con natural alegría,

da muestras de cortesía

y de bondad hacia todos.

 

Procura con atención

seguir siempre este consejo,

porque es la mesa el espejo

de la buena educación.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2308

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen de libro

    Cosas a evitar en las reuniones Aquella urbanidad Debes también evitar el vestirte y desnudarte, componerte los zapatos y otras cosas semejantes. No te cortes, ni te roas las uñas; ni colocarte debes el dedo en la boca, ni la cabeza rascarte, ni mirar

  • Imagen Protocolo

    Del aseo y del vestido. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate en fin el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de ponerte

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales en el juego. No siempre en trabajos serios puede ocuparse la mente; darle treguas es prudente con alguna distracción; un juego por pasatiempo, un paseo, la lectura, cada uno al hombre procura una amena diversión. Acredita la experiencia

  • Imagen Protocolo

    Décima para felicitar a un hermano. Con paz y tranquilidad, con sosiego y alegría, de vuestro patrón el día por mil años disfrutad. Hoy que os rinde la amistad afectos mil placenteros, los votos puros, sinceros, de vuestro hermano acoged, en vuestra dicha

  • Imagen Protocolo

    De las visitas y reuniones. Para hacer una visita escoge el tiempo oportuno, no en hora de desayuno, de ocupación o comer; advierte que ha de ser corta si es visita de cumplido, y al que te ha favorecido cuantos antes la has de volver. Siempre que a una

  • Imagen Protocolo

    Décima para felicitar los días a una madre. ¡Oh! madre mía querida, hoy es un día de gozo y hoy el más santo alborozo en mi corazón se anida. Yo consagraré mi vida a quererte y adorarte, será mi dicha el amarte, contigo siempre estaré y tus goces partiré

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la limpieza y el aseo. ¿Qué reglas principales ha de observar una persona para cumplir con el aseo y la limpieza? Quien se presenta aseado doquier es bien recibido, aunque lleve un vestido muy sencillo u remendado; así pues, pondrá cuidado

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Consejos para el buen comportamiento de los niños en sociedad Aquella urbanidad En todas las partes, ¡oh niño!, con tus palabras sinceras y con tus buenas maneras procura inspirar cariño. Ciñe siempre tus acciones a la noble dignidad, pero lleno de