Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La urbanidad en el paseo.

Al caminar por la calle hay que guardar unas mínimas reglas de cortesía y urbanidad.

 

Tratado completo de urbanidad en verso, para uso de los jóvenes. 1850.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La urbanidad en el paseo.

Cuando vayas por la calle
o te halles en el paseo,
mirar atrás es muy feo,
y al que pasa criticar.
Un modesto continente
guarda en todas ocasiones;
evita el dar empujones,
y al transeúnte pisar.

Los pies no arrastres, ni debes
levantarlos demasiado;
no has de ir atolondrado,
dar silbidos o cantar;
muestra en caso de pararte
una decente postura;
yendo con otros procura
tu paso al suyo arreglar.

Saluda a los conocidos
siempre quitado el sombrero,
y de hacerlo, se el primero
si fuesen de distinción.
Cuando otros se anticipen
correspóndeles atento
adaptando el tratamiento
a su sexo y condición.

Darás el lado derecho
al mayor que acompañares,
y en cederle no repares
la acera en la población;
si a hablar se detuviese
con una persona amiga,
apártate, no se diga
que oyes su conversación.

Si son tres los que pasean,
el centro, tenlo presente,
es el lugar preferente
que el mayor debe ocupar;
en iguales circunstancias
los de un mismo traje vemos
colocarse a los extremos
y simetría guardar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Versos para una declaración de amor. ¡Oh! dulce prenda adorada desde el día en que te vi, hallar no puedo consuelo si siempre no pienso en tí. Tu de hoy en adelante, mi desdicha labrarás, o si amorosa me miras harás mi felicidad. Amada mía querida, ten

  • Imagen Protocolo

    De las visitas y reuniones. Para hacer una visita escoge el tiempo oportuno, no en hora de desayuno, de ocupación o comer; advierte que ha de ser corta si es visita de cumplido, y al que te ha favorecido cuantos antes la has de volver. Siempre que a una

  • Imagen Protocolo

    Verso para felicitar los días a una persona superior. ¿Qué yo puedo anhelar para tus días, que grato a tu cariño pueda ser, más que goces y dichas y alegrías y un porvenir riquísimo en placer? Sonríante las gracias seductores, alégrete el amor el corazón,

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la urbanidad. Si quieres ser estimado, cual cumple a nuestro destino, por tu parte amable y fino con todos te has de mostrar. Jamás a persona alguna nombre por motes ni apodos, y arguye falta de modos a los demás tutear. Delante de otras

  • Imagen Protocolo

    Otro verso para felicitar los días a una madre. Salúdate el cielo, ¡Oh! madre querida, sonríate siempre la paz y la dicha. Que yo siempre al cielo mis manos unidas por ti iré rogando ¡mi madre querida! Admite gozosa mi ofrenda mezquina, que es don harto

  • Imagen del libro

    Buenos modales en la mesa para niños Aquella urbanidad Cuando a la mesa te sientes, cuida no ser el primero en desliar la servilleta y tomar el plato, siendo político el aguardar que den los demás ejemplo. Entre la silla y la mesa proporciona bien el

  • Imagen Protocolo

    Reglas relativas a todos los comensales en general. 14. No debemos mostrar desagrado de algún plato, ni menos buscar el bocado mejor de los platos que servido en la mesa se habrán. 15. La bebida que el vaso contenga nos debemos beber de una vez, evitando

  • Imagen Protocolo

    Del aseo y del vestido. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate en fin el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de ponerte