Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La urbanidad en el paseo.

Al caminar por la calle hay que guardar unas mínimas reglas de cortesía y urbanidad.

 

Tratado completo de urbanidad en verso, para uso de los jóvenes. 1850.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La urbanidad en el paseo.

Cuando vayas por la calle
o te halles en el paseo,
mirar atrás es muy feo,
y al que pasa criticar.
Un modesto continente
guarda en todas ocasiones;
evita el dar empujones,
y al transeúnte pisar.

Los pies no arrastres, ni debes
levantarlos demasiado;
no has de ir atolondrado,
dar silbidos o cantar;
muestra en caso de pararte
una decente postura;
yendo con otros procura
tu paso al suyo arreglar.

Saluda a los conocidos
siempre quitado el sombrero,
y de hacerlo, se el primero
si fuesen de distinción.
Cuando otros se anticipen
correspóndeles atento
adaptando el tratamiento
a su sexo y condición.

Darás el lado derecho
al mayor que acompañares,
y en cederle no repares
la acera en la población;
si a hablar se detuviese
con una persona amiga,
apártate, no se diga
que oyes su conversación.

Si son tres los que pasean,
el centro, tenlo presente,
es el lugar preferente
que el mayor debe ocupar;
en iguales circunstancias
los de un mismo traje vemos
colocarse a los extremos
y simetría guardar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Reglas a observar yendo por la calle. ¿De qué se abstendrá yendo por la calle? Siempre me debo abstener en la calle de jugar, de cantar y de gritar, de silbar y de correr, de atropeílar por la acera a los que vengan de frente, de mover continuamente las

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y civilidad. Delante de otros abstente de vestirte y desnudarte, las uñas no has de cortarte, ni a nadie en secreto hablar; tampoco interrumpir debes al que habla o cuenta dinero; siendo también muy grosero lo que otro escribe, mirar. Jamás

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El niño bien aseado y su apariencia exterior Aquella urbanidad Antes del juego y paseo, oh niño, constantemente tu ocupación preferente ha de ser tu propio aseo. Cada día al levantarse, el hombre bien educado, debe siempre con cuidado manos y cara lavarse.

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los niños: los buenos modales y las reglas de cortesía en el colegio o escuela Aquella urbanidad Dócil, amable, estudioso, en el colegio has de estar, y al maestro has de mirar como a un padre cariñoso. Él te enseña la virtud, el forma tu corazón, y

  • Imagen Protocolo

    Del aseo y del vestido. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate en fin el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de ponerte

  • Imagen Protocolo

    Reglas para los dueños de la casa y criados. Los dueños de la casa ¿qué reglas principales deberán observar por atención a sus invitados? Ciertas reglas el dueño y la dueña de la casa observar deberán; siendo las principales, entre ellas, las siguientes

  • Imagen Protocolo

    Del decoro religioso. Cuando despiertas y veas el albor del nuevo día, tu primer suspiro envía a tu Dios y Criador; y dale gracias postrada delante su acatamiento, por las mercedes sin cuento que te dispense su amor. Encomiéndate a la Virgen, que es madre

  • Imagen Protocolo

    Las reglas de cortesía en las visitas ¿Qué cosas principales tendrá Vd. presente al ir a visitar a una persona notable? Si he de hacer una visita a una persona elevada, ya sea por su carácter, ya por ser de noble casa, llamaré con suavidad, y cuando el