Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Verso sobre el aseo y el vestido.

Urbanidad en verso para el uso de las niñas. El aseo y el vestido.

 

Tratado completo de urbanidad en verso para uso de las niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Del aseo y del vestido.

Lávate manos y cara
luego que te hayas vestido,
y hacer lo mismo es debido
cuando sucias las verás;
córtate también las uñas
si necesidad hay de ello;
péinate en fin el cabello,
y limpio lo mantendrás.

La ropa que has de ponerte
de no ajarla ten cuidado;
sacude la que has usado
y que se debe guardar,
aunque sea pobre y viejo
no ha de llevarse un vestido
rasgado ni descosido,
sin manchas se ha de mostrar.

Lleva siempre tu ropaje
bien compuesto y aseado,
debiendo ser adecuado
a tu haber, rango y edad.
seguir la moda en el traje,
permite la cortesía
se une a la economía
buen gusto y comodidad.

Jamás adoptéis la moda
de vestir muy escotadas
como aquellas descocadas
que en nada estiman su honor;
vosotras tened presente
lo que la moral proclama:
"La mujer pierde su fama
cuando ha perdido el pudor".

Enjuágate cada día
la boca, y limpia los dientes,
con tal que no haya presentes
personas de autoridad.
Toma baños de limpieza
mayormente en el verano;
y los pies también es sano
de vez en cuando lavar.

La casas desaseada
los muebles fuera de puesto
son indicio manifiesto
de la mayor dejadez;
la mujer que tal consiente
y además gasta sin tasa,
arruinará su casa
y su crédito a la vez.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10881

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El comportamiento correcto en la mesa. Al ser llamado a la mesa el caballero discreto las personas de respeto deja primero sentar; y a las mismas en ponerse la servilleta o servirse, comer, beber o salirse no se le ve anticipar. Cuando se halle convidado

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los niños: los buenos modales y las reglas de cortesía en el colegio o escuela Aquella urbanidad Dócil, amable, estudioso, en el colegio has de estar, y al maestro has de mirar como a un padre cariñoso. Él te enseña la virtud, el forma tu corazón, y

  • Imagen Protocolo

    Décima de un niño para felicitar las Pascuas de Navidad. Entre el general contento de fiestas de Navidad, que en toda la cristiandad suene de gloria el acento. Permitid por un momento que vuestro fiel servidor con afecto y con ardor os la desee cumplidas

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad para los alumnos de la escuela. ¿Es necesario adquirir una sana instrucción? Siendo la buena instrucción aquella dote primera aue debe tener el hombre y aquella que más se aprecia, deberemos procurar instruirnos en la escuela con un

  • Imagen Protocolo

    Aseo, limpieza y urbanidad. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate, en fin, el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la urbanidad. Si quieres ser estimado, cual cumple a nuestro destino, por tu parte amable y fino con todos te has de mostrar. Jamás a persona alguna nombre por motes ni apodos, y arguye falta de modos a los demás tutear. Delante de otras

  • Imagen Protocolo

    El modo de tratar a los huéspedes. ¿Qué practicará Vd. con el huésped que tuviere en casa? Si en casa tengo hospedado un conocido, le habré de tratar con mucho agrado y obsequiar cuánto podré. También debo dispensarle una libertad entera, y en nada he

  • Imagen Protocolo

    Modo de portarse en la mesa. Acude oportunamente siendo a comer convidada, ni a una hora anticipada, ni tarde debes llegar; porque si acudes temprano, estorbará tu presencia, y a los demás con tu ausencia puedes también molestar. Cuando a la mesa las