Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Verso sobre las visitas y las reuniones.

Urbanidad en verso para el uso de las niñas. Las visitas y las reuniones.

 

Tratado completo de urbanidad en verso para uso de las niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De las visitas y reuniones.

Para hacer una visita
escoge el tiempo oportuno,
no en hora de desayuno,
de ocupación o comer;
advierte que ha de ser corta
si es visita de cumplido,
y al que te ha favorecido
cuantos antes la has de volver.

Siempre que a una casa fuereis
y esté la puerta cerrada,
para conseguir la entrada
recio no habéis de llamar;
luego que os hayan abierto,
dad llanamente el recado
a la doncella o criado,
y en la antesala aguardad.

Si el sujeto a quien has ido
a visitar está ausente,
por su salud diligente
entonces preguntarás;
y mostrando sentimiento
de no haberle en casa hallado,
una tarjeta (1) o recado
para el mismo dejarás.

Si hay varias personas juntas
en la sala o aposento,
con gracioso cumplimiento
a todos saludarás;
después, tomando la mano
a la dueña de la casa,
pregunta como lo pasa,
luego a su esposo y demás.

Para sentarte no escojas
ningún sitio preferente
cuando alguien te lo presente
rehusarlo deberás;
mas si a callar se te obliga
con instancias repetidas,
dándole gracias cumplidas
el asiento ocuparás.

Cuando entrare una señora
levantaos en seguida,
y con la que se despida
usad de igual atención,
y si no habláis con reserva,
luego de tomado asiento
indicadla el argumento
de vuestra conversación.

En reunión, al bello sexo,
la urbanidad le da el fuero
de si algún caballero
llega entonces o se va,
le saludan las señoras
con las frases adecuadas,
permaneciendo sentadas
en las sillas o el sofá.

Por delante de personas
no cruces o nada entregues,
y que dispensen les ruegues
si así te es forzoso obrar;
igualmente cuando de ellas
te es preciso separarte,
debes antes de marcharte
su venia solicitar.

Ten presente siempre que entres
o salgas por una puerta,
esté cerrada o abierta,
así la habrás de dejar;
si al penetrar por ella
que otro va a hacerlo es el caso,
has de franquear el paso
y saludarle a la par.

Vuelve a un lado la cabeza
cuando escupir es preciso,
y la saliva, te aviso,
que al instante pisarás;
si te hallas en un estrado,
los esputos en el suelo
no arrojes, en el pañuelo
o en la artesilla echarás.

La cortesía una cosa
hacer o citar nos veda
que una idea excitar pueda,
triste, horrorosa o soez;
de bostezar o dormirte
delante de otros abstente,
y de mostrarte impaciente
inquiriendo la hora que es.

Cuando fuere necesario
estornudar o tose,
y no puedas contener
un bostezo o el eructar,
desvía entonces la cara,
volviéndola al lado opuesto
y el pañuelo o mano presto
a la boca has de llevar.

Si se cae a una persona
de las manos un pañuelo
o cualquier pieza, del suelo
pronto la levantarás;
busca la parte más cómoda
para el dueño, y ten por norte
que por la punta o el corte
no se ha de entregar jamás.

Si alguien te ofrece su casa,
o bien si te han convidado,
debes, si no has aceptado,
a quien te honró visitar;
éste debe por su parte
al que su favor admita,
de atención una visita
dentro de ocho días pagar.

A las personas que debas,
en las Pascuas (2) y en sus días
renueva las simpatías
de tu aprecio y amistad;
y cuando le sobreventa
un suceso, venturoso,
hazle presente tu gozo
por tanta felicidad.

Cuando a un sujeto a quien amas
ocurra una desventura
en cuanto puedas procura
prestarle consolación;
las obras, más elocuentes
que las frívolas protestas,
en ocasiones como éstas
solo endulzan la aflicción.

De los amigos y deudos
es natural despedida
aquel que está de partida,
por si algo quiere mandar;
mas, cuando se halla de vuelta,
se le debe una visita
en que se felicita
si llegó sin novedad.

Si una visita recibes
de una señora decente,
le rogarás que se siente,
y tú en seguida lo harás;
a la misma al retirarse
hasta la puerta acompaña,
y si es persona extraña
tu casa le ofrecerás.

Nota 1. En este caso se dobla la tarjeta por un extremo o se rasga un poquito por el mismo borde.

Nota 2. La de Pentecostés no se acostumbra a felicitar. Todas estas visitas pueden suplirse por medio de una tarjeta en que se escribe el nombre del visitante.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10889

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales con los mayores y las mujeres. Siendo de Dios en la tierra imagen un soberano, debes cual fiel ciudadano honrar a Su Majestad; obedece sus mandatos, y respeta como es justo a los que en su nombre augusto ejercen autoridad. No te burles

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Los niños y la buena educación con los vecinos. Buenos modales con los vecinos Aquella urbanidad Se con todos generoso, nunca con actos mezquinos molestes a tus vecinos imprudente y caviloso. No por la envidia inspirado te goces en que padezcan; no

  • Imagen Protocolo

    Reglas para servir y trinchar en la mesa. ¿No hay manjares que deben servirse sin aderezo? Manjares hay que deberán servirse sin aderezoy como las anchoas, rábanos, aceitunas, langostines, pepinillos y algunas otras cosas. Con respecto a la salsa. ¿qué

  • Imagen Protocolo

    Consideraciones debidas a la familia. La familia es uno de los pilares fundamentalas en cualquier sociedad. Después de Dios, a tus padres ama, niña, cordialmente, ya que comparablemente te quieren ellos también; con prontitud obedece sus mandatos y consejos,

  • Imagen Protocolo

    Aseo, limpieza y urbanidad. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate, en fin, el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la cortesía. En vano el más opulento, si le falta cortesía, con sus riquezas confía adquirir reputación; pues la cuna más ilustre y los bienes materiales sin bellas prendas morales solo cubren de baldón. Do quiera que te destine la suerte

  • Imagen Protocolo

    Un niño felicita las Pascuas a una señora. Con vuestra gracia y bondad en tan fausto y grato día, recibid, señora mía, esta prueba de amistad. En ella va con verdad mi sentimiento expresado; ojalá que haya logrado demostar con mi cariño, cuánto os quiere

  • Imagen Protocolo

    Versos con motivo de felicitar los días a una persona superior. En el año anterior y en tal día, entre afecto el más puro y cordial, con mis ruegos yo al cielo pedía que gozáseis de dicha cabal. Mis plegarias oyendo el Eterno, vuestra vida guardar se