Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad al levantarse

Las tareas que debe hacer el niño bien educado al levantarse de la cama

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Cómo levantarse de la cama al despertar
Urbanidad levantarse de la cama. Cómo levantarse de la cama al despertar

Cómo levantarse de la cama al despertar

Aquella urbanidad

Deben los niños observar la regla de no descubrirse totalmente cuando se les despierta por los ayos o pajes.

Es preciso acostumbrarse desde la niñez a tener decoro, y sería muy impropio y, hasta poco sano, destaparse todo el cuerpo y saltar desnudo de la cama.

Un niño bien educado se sienta en la cama cuando es llamado, saluda al que entra a despertarle, contesta con buen modo al darle los buenos días.

Después, calzándose, y vistiéndose sucesivamente, pasa a lavarse la cara y las manos; completa después su abrigo, se peina.

Una vez aseado y arreglado, sale del cuarto saluda al ayo y a los compañeros, expresando su satisfacción porque han pasado una feliz noche, o su sentimiento si a alguno hubiere ocurrido lo contrario.

Antes de salir de su cuarto, debe cuidar de no dejar revuelta la cama, porque esto prueba desaseo; poco cuesta dejar bien puesto el cobertor; y la costumbre de hacer esta diligencia, colocando cada cosa en su lugar, es útilísima cuando, llegando a mayor edad, se conocen sus ventajas.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17501

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Pareja de adultos sentados en un banco

    Cómo ser corteses con las mujeres y tenerlas el debido respeto Aquella urbanidad Un vestido aconsejado por ella ha de pasar por cosa de mérito, una partida de campo o de juego propuesta por una de ellas debe ser aceptada al momento sin contradicción alguna.

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    Normas que deben seguir los comensales en los convites. La cáscara del huevo escamondarla con las uñas de los otros dedos o con el pulgar es ridículo; hacer eso mismo entremetiendo la lengua, más ridículo todavía; con un cuchillo se hace más decorosamente.

  • Imagen Protocolo

    Las personas impertinentes. Hay ciertas personas que gustan de lucir en las conversaciones , hablando todo ellas solas, y queriendo que a solas ellas les presten la atención. Pero estas personas que precisamente son las que debían ir bien provistas de

  • Imagen Protocolo

    La vulgaridad en el lenguaje es una señal característica de mala educación y de acompañarse con gente ordinaria. Expresiones proverbiales y dichos comunes son las flores de la retórica usadas por un hombre vulgar. Tiene además una palabra favorita, que

  • Imagen Protocolo

    Disección de los peces. El rodaballo. La carne de este pez se sirve con la trulla . Se echa una línea que le divide en dos partes hasta la espina y otra transversal; se levantará con la trulla o con cuchara los trozos comprendidos entre estas líneas.

  • Imagen Protocolo

    Pocas personas, entre la nobleza de este siglo, son mejor conocidas que el Lord Conde de Chesterfield ; porque su extraordinario y perspicaz talento, y su franco y amable carácter , le distinguían en las tertulias nobles, en las juntas de Estado y en

  • Imagen Protocolo

    La falsa urbanidad o política. La urbanidad y la política es una de las más bellas gracias de la sociedad ; es una virtud que se atrae la voluntad de todos, pues sabe soportar con paciencia los defectos y debilidades de unos, y los caprichos y desvarios