Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las bodas. La luna de miel. Parte tercera.

La costumbre de repartir dulces a los amigos con el parte de casamiento ha desaparecido ya.

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Celebración, banquete, baile y el viaje de novios -luna de miel-.

Si se trata de comidas, la novia, por emocionada que esté, tiene que hacer un esfuerzo y no rehúsar todos los platos, pero abstenerse en los posible de tomar vinos que aumente su excitación nerviosa. Los brindis en esta clase de comidas son de mal gusto. Si alguna persona pronuncia palabras de felicitación levantando su vaso, la joven pareja está obligada a levantar el suyo saludando. Sin embargo, cuando en una sociedad numerosa y escogida algunas personas, por ignorancia o descuido, infrinjan las leyes de la etiqueta, los esposos pueden fingirse distraídos y no contestar a los brindis.

La novia debe ponerse otro vestido descotado para la comida y llevar las joyas de brillantes de su canastilla.

Si se celebra con baile, siempre se verifica una cuadrilla de honor, en que bailan los esposos y las personas más notables de la reunión. Dicho se está que la novia se cambia de traje en este caso.

La madre de la novia debe dar a esta la señal de partida, y entonces ella se levanta y se aleja para vestir el traje de viaje, cosa de buen tono en las bodas. Las amigas de confianza la siguen para despedirla en sus habitaciones, y cuando ya está lista, la madre avisa al novio, que estrecha la mano de sus amigos y va a reunirse con su mujer para emprender el viaje de novios , evitándole a ella lo enojoso de las despedidas.

"La joven pareja comunica a sus amigos y familiares su nuevo domicilio"

Estos viajes de novios son de gran moda, y no puede dejarse de reconocer sus ventajas. Partir dos enamorados para países desconocidos, llenos de poesía, verse libres, solos, entregados a su amor, es una felicidad inmensa... Sin embargo, las habitaciones de un hotel, por lujosas que sean, no valdrán jamás lo que el dulce nido preparado con amor por la ternura de una madre, para abrigar las primeras expansiones de la joven pareja.

Muchos, en vez de salir de viaje el mismo día de su matrimonio, se refugian en su hogar, y solo después de unos días de tranquilidad se resuelven a ir, esparciendo los recueros de su dicha por sitios donde quizás no vuelvan más.

Queda aún a la joven pareja el cuidado de participar su enlace a los conocidos que no han podido ser invitados y ofrecer su nuevo domicilio a todos los amigos. Estas cartas se suelen hacer en la siguiente forma:

"Doña ..... de ..... y don ..... de ..... participan a usted el efectuado enlace de su hija ..... con don ..... de .....".

"Doña ..... de ..... y don ..... de ..... participan a usted el efectuado enlace de su hijo ..... con doña ..... de .....".

"Doña ..... de ..... y don ..... de ..... ofrecen a usted su casa, calle ....., número .....".

La costumbre de repartir dulces a los amigos con el parte de casamiento ha desaparecido ya.

A los amigos que han asistido a la boda o que fueron invitados a ella no se les participa, limitándose solo a ofrecerles la casa, ya con tarjeta a propósito, ya en la visita que los recién casados deben hacerles cuando regresen de su viaje, después de algunos días necesarios para descansar e instalarse bien. Hay que hacer estas visitas a todos los parientes, a las personas que asistieron a la boda y a todos los que les regalaron. Es precios evitar el mostrarse en paseos y teatros antes de haber cumplido este deber.

Estas visitas son cortas, diez minutos o un cuarto de hora. La recién casada debe vestir traje elegante y hasta lujosos, pero con pocas joyas. éstas parecerían decir: "Ved que rica era mi canastilla", o querer humillar a las amigas solteras, y debe cuidarse de evitar todo lo que sea alarde de orgullos o de ostentación.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8185

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    También es costumbre dar té y algunas veces chocolate . Sobre éste no hay nada que advertir. En cuanto al té, lo prepara y lo sirve el dueño de la casa, mientras los criados, o si es reunión de confianza la señora, pasan bandejas de bizcochos, advirtiendo

  • Imagen Protocolo

    Mentir. No hay tacha tan denigrativa ni tan indigna como la mentira , porque siempre se considera hija de la malicia, de la vanidad o de la cobardía; y tarde o temprano llega a descubrirse la verdad; si decimos una mentira que ofenda la reputación y buen

  • Diccionario enciclopédico Brockhaus y Efron, publicado en Rusia,1890-1907.

    Ya no hay buenas maneras Aquella urbanidad El deterioro de las relaciones sociales es evidente . Antes, en mis tiempos, la gente estaba educada y si le pegabas a alguien una patada en los riñones, por ejemplo, se resolvía la cuestión con distinción y

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Estas aserciones de los Enciclopedistas , apoyadas solamente sobre su palabra, como que nos inducen a creer que los Egipcios fuesen unos hombres singulares, y de muy diverso modo de pensar que el resto de los

  • Imagen Protocolo

    De las manos. Pasta de almendras para limpiarse las manos . Los perfumistas distinguen la pasta de almendras seca que se hace un polvo verdadero, y la pasta de almendras líquida que es una pasta untuosa y espesa como una mermelada. La pasta de almendras

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. Desde el sucio hotentote que se pasea desnudo por el cabo de Buena Esperanza hasta el afectadísimo Hortensio que se arreglaba la toga con el mismo esmero con que disponía los períodos de un discurso y acusaba

  • Higiene popular y doméstica. Aquella urbanidad. Manos sucias

    Higiene popular y doméstica Aquella urbanidad La higiene sirve para conservar la salud , prolongar la vida, perfeccionar la constitución del hombre, y preservarle de las enfermedades. La importancia de la higiene se comprende desde luego con solo indicar

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el juego. ¿Qué deben procurar las niñas en los juegos que tengan con sus compañeras o amigas? No elogiar sus juguetes, aunque sean los mejores, ni menospreciar los de sus amigas; y, a la inversa, no entristecerse si los suyos son más modestos,