Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas. I

Las primeras dificultades que ocurren a los muchachos, y aún a algunos adultos que carecen de práctica, se fundan sobre el tratamiento que se ha de dar a la persona a quien se escribe.

 

Tratado de Urbanidad y Cortesía. 1800.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas.

Las primeras dificultades que ocurren a los muchachos, y aún a algunos adultos que carecen de práctica, se fundan sobre el tratamiento que se ha de dar a la persona a quien se escribe; sobre la anchura que ha de tener el margen de la carta; sobre el modo de poner la subscripción y la firma, y como ha de ponerse el sobrescrito para dirigir la carta.

Para vencer estas dificultades es conveniente advertir que en España los tratamientos que se usan son los siguientes:

Tú.

Este tratamientos manifiesta superioridad como de Señor a Vasallo, de padres a hijos, de amos a criados; o indica confianza, como entra hermanos y parientes, y entre amigos íntimos, y también de personas mayores de edad a niños.

Señor, Vuesamerced o Usted.

Este tratamiento es el más común y el que, generalmente hablando, se usa entre iguales, así en la conversación, como por escrito: "Vmd., es abreviatura de Vuesamerced".

Señoría.

Está recibido por práctica común, el que se de tratamiento de Señoría a todos los títulos de Castilla, como Duques, Condes y Marqueses (si no son Grandes de España), a los del Consejo de Su Majestad, esto es, a los Ministros togados de los Consejos, Cancillerías y Audiencias de provincias, a los Mariscales de campo, Brigadieres y Coroneles, Gobernadores de Plazas, Intendentes del ejército, a los Ministros Plenipotenciarios o enviados del Rey a reinos extranjeros, al Confesor del Rey o Príncipes, si no tiene otro por razón de dignidad, y a los Inquisidores, porque también pertenecen al Consejo de Su Majestad, y en fin, a los Abades Mitrados.

Ilustrísimo Señor.

Se da este tratamiento a los Presidentes de los Consejos si no tienen otro mayor por otro título; a los Arzobispos y Obispos, a los Camaristas de Castilla e Indias, a los Cabildos de las iglesias catedrales, cuando se escribe a todo el cuerpo junto, y al Inquisidor general, si no tiene otro título de mayor dignidad.

Excelencia.

Este tratamiento se da a los Grandes de España y a sus mujeres y viudas, a los Consejeros de Estado y Secretarios de las Secretarías del Despacho Universal de Estado, Gracia y Justicia, de Hacienda, de Indias, Guerra y Marina; a los Embajadores, a los Capitanes Generales del Ejército, a los Tenientes Generales, a los Caballeros Grandes Cruces de la Real y distinguida órden española de Carlos III.

Eminencia.

Se da este tratamiento a los Cardenales del Sacro Colegio Apostólico Romano.

Alteza.

Este dictado se da a los Príncipes y Princesas, a los Infantes e Infantas de España, al supremo Consejo de Castilla, y a los demás Consejos establecidos en Madrid, inclusa la Sala de Alcaldes de Corte.

Majestad.

Este tratamiento se da únicamente al Rey y a la Reina.

Santidad.

Este dictado solo corresponde al Pontífice Romano, como cabeza de toda la Santa Igleisa.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16208

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé

    Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé Aquella urbanidad La dama elegante no deberá recibir en los últimos meses que preceden al alumbramiento . Su silueta deformada, los cuidados de la higiene, y hasta los de preparar la canastilla para

  • Imagen Protocolo

    De todas las virtudes esta es, hijos míos, la más noble y difícil. Si tenéis valor para hacer bien al que os ha hecho mal, respondo de vosotros; todas las demás virtudes os parecerán un juego. Es la venganza más noble, y la única permitida que se puede

  • Imagen Protocolo

    Si nos centramos en uno de los ámbitos de estas obras, por ejemplo en el tema "del comer", se puede comprobar que ser bien criado en este aspecto es no ser villano, ni bruto, goloso, inquieto o travieso en la mesa. Claro, que en Erasmo no domina de este

  • Las visitas cortas y las visitas largas. Saber cómo tratar a la visitas de forma apropiada

    Las visitas cortas y las visitas largas. Saber cómo tratar a la visitas de forma apropiada Aquella urbanidad Las visitas. Estas son una de las muchas piedras de toque en que se aquilata la finura verdadera . Nada menos cierto que la manoseada frase de

  • Imagen Protocolo

    Exageración impropia de la urbanidad. Hay personas que están en natural oposición con las fórmulas exteriores de la Urbanidad . No hay duda en que ésta impone alguna sujeción; pero la práctica la destierra con el tiempo, el fino trato se adquiere con

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad Las causas por las cuales se establecieron comunicaciones entre las varias reuniones sociales, y los miembros de una, emigraron a otra, son las siguientes: La pasión del juego, vehementísima

  • Imagen Protocolo

    La manera de vestirse de forma correcta. Allá por los años pintorescos de 1830 a 1840, un sastre de la Puerta del Sol tenía consignado en la muestra de su establecimiento: " El traje es el sobrescrito del alma y el fiador de la persona ". Aquel sastre

  • Imagen Protocolo

    El hombre de ciudad en viaje. No habléis jamás de política . No afectéis el hablar de vuestra persona. Un hombre prudente y discreto, no se franquea delante de los extraños ; alterna en la conversación cuando es indiferente, y calla cuando toma un giro