Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Limpieza en los vestidos y elogio de la moda. I.

El que está dominado por los hábitos de la pulcritud y buena crianza se hace al mismo tiempo más sobrio, más arreglado, más pronto a cumplir con sus deberes.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Limpieza en los vestidos y apología de la moda.

Desde el sucio hotentote que se pasea desnudo por el cabo de Buena Esperanza hasta el afectadísimo Hortensio que se arreglaba la toga con el mismo esmero con que disponía los períodos de un discurso y acusaba ante los tribunales al que en un lugar angosto le descompuso una doblez de su magnífico traje, hay una serie de asquerosas suciedades y de afectadas elegancias que el hombre sesudo debe evitar igualmente. Nuestras miradas que con placer se detienen entre los candidísimos lienzos y las telas de seda, la fantasía que se sonríe con las imágenes de la belleza, y el espíritu que se complace entre las ideas correspondientes y armónicas, se ofenden de cualquiera huella o recuerdo de porquería, deformidad o desórden. Por esta razón, aunque el hábito no hace el monje, la mayoría de los hombres que tienen más ojos que juicio, juzgan de las personas por su traje.

Además entre la pulcritud física y la delicadeza del ánimo se descubre un vínculo, que si bien es hijo de la imaginación, no deja de ser verdadero. El estudio, el empeño y la solicitud para ser pulcros y finos son estímulos contra la inercia, acostumbran a la circunspección y entre las más pequeñas cosas introducen actos de respeto y formas de decencia. En general la limpieza demuestra mucha sensibilidad a la opinión pública, y la opinión es uno de los frenos que retienen al hombre de lanzarse a los vicios.

El que está dominado por los hábitos de la pulcritud y buena crianza se hace al mismo tiempo más sobrio, más arreglado, más pronto a cumplir con sus deberes. Por esta razón los fundadores de las religiones orientales, además de tener en mira la salud recomiendan con tanto calor las abluciones y las purificaciones. Mientras no se caiga en un extremo opuesto, si la casa, los muebles, los vestidos y todo el exterior de una persona demuestra orden, regularidad y limpieza, le conquistarán estimación y respeto. No es necesario hacer gala de ricas alhajas ni vestirse con trajes costosos, pero en todas las combinaciones de la vida debe darse muestras de aquella limpieza que sirve de velo a la indigencia.

"Deben condenarse aquellos trajes y maneras de vestirse que dejan desnudas las partes del cuerpo que el pudor quiere estén cubiertas"

Sería una necedad imitar el uso de los señores del Japón que provistos de pequeños pañuelos los tiran después de haberse servido de ellos una sola vez, pero es una suciedad intolerable hacer uso delante de otras personas de pañuelos sucios. Lo mismo puede decirse de las camisas, de las calcetas y de los vestidos que impregnados de exhalaciones del cuerpo molestan el olfato de las personas delicadas.

Para la hechura y el uso de los vestidos, además de la limpieza debe tenerse presente el pudor. Pueden, pues, las mujeres exponer a las miradas de los hombres su hermoso cuello y sus negros cabellos, pero deben condenarse aquellos trajes y maneras de vestirse que dejan desnudas las partes del cuerpo que el pudor quiere estén cubiertas. Las mujeres no reparan que queriendo hacer excesiva pompa de sus gracias, disminuyen muchas veces su encanto, y en vez de estimular los deseos del hombre despiertan su desprecio. Deberían persuadirse de que las cosas vistas impresionan menos que las imaginadas porque la fantasía, cuando imagina una cosa, la viste y adorna con todas las prendas y se complace en embellecerlas; mas esto no sucede cuando la fantasía se encuentra circunscrita dentro de los límites de la realidad. Hay más; el amor es por naturaleza exclusivo, y una mujer que se presenta en público sin pudor, se muestra dispuesta a los deseos de todos, y por tanto no despierta sentimientos exclusivos sino que pierde en la opinión de los hombres aquel secreto encanto que tiene la virtud unida a la belleza.

La mujer está dotada de tales sentimientos que quiere reunir el honor de la defensa al placer de la derrota, y cuando ella asalta en vez de ser expugnada, cuando en vez de esperar los compradores va en su busca, demuestra grande necesidad de vender. Y sabido es que el precio de todas las cosas decrece a medida que el vendedor muestra más claramente la necesidad de venderlas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9170

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Conversaciones comunes. Hay una multitud de individuos que no dicen una palabra de más ni de menos un día que otro, y en quienes la conversación se ha hecho estereotípica en su memoria. Entran en un corrillo números, y después de haber saludado con poca

  • Imagen Protocolo

    Del decoro. No basta para la Urbanidad no hacer cosa alguna que pueda incomodar a los demás, así en los objetos de importancia como en los más triviales; es precioso también que ninguna acción particular nos degrade a nuestros propios ojos . La sociedad,

  • Imagen Protocolo

    El cuerpo de la carta. Antiguamente se dejaba siempre una márgen de dos o tres dedos; pero en el día solo se conserva esta cortesía con las personas superiores, y con las que tratamos con poca familiaridad. En la serie de una carta, por muy corta que

  • Imagen Protocolo

    Del paseo. El joven que se pasea con un anciano sabe sin duda que su compañero no tiene mucha fuerza y agilidad en las piernas; debe, pues, moderar su paso para que el otro no se fatigue. La misma atención observará cuando vaya en compañía de una persona,

  • Imagen Protocolo

    Las conversaciones en sociedad. Alguna vez será permitido, a fin de amenizar la conversación con la variedad, continuar la narración que acaba de concluirse, usando previamente de estas expresiones: "ahora que me acuerdo u ocurre"; "a propósito de esto";

  • Imagen Protocolo

    271. El que supiere poco, téngase siempre a lo más seguro. En toda profesión; que aunque no le tengan por sutil, le tendrán por fundamental. El que sabe puede empeñarse y obrar de fantasía; pero saber poco y arriesgarse es voluntario precipicio. Téngase

  • Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones

    Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones Aquella urbanidad Un niño revoltoso incomoda en todas partes y merece pocas consideraciones; si le convidan al teatro u otra función, donde haya concurrencia, debe saber que todos desean participar

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 13. ¿Qué hará cuando hable a una persona de carácter? Cuando hable con alguna persona de carácter, debe procurar no distraerse, estar en una posición modesta, sin hacer visajes ni contorsiones, ni pasear