Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Obligaciones del hombre. De la ejecución de las determinaciones de la voluntad.

La voluntad y los puntos básicos para el cuidado del alma.

 

Tratado de la obligaciones del hombre. 1821.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la ejecución de las determinaciones de la voluntad.

Cuando después de examinada maduramente una cosa, conocemos que conviene hacerla, es necesario que pensemos en los medios para ejecutarla mejor. Para esto en su ejecución debemos evitar dos extremos, el de la pereza, y el de la precipitación.

Cuando se trata de hacer alguna cosa buena y útil, no nos hemos de arredrar por la fatiga o las incomodidades que consigo traiga, sino emprenderla con vigor y con resolución; pues lo que la pereza abulta, la diligencia lo allana.

Demos principio a ella con la mayor presteza posible, acordándonos de aquellos refranes que dicen, que el que tiene tiempo no espere al tiempo, y que la ocasión es calva, y una vez perdida, no vuelve a hallarse.

Si encontramos algún obstáculo en la ejecución, no nos hemos de espantar; sino perseverar con firmeza y constancia, acordándonos de que con la paciencia y el trabajo todo se alcanza.

Con igual cuidado que evitemos la pereza y la lentitud, debemos huir de la demasiada precipitación. El que hace las cosas muy deprisa, por lo regular las hace mal; pronto y bien rara vez juntos se ven. Así aunque es razón hacerlas con prontitud y diligencia, debe no obstante emplearse en ellas el tiempo necesario y el debido cuidado para que salgan bien.

Resumen de las cosas precedentes.

Redúcense pues nuestros cuidados para con nuestra alma a:

  • procurar enriquecer el entendimiento con útiles conocimientos;
  • cultivar la memoria, para conservarlos después de adquiridos;
  • arreglar sabiamente la voluntad a los preceptos de la virtud, honradez y prudencia;
  • y ejecutar lo que éstas nos inspiren con presteza y con cuidado al mismo tiempo, evitando por una parte la pereza, y por otra la precipitación.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6240

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La buena madre y la educación de los hijos. Nadie había en la ciudad que no hablara con gusto de Doña A.A., la hija de Doña F.F., ¡Qué ojos tan hermosos! pero ¡qué honestos! ¡Qué fisonomía tan agradable! ¡qué sonrisa tan dulce! Ella es hermosa como la

  • Imagen Protocolo

    Del modo de saludar. La salutación es la piedra de toque del buen gusto . Hay mil maneras de saludar según las personas a quienes se saluda; pero la salutación puede ser respetuosa, cordial, afectuosa o familiar. Se ha introducido una moda de ultramar

  • Imagen Protocolo

    De los entusiastas. Hay otra especie de hombres opuesta a los de espíritu de contradicción , y no por eso menos insoportables, cuales son los entusiastas; y aun se cree que son peores, porque con los primeros es más fácil romper claramente; pero siendo

  • Imagen Protocolo

    El saludo a los amigos. Con los muy amigos, es corriente estrecharse la mano , y darse unas palmaditas en la espalda; algunos hasta se abrazan. Con los familiares, se guardarán las costumbres de la región; pero en público no pueden seguirse algunas, máxime

  • Imagen Protocolo

    Cuidado del cuerpo. El cuidado del cuerpo debe consistir principalmente en dos cosas: 1º. En procurar conservarlo sano. 2º. En cuidar de hacerlo ágil y robusto. Gran parte de nuestras enfermedades proviene de los excesos en el comer , ya por la cantidad,

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. El espíritu quisquilloso es el azote de la sociedad como el dulce es su bálsamo. La irritabilidad centuplica el dolor de la ofensa, y muchas veces proviene de la íntima convicción de no merecer consideraciones

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el canto. El canto es una diversión que no sólo está permitida, sino que es también muy honesta y puede ayudar en gran medida a recrear el espíritu de forma muy agradable y, al mismo tiempo, muy inocente. Sin embargo, tanto la cortesía como

  • Conversaciones sobre el estao de la Red.

    La urbanidad y comportamiento en general y en particular Cumplir las reglas de convivencia para una convivir de una forma más cordial La urbanidad consiste en acomodar nuestras acciones a los buenos usos y modales de la sociedad , demostrando con ello